Fotografías no convencionales de comida

Estas tres iniciativas fotográficas de colombianos se han enfocado en mostrar los alimentos desde otro ángulo.

|
14 Junio 2016, 3:47pm


Hace un tiempo yo había escrito en VICE Colombia que "cualquier desayuno puede ser una diva en Instagram": hoy en día, con el poder que nos brindan los aparatos electrónicos, podemos tomar fotos de cualquier cosa y convertirla a punta de retoques y buenos ángulos en un irresistible y apetitoso antojo.

El hecho de ser foodie (la forma con la que en el mundo se ha denominado a los amantes de la comida), ha logrado que la culinaria se expanda a lugares donde antes no había llegado. Por ejemplo, en Italia, hay una fotógrafa/diseñadora de modas llamada Anna Marconi que compara la comida con la moda, y creó con esto una línea dedicada a los alimentos. Tiene un blog que se llama Taste of Runway y compara vestimentas de la high fashion con frutas y quesos.


Foto vía.

En Japón, por otra parte, se está volviendo tendencia la comida miniatura y más aún su fabricación en cocinas diminutas. Mini cubiertos, mini estufas, mini hornos... Un mundo miniatura que hace que los pancakes más chiquitos del mundo se conviertan en una delicia... Para los ojos.


Foto vía.

Con todas estas manifestaciones que venía recopilando en mi archivo personal, decidí buscar personas colombianas que, además de ser unas profundas amantes de la comida, estén experimentando con ella de una manera distinta a as clásicas fotografías provocativas.

Natalio Remolacho

Natalio Remolacho es un blog de cocina creado por Natalia Londoño, una cocinera colombiana, quien, con la ayuda de sus amigos, Paola Sánchez, diseñadora, y Andrés Caicedo , fotógrafo, decidieron empezar una serie de proyectos.

Entre los tres han creado varias series de fotografías con comida. Entre ellas, la más famosa y por la cual todo empezó: Paloquemao.

"Esta fue la serie con la que empezamos, por amor al arte".

Además de proyectos como Paloquemao, ya existen dos más como Mecato con la misma línea que el primero: en esta ocasión se trata de recuadros con achiras, panelitas y galletas, provenientes de las loncheras típicas colombianas, y un tercer proyecto, que todavía está en el horno.

Para crear las fotos compraron "fondos de todos los colores en la Panamericana. El mercado de Paloquemao fue el lugar que nos hizo hacer este set por colores", afirma Natalia. Allá los vendedores las conocen, saben que van a buscar los alimentos más coloridos.

A través de Instagram publican los videos del proceso de creación de las fotos.

Este no es el trabajo de Natalia, de Paola ni de Andrés. Es un hobby. Se reúnen casi siempre los domingos para sacar ideas y materializarlas en proyectos que están cogiendo cada vez más fuerza. "Nos han propuesto que estas fotos sirvan para blogs de cocina, papeles tapiz y hasta ropa".

Paula Senior

Paula Senior es una egresada de arte de la Universidad de los Andes y hasta hace poco más de un año decidió complementar sus estudios con los de cocina. Ahí encontró que, más allá de jugar con alimentos y preparar una buena cena, la comida tenía una estética propia.

Con el tiempo, decidió que lo suyo era la panadería, y con sus primeros panes hechos en casa, empezó a enfocarse en las formas, en el proceso.

Paisajes microscópicos al hacer pan es una serie que empezó justo cuando vio panadería por primera vez: "me parecía increíble pasar de una materia tan prima como lo son la harina, la levadura, el agua y la sal a una masa que va creciendo", me dijo.

Estas fueron sus primeras fotos sobre el primer paso que conlleva hacer un pan casero: "primero peso la harina y hago una corona sobre la mesa (un círculo con un hueco adentro); dentro de la corona va la levadura y la mayoría de líquidos que quieras echarle al pan (agua y aceite o sólo agua) y afuera de la corona está la sal".

Según ella, con una buena cámara, la corona para preparar el pan se pueden distinguir figuras orgánicas o paisajes sólo con agua, levadura y harina.

De esta forma, se ha propuesto documentar todo lo que pasa en su carrera, en sus tareas y en sus exámenes, pasando desde las manchas que puede dejar en la mesa un croissant recién metido al horno, hasta un nevado de canela y azúcar que se armó en su cocina por casualidad.


Catalina Ruiz

Catalina Ruiz es una fotógrafa y diseñadora colombiana. Según ella, el objetivo de su trabajo es "transformar el entorno cotidiano en un escenario sugestivo de imágenes, proyectos y objetos a través de la fotografía y el diseño".

Catalina estudió diseño gráfico en Fachoberschule Grak, Colegio Técnico superior con énfasis en Diseño Gráfico en Hamburgo, Alemania, y tiene un diploma de Diseño Industrial de la Universidad Javeriana de Bogotá. Además de esto, hizo un curso de fotografía luego de graduarse en Barcelona del Instituto de estudios superiores de la Imagen y el Diseño y una maestría en "Diseño de la Comunicación" en el Central Saint Martins College of Art and Design de Londres.

Su fotografía recae en los primeros conocimientos que tuvo de diseño industrial y, según ella, por eso se interesa sobre todo en las formas y en capturar visualmente una cotidianidad de una manera distinta.

En su serie Azúcar, creada en 2005, que pasó casi desapercibida, se enfocó en retratar los dulces "rompemuelas", típicos de nuestro país.

Figuras de todos los colores, texturas desiguales, caramelo que sobrepasa la imagen y hostiga la mirada, fue lo que logró Catalina con un proyecto que le surgió de sorpresa cuando le hizo zoom a esas delicias artesanales.

"La consecuencia es siempre una experiencia entre el todo y el fragmento (zoom in, zoom out), combinado con una exploración personal. Con mis imágenes pretendo invitar al espectador a examinar la riqueza del detalle, pero al mismo tiempo contar una historia subyacente de algo común, evocando para mí la síntesis de la imagen", afirma Catalina.