Señorita Oasis: el desfile de las chicas del Bronx

Paula Thomas

Paula Thomas

"Para esta serie, pinté con colores una realidad oscura; busqué que la fantasía se sobrepusiera por un momento a su compleja realidad. Por un instante ellas fueron las reinas"

Esta serie hace parte del Especial de fotografía 2016.

Desde hace 15 años, la Unidad de Protección Integral Oasis 1 funciona como un centro de reinserción social para mujeres habitantes de calle en Bogotá. Cada día, entre veinte y cuarenta jóvenes entran al hogar, ubicado en la localidad de Puente Aranda, para tomar un baño, asearse, comer, recibir talleres de formación, asistencia médica y psicológica.

El centro es un lugar libre de discriminación: acoge a trabajadoras sexuales, a personas con adicción a las drogas y a miembros de la población LGBTI. Las puertas de Oasis 1 están abiertas a todo aquel que se identifique como mujer.

José Bonilla tiene 35 años. Fue adicto a las drogas y pasó cinco años en otro programa de recuperación del Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (Idipron).

Hoy es colaborador de la unidad para mujeres, donde dicta talleres de música ybreakdance. Hace unos meses, "el profe", como lo llaman las usuarias del centro, organizó un reinado de belleza con las chicas. Con apoyo de un grupo de voluntarias, hizo una convocatoria por redes sociales para reunir los implementos que necesitaba. Funcionó: en cuestión de un fin de semana recibieron alrededor de 200 prendas.

En la mañana del pasado 5 de septiembre, las voluntarias llegaron al hogar con los atuendos, accesorios, cepillos y maquillaje, y prepararon para el desfile a las doce candidatas que las estaban esperando. La fotógrafa Paula Thomas se unió al equipo. Según cuenta nuestra editora de fotografía, lo que comenzó siendo sólo una actividad lúdica, se convirtió en algo más profundo: un ejercicio de autorreconocimiento, de confrontación con la propia imagen. "Llegaron con cicatrices, heridas y quemaduras. Las secuelas de la calle y la droga son duras y se ven reflejadas en sus cuerpos. Eso es abrumador y desmotivante para muchas", dice. "Se han olvidado de su aspecto. En cierta forma, sentí que este era un espacio para que ellas se reconciliaran con un cuerpo sometido a diversos grados de maltrato".

Con cámara en mano, Paula las introdujo a un juego de niñas. Se peinaron, se pintaron y posaron. Bajo el lente de nuestra fotógrafa, las chicas tomaron el papel de protagonistas. "Para esta serie, pinté con colores una realidad oscura; busqué que la fantasía se sobrepusiera por un momento a su compleja realidad. Por un instante ellas fueron las reinas".

Esta serie fue posible gracias a: Idipron, Catalina Azuero, María Conchita Acuña, Clau Rojas, Graciela Polanía, Sebastián Reyes.

Más VICE
Canales de VICE