Quantcast
Foto: Pablo David G. | VICE Colombia

'El capitolio es el Bronx de los políticos': así estuvo esta chiva anticorrupción

PorFelipe Sánchez Villarrealfotos porPablo David G

Montados en el primer Corruptour hecho en Colombia, una iniciativa de Datasketch y Transparencia por Colombia, recorrimos Bogotá visitando los puntos más representativos de la corrupción en el país.

Foto: Pablo David G. | VICE Colombia

Conozca aquí todos los contenidos de nuestro mes 'VICEvsCORRUPCIÓN'.

Y suena:

… A mí manera, descomplicado, hago el torcido que me lleva a todos lados. A un magistrado desesperado, una platica en efectivo fue que yo le diiii…

Al ritmo de La Bicicleta, interpretada a dos violines y un cello, unas cuarenta personas coreaban otra letra

… Ahora que hago yo prefiero huiiir a Panamá donde me quieren tanto, que hace rato mi platica está esperando por mí, esperando por mííí…

Primero con timidez y después con carcajadas, el grupo interpretaba gozoso el Himno de la corrupción: una pedagógica adaptación del éxito de Shakira y Carlos Vives, marcando el compás del recorrido.

… Llevamos del bulto en cada vuelta. Caro pagamos y la plata a la caneca. Ellos tan lindos robando toda esta zona, desde la Guajira hasta el Amazonas…

En la Circunvalar, en la 26, en la Séptima con 13. En todas partes retumbaba la discreta algarabía de esa cantilena de denuncia contra la corrupción en el país.

La chiva, atiborrada de gente, decorada con frases célebres de ex presidentes, congresistas, magistrados y otros infames funcionarios públicos, fue la sede del primer “Corruptour made in Colombia. Una chiva que, a punta de humor, sátira y parranda pretende brindar a los ciudadanos información y herramientas para fortalecer la lucha contra la corrupción.

***

El proyecto “Corruptour” nació en la ciudad de Monterrey, en México. Hace tres años, el colectivo Vía Ciudadana comenzó a liderar un recorrido turístico gratuito con el cual pretendía informar, a través de un paseo en “turibús”, sobre los casos de corrupción más famosos de su país. Con audioguías explicativas, extranjeros y habitantes de Monterrey visitaban lugares vinculados a los crímenes, fraudes y ollas podridas que más habían perjudicado la vida pública mexicana.

El domingo pasado, los equipos de Transparencia por Colombia y de Datasketch se unieron para hacer la versión criolla de ese tour. Casi cuarenta personas se montaron el pasado domingo 26 de noviembre a una chiva que partió desde el Parque Nacional en dos horarios durante la mañana, recorriendo cinco de los lugares más emblemáticos asociados a graves casos de corrupción en Colombia: la Bolsa de Valores de Colombia, la antigua sede de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE), Saludcoop, la calle 26 y la Corte Constitucional.

Con musiquita, tajadas con mermelada, billetes falsos, actores y muchas carcajadas, así se vivió esta chiva:

Interbolsa (Bolsa de Valores de Colombia)

“Vamos por toda la circunvalar: vean la ciudad, tengan esta vista panorámica de la corrupción”, comenzó el guía, Diego Camargo de los Comediantes de la Noche, recién embarcados en la boca del Parque Nacional. “Porque no es cualquier cosa: el 8% del Producto Interno Bruto (PIB) del país se pierde por la corrupción”. Aunque arrojar un porcentaje exacto de plata perdida por corrupción es imposible (el contralor general Edgardo Maya dijo que son 50 billones de pesos al año, mientras que la Procuraduría dijo que es menos, el 4% del PIB), sabemos que sí es una cifra alarmante. “Y todo empieza desde cosas pequeñas, como cuando usted se sirve dos veces gaseosa en el cine”, sentenció el guía.

