El Auditorio Lumiere: un nuevo espacio para la escena independiente

Un lugar con buena música, buen sonido y buenas luces, solo le falta el aire acondicionado.

|
02 Febrero 2016, 10:36pm


Fotos por Daniel Fonseca.

Un parche, crecido dentro de una escuela rockera, que llevaba más de diez años buscando dónde mover la escena independiente, ha encontrado el tronco para afianzarse. El Auditorio Lumiere nace como un espacio tanto para desgarrar las cuerdas bucales con una banda de gore, como para mover el cuerpo al ritmo de una champeta. Todo, claro, buscando estándares de calidad y convertir al lugar en un epicentro donde la escena independiente pueda catalizar su crecimiento.

Son unas seiscientas personas las que caben en una suerte de bodega ubicada en la 85 con 14 y que cuenta con un sonido de muy buena calidad y un set de luces de alta gama que vuelve la experiencia totalmente frenética. Aunque el tumulto de gente sube la temperatura y la humedad a niveles inaguantables, y la salida de emergencia está pendiente, el auditorio ya está haciendo las vueltas para completarnos el placer con un buen módulo de aire acondicionado y demás elementos técnicos faltantes.

Ya pasaron por su tarima bandas como Carajo, el power trío argentino que combina eso que se ha denominado como “nu metal”, donde se mezcla esa potencia metalera con el grunge, el funk, el rap o la música industrial, con el punk. También han estado bandas de skate-punk como la alemana Straightline o la peruana Play Attenchon. Y además, el público ha movido la cadera al ritmo del Dj Set de Ondatrópica y ha entrado dentro del delirio de los Meridian Brothers.

Con una estrategia de co-producción con promotores asociados de la talla de Cromatic — aunque también arriendan el lugar— buscan volverse centro de peregrinación para todos aquellos amantes de la música pesada, bailable o demás rarezas que alimentan la escena independiente. Y así fortalecer, principalmente, la escena local, nacional y latinoamericana, y los nichos que la conforman.

Arrancan el año dando zancadas y con dos meses repletos de programación que contarán con rap, punk, skate-punk, metal noruego, champeta palenquera, entre otros. Desde Charles King hasta el rock vicioso de Triple X pondrán a brincar de una manera diferente a esta zona de la ciudad donde es necesario enturbiar las calmadas aguas musicales que la dominaban.

Siga las actividades del auditorio y únase al bonche aquí