VICE News

Paradise Papers: las caletas más secretas e infames de los ricos de este mundo

Una nueva filtración de documentos confidenciales saca a la luz los escondites donde guardan su dinero empresas icónicas. Más de 382 periodistas de 96 medios en 67 países investigan el mundo 'offshore'.

por Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación
07 Noviembre 2017, 4:05am

Imagen vía John G Mabanglo/EPA. Sandys Parish, Bermuda uno de los países señalados en la investigación Paradise Papers

Un tesoro con 13,4 millones de registros pone al descubierto los lazos entre Rusia y el multimillonario secretario de Comercio del presidente estadounidense Donald Trump, los negocios secretos del principal recaudador de fondos del primer ministro canadiense Justin Trudeau y los intereses offshore de la reina de Inglaterra y de más de 120 políticos de todo el mundo.

Los documentos filtrados el pasado domingo muestran cuán profundamente se entrelaza el sistema financiero offshore con los mundos de los actores políticos, la riqueza privada y los gigantes corporativos, incluyendo Apple, Nike, Uber y otras compañías globales que evitan pagar impuestos mediante maniobras de contabilidad cada vez más imaginativas.

Una red offshore conduce hasta el secretario de Comercio de Trump, el magnate de acciones privadas Wilbur Ross, quien tiene participación en una compañía naviera que ha recibido más de 68 millones de dólares en ingresos desde 2014 de una compañía energética rusa copropiedad del yerno del presidente ruso Vladimir Putin.


Lea también en VICE:


En los datos filtrados aparecen los vínculos offshore de más de una docena de asesores de Trump, miembros de su gabinete y grandes donantes.

Los nuevos archivos provienen de dos empresas de servicios offshore con sede en Bermuda y Singapur, y también, de diecinueve registros del comercio de gobiernos ubicados en jurisdicciones que sirven de parada en la ruta de la economía offshore global.

Las filtraciones fueron obtenidas por el periódico alemán Süddeutsche Zeitung y compartidas con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) y una red de más de 380 periodistas en sesenta y siete países.

La gran promesa de los paraísos fiscales es el secreto: los entornos offshore facilitan la creación de empresas que son difíciles o imposibles de rastrear hasta sus propietarios. Si bien tener una entidad offshore a menudo es legal, este secreto atrae a lavadores de dinero, a narcotraficantes, cleptócratas y otros que quieren operar en las sombras. Las empresas offshore, que a menudo son un simple caparazón sin empleados ni espacio de oficinas, también son utilizadas en complejas estructuras de evasión fiscal que drenan miles de millones de las tesorerías nacionales.