La primera de las paradas, en la Séptima con 72, confirmó las dimensiones de la corrupción en el país. Ahí, en la Bolsa de Valores de Colombia, se presenció uno de los casos más famosos de cuestionables maniobras financieras: el de Interbolsa. “Interbolsa fue la principal comisionista de bolsa del país que conformaba sus activos con inversiones en tesorería, inversiones filiales, entre otras”, explicó una de las integrantes de Transparencia por Colombia. “En 2012, luego de una serie de maniobras cuestionables sobre acciones de una empresa textil, Fabricato, Interbolsa se encontró en una situación financiera insostenible. Esa crisis de liquidez derivó en el mayor escándalo bursátil del país”.

Después de recordar los delitos del caso (manipulación fraudulenta de especies, administración desleal, operaciones no autorizadas, entre otros), en un ejercicio simbólico abucheamos a los responsables, “¡DIGAN BUUUU!”, y se recordó que, como en gran parte de los casos de corrupción de los poderosos, la justicia no ha sido tan efectiva. “Qué rico ser el señor Rodrigo Jaramillo, el expresidente de Interbolsa: siete años de casa por cárcel por más de 330.000 millones de pesos echados a la caneca”, comentaban, juguetonamente.


Lean en este link toda la información del Corruptour sobre el escándalo de Interbolsa.


Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE)

“El tamal y la lechona ya son casi el certificado electoral”, fue otra de las frases célebres del equipo guía antes de llegar a la carrera 13 con 53, cerca de la antigua sede de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE). Esa institución —la segunda parada del tour— fue fundada en 1986, como decía el folleto, “con el fin de administrar y poner a rentar los bienes expropiados o recibidos de los narcotraficantes y testaferros como forma de reparar los daños que estos ocasionaron al país”. Como recordó el equipo del Corruptour, en 2010, una red de funcionarios obtuvo beneficios millonarios por vender bienes incautados al narcotráfico a terceros a precios más bajos que su precio real.

—Básicamente, la red de corrupción lo que hizo fue vender los bienes a menor precio a terceras personas y, para administrar las propiedades, se escogían a administradores poco transparentes. Todo esto pensado en que los dueños de las propiedades pudieran recuperar el control sobre estas por medio de testaferros —recordó otra integrante de Transparencia por Colombia—. En las investigaciones realizadas, un testigo que trabajaba en la entidad aseguró que, en campañas electorales al Congreso, los bienes eran adjudicados de tal forma que se favorecieran los intereses de algunos políticos para garantizar curules. De esta forma, los congresistas eran coadministradores de predios y bienes decomisados al narcotráfico.

La plata en juego, según cifras de Transparencia por Colombia, fue de 25.000 millones de pesos. Carlos Albornoz y Ómar Figueroa, exdirectores de la DNE salpicados por la corrupción en la institución, quedaron libres hace unos meses por vencimiento de términos. “Albornoz es, junto a los Jaramillo de Interbolsa, otra de nuestras corrupstars”, dijeron, anunciando una especie de reinado de las “estrellas” protagonistas de los cinco escándalos de corrupción del recorrido. Al final, solo uno sería la corrupstar máxima.


Lean en este link toda la información del Corruptour sobre el la corrupción al interior de la Dirección Nacional de Estupefacientes.


Saludcoop (Ministerio de Salud)

Con parada previa en el SENA, una de las ñapas del recorrido por las recientes denuncias de presuntas irregularidades en las contrataciones de la institución, la chiva siguió hacia otro de los puntos clave: el Ministerio de Salud en la carrera 13 con 32. Allí se explicaron los pormenores del desfalco de Saludcoop. La EPS, que en su momento fue la más grande del país, llegó a los titulares por los desvíos de recursos que se detectaron entre 2000 y 2010. La plata que debía haberse invertido en la salud de sus más de 4.6 millones de afiliados “se usó para la creación de empresas de medicamentos, diálisis renal, software, ropa, vigilancia, entre otras irregularidades”.

—Dentro de las irregularidades que encontró la Contraloría, figuran diferentes viajes, donde en ocasiones los empleados iban con sus familiares, a encuentros de salud, educación y cooperativismo a nivel regional y mundial —leyó una de las guías.
—¡DIGAN BUUUUU! ¡BUUU! —incitó el comediante.
—¡BUUUUUU! —respondimos todos.

