ESTRENO: Vea "Para arriba", el nuevo y salvaje video de La Chiva Gantiva

Bestia briosa de la nueva música colombiana, la banda radicada en Bélgica estrena un viaje audiovisual que retrata la dualidad entre la represión y el derroche. Un corrientazo para pararse y mover el bote. ¡Arriba la adrenalina!

|
04 Febrero 2015, 9:37pm

"La Chiva Gantiva es un águila con cara de chivo que vuela muy alto y viaja de continente en continente, contagiando ganas de vivir y de disfrutar a cada instante". Así describe Rafael Espinel, frontman implacable, a la suya, una banda que, desde su centro de operaciones en Bélgica, hace algunos años es patrona del ritmo, derrochadora de buena vibra y catalizadora de sudor en el globo.

En las raíces de este singular proyecto, tres colombianos (el Gantiva viene del apellido de Natalia, quien en esta escuadra se encarga de pegarle al bombo como poseída) se juntaron con un francés, un belga, un chileno y un vietnamita para lograr una mezcolanza musical única y embriagadora que, con especial énfasis en las furiosas tradiciones musicales del Caribe colombiano, el funk cachondo, el rock de estadio y el afrobeat despiadado, ha recorrido miles de kilómetros encendiendo todo tipo de tarimas con su adrenalina, provocando entre el público un desenfrene semejante al de un Rage Against The Machine tocando bullerengue.

En serio.

Hoy estrenamos su nuevo video "Para arriba", que es el primer corte de su más reciente disco Vivo (Crammed Discs, 2014). En términos visuales, se trata de un viaje selvático que retrata la dualidad entre la represión y el derroche a través de un personaje constreñido que luego es liberado por una tribu de salvajes musicales encarnada por la propia y necesaria Chiva, que a propósito está más loca que una cabra.

Todo muy cómico y mesiánico, por supuesto.

En palabras de Espinel, quien codirigió la pieza junto a su socio audiovisual Nicolas Moins, "está inspirada en aquellas personas que no han vivido problemas grandes y que de alguna manera buscan alguna excusa para sentirse mal". O sea, básicamente es un llamado para levantar la cabeza ante la adversidad. Un corrientazo para pararse y bailar. Un himno, en últimas, para celebrar la vida.

Sin más preámbulos, pues, tiramos en exclusiva esta bomba y acompañamos su detonación con algunas palabras del cabecilla de la tropa.

¡Cómete lo' hueso'!

¿Cuál es la historia de "Para arriba"?

Es la historia de cualquier persona que se siente atada a sus temores, de cualquier persona que siente ganas de liberarse de sus propios miedos. Muchas veces no nos damos cuenta que nosotros mismos nos imponemos barreras en la vida, y lo peor de todo es que con el pasar de los años se hace más difícil solucionar esos temores internos que nos han invadido y no nos han impedido vivir.

"¡Arriba la adrenalina!", dice la canción. Los shows de la Chiva se caracterizan por su febril despliegue de energía. Parecen una banda de pueblo del Caribe, pero hardcore, lo cual provoca una efervescencia particular entre los comensales. ¿De dónde viene la inspiración detrás de este power?

La inspiración viene de lo que nos rodea, vivimos en una época violenta, una época fría donde se necesita un grito de oposición, un grito de fuerza para resistir. A la vez vivimos un momento en el cual se necesita el calor de pueblo para reconstruir desde el principio, donde todos nos reconozcamos y nos sintamos en armonía y tranquilidad. Como en algún pueblo caribeño junto al mar.

¿Qué significa para ustedes el baile y para qué sirve?

El baile es lo que las personas necesitan para desahogarse, para sacar el sudor y sentirse pleno en un instante. Hasta el momento, el baile llega como algo natural en cada concierto que damos, creemos que la felicidad, la alegría y la buena vibra producen baile, por esta razón pensamos que nuestro mensaje esta bien transmitido.

Hablemos un poco de su discografía. Han trabajado con productores como Richard Blair y con sellos como Crammed. ¿Cómo ha sido el camino de sus hijos musicales?

Nuestros dos discos son muy distintos y han tenido cada uno su propia vida. Con nuestro primer disco, Pelao (2011), Richard Blair nos enseñó a entender la esencia de la música, a darle vida a nuestros sentimientos a través de la música, Richard es un productor increíble, fue nuestro chamán y sigue siéndolo, gracias a su trabajo, dedicación y talento nos llevó a juntarnos con el sello disquero Crammed Discs, un sello que nos ha abierto muchas puertas a pesar de la mala situación que vive la industria musical en estos momentos. El segundo disco, Vivo (2014), fue trabajado con el productor Joel Hamilton, un genio del sonido análogo, un joven productor americano que ha trabajado con artistas increíbles como Tom waits, The Black Keys, Mike Patton, Dub Trio y Bomba Estéreo. Su experiencia fue muy importante para nosotros, y sobre todo para este disco que se hizo más pensado, que se realizó con más tiempo, con más cuidado y delicadeza, siendo conscientes de cada detalle.

La banda está compuesta por una mezcla genética muy particular...

En la banda somos dos rolos, un caleño, un vietnamita, un francés, un belga y ahora un nuevo bajista que viene de Chile. Todos nosotros aportamos nuestro conocimiento musical e influencias con una dosis de amor. Creo que el amor a la música es lo que hace que nos mezclemos, que nos juntemos, que nos sintamos vivos al hacerlo. Creo que vivimos un momento difícil en la humanidad, un momento separatista (o de separación) en el cual gobierna la polarización de los pueblos, creado por el antagonismo de los dirigentes políticos en muchas partes del mundo. Es una época en la cuál debemos estar unidos y hacer contraparte a todo esto. El hecho de que el nuestro sea un grupo unido, aún siendo tan diferentes y vengamos de diferentes esquinas, nos hace hijos del mundo, nos hace universales, nos hace invencibles, y todo esto gracias a la música, porque es lo que más amamos, es nuestra guía, es nuestro tesoro, y es ahí donde nos encontramos todos y compartimos el mismo objetivo.

¿Qué perspectiva les ha dado hacer música colombiana desde Bélgica?

La música colombiana nos ha abierto muchas puertas, y el hecho de vivir en el centro de Europa nos ha permitido, por razones prácticas, descubrir todo Europa y ahora descubrir casi todos los continentes y el mundo. Creo que la música colombiana inspira bienestar, inspira cariño, inspira amor, inspira alegría, inspira verraquera, inspira fuerza, inspira a la vida, y nosotros nos hemos apropiado de esto como una guía que nos muestra el camino, que nos ilumina y nos dice por donde ir.

undefined

Sigan a la Chiva por aquí y pónganse al día con ella por acá.