En esas, comenzó un performance liderado por Inocencio, un actor que hacía las veces del conductor de un político corrupto a quien la chiva recogió en algún lugar de la 13. Luego recogió a su “jefe”, que madreaba y “hablaba” con Leonidas Bustos, Samuel Moreno y arreglaba contratos sucios. Allí también se recordaron algunos de los grandes referentes de lucha anticorrupción: entre ellos, la Misión de Observación Electoral y la revista Semana, a la cual le celebraron sus rigurosos artículos de denuncia contra los actos de corrupción.

—Queremos rehabilitar corruptos. ¡¡Sí, queremos un Corruptos Anónimos!! —imprecaba el guía, entre las risas de la gente.


Lean en este link toda la información del Corruptour sobre el desfalco de Saludcoop.


Carrusel de la Contratación (Calle 26)

En plena calle 26, salió a relucir la joya de la corona de la corrupción de la ciudad. “El único, el indiscutible, ¡el Carrusel de la Contratación!”. Ahí refrescamos la memoria, porque era fácil repetir el nombre del escándalo sin saber qué carajos fue. En junio de 2010 se destapó un caudal de irregularidades en la adjudicación de obras, proyecto y procesos de contratación en la administración del alcalde Samuel Moreno.

—La obra insignia de todo este desfalco fue la tercera fase del sistema de transporte público TransMilenio por la calle 26, que se vio afectada con más de tres años de retraso —recordaron los guías—. Una grabación destapó la adjudicación de megacontratos al Grupo Nule. Allí, el excongresista Germán Olano y Miguel Nule se referían a la adjudicación de “megacontratos” con el Distrito gracias a comisiones que serían repartidas entre los hermanos Moreno, Moralesrussi (excontralor de Bogotá) y Olano.

Allí, en plena explicación, se determinó por mayoría de votación el ganador del reinado de las “estrellas” de la corrupción: “El público eligió y ¡SAMUEL MORENO ES NUESTRA CORRUPSTAR!”, anunciaron los organizadores. La gente hizo bulla, abucheó y siguió escuchando la explicación que, entre otras y según la Contraloría General, le representó al Distrito pérdidas por unos 175.000 millones de pesos.

Además, como merienda, se repartieron “las onces favoritas de los corruptos: tajada con mermelada”. Y así fue: una bandeja llena de panes tajados con mermelada de mora circuló por toda la chiva, y la gente comió dichosa. “Ya entiendo por qué a los congresistas y presidentes les encanta. La mermelada es bien sabrosa”, dijo alguien al fondo, antes de volver a cantar el himno.


Lean en este link toda la información del Corruptour sobre el desfalco de Saludcoop.


Fidupetrol (Corte Suprema de Justicia)

La chiva terminó en el Centro, muy cerca de las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia. Allí, en medio de la gente, el guía pronunció su discurso contra las malas prácticas, informando sobre uno de los emblemáticos casos de soborno en la justicia: el caso Fidupetrol. En marzo de 2013, la Corte condenó a la empresa Fidupetrol a reembolsar recursos al departamento del Casanare puestos en riegos por el entonces gobernador. “Pero el escándalo más fuerte fue cuando Víctor Pacheco Restrepo abogado de la Firma acusó al magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt luego de que lo señalarán de exigir un soborno para modificar el fallo impuesto a Fidupetrol”.

Pretelt, en la versión de Pacheco, le exigió $500 millones de pesos para fallar una tutela a favor de Fidupetrol y evitar que la empresa pagara más de $ 20.000 millones de pesos. El caso puso la lupa sobre la Corte Suprema (uno de los precedentes que derivó en el destape este año del llamado “cartel de la toga”). La inspiración de esa estrofa del Himno de la corrupción:

… A un magistrado desesperado, una platica en efectivo fue que yo le diiii, pa’ que me arregle y que me deje sano…

Así, frente a todos, este tour rumbero contra las prácticas de corrupción en Colombia acabó con su más fuerte sentencia, una que condensa los pésimos manejos de ciertos congresistas y funcionarios públicos: “El capitolio es el Bronx de la clase dirigente”.


Lean en este link toda la información del Corruptour sobre los sobornos del caso Fidupetrol.


Y lean aquí abajo todos los contenidos de nuestro especial "VICEvsCORRUPCIÓN"