"El punk siempre será relevante porque dice la verdad": Una charla con GBH

Escuchar a estas leyendas del punk es sentir una velocidad que te revoluciona la sangre.

|
24 Junio 2016, 11:50pm

GBH es una cápsula del tiempo. Desde su primer álbum City baby atacked by rats (1982) hasta hoy sigue descargando su estruendoso sonido: rápido, muy rápido, distorsionado, de canciones cortas con mensajes directos y sencillos. Representantes de lo que se denominó como street punk, son portadores de un virus que contamina la sangre y la hace correr a revoluciones que ponen el cuerpo a delirar. Transmiten su velocidad y nos vuelven cómplices de su engranaje. Con más de tres décadas encima, aún transpiran punk: con su música, con su estilo de vida, en su forma de responder las preguntas. Son seres viviendo bajo su propia ley.

Originarios de Birmingham, Inglaterra, su sonido llegaría a Londres para estar presente en el emblemático Club 100, lugar clave para la historia de la música y en especial del punk pues allí, en 1976, se realizaría el pirmer festival internacional del género. Luego recorrerían Estados Unidos para dejar una semilla que hizo crecer a toda una generación de punk de ese país. Y así, con once discos en su haber, siguen permaneciendo fieles a su sonido de origen, a diferencia de otras agrupaciones contempráneas cuyo sonido fue mutando con el pasar de los años.

Antes de su regreso a Colombia -ya vinieron a un Manizales Grita Rock-, en donde se presentarán con todo su voltaje en Rock al Parque, hablamos con Colin Abrahall. Esto fue lo que nos contó el vocalista de la banda.


City baby atacked by rats (1982)

NOISEY: Empecemos por el principio, ¿cómo se armó Charged GBH?

Colin Abrahall: Simplemente éramos amigos. Queríamos tocar en una banda entonces hicimos todo lo posible para lograrlo, y lo hicimos.

Y dentro del contexto en el que nacen ¿Cómo hicieron para lograr grabar?

En realidad fue algo muy básico. Nuestro objetivo era entretenernos a nosotros y pensábamos que si lo hacíamos bien la gente también estaría feliz con la música. Y así votamos nuestra descarga. Luego Clay records nos firmó, hicimos dos álbumes con ellos y más tarde vino Rough Justice –hoy día captain Oi!-. Todo fue pasando.

¿Por qué creen que dentro de semejante proliferación de banda en la época fueron ustedes quienes resaltaron?

Solo buscábamos sentirnos cómodos con lo que hacíamos, tratando de ser honestos todo el tiempo. Hablar de temas que pensábamos que a la gente le podía interesar y pararnos por la justicia y cosas básicas. Un discurso muy sencillo.

Son de los grupos referente para el nacimiento del street punk. Le inyectaron velocidad a esta música ¿Cómo fue ese proceso?

Tocábamos rápido porque era la única manera en que podíamos tocar. Si tocas rápido tienes menos tiempo para cometer errores. Y así seguimos tocando hasta hoy.

Ustedes tocaron en la primera edición del festival Punk and Disorderly, un hito en la historia del punk ¿Qué recuerdos tienen de ese momento?

Fue muy loco. Estábamos haciendo un tour pequeño y esa era una de las fechas. En ese momento era el público más grande que habíamos tenido. Conocimos muchísimas bandas y fue realmente un momento fantástico.

¿Y algún concierto que se te haya incrustado en la memoria?

Hay demasiados, pero probablemente la primera vez que tocamos en California… pero de hecho cada vez que tocamos por primera vez en un lugar es especial para nosotros: la primera vez en Japón, en Francia, en Alemania, Noruega. También la primera vez que estuvimos en Colombia, fue muy especial porque era realmente algo nuevo para nosotros. Tuvimos un gran momento.

¿Felices de volver?

Estamos muy emocionados. Además por estar en el mismo lugar con nuestros amigos de Napalm Death.

¿Cómo eran las relaciones al interior de la escena en los 80? ¿Cómo se relacionaban con otras culturas como la de los skins?

Todos nos unimos. Éramos amigos porque para ese entonces el punk no era muy popular en los periódicos y la gente tenía una opinión muy negativa sobre este. Nosotros solo queríamos probar que era algo bueno. En general estábamos en lo mismo.

¿Quién hacía el arte de sus discos?

Lo pensábamos todo con la banda y luego buscábamos algún artista que pudiera plasmar todo lo que habíamos imaginado, todas las ideas.

Todo el concepto lo planeaban ustedes…

Sí. Las ideas se juntaban muy rápido. No nos gustaba tampoco complicarnos, tratábamos de mantenerlo sencillo.

¿De dónde sacaron la historia de “City baby atacked by rats” y la posterior venganza de los bebés contra las ratas?

Fue una historia verídica

¿qué?

Sí, sí. Íbamos al estudio y vimos al tipo que vendía periódicos y en estos ese era el titular “City baby atacked by rats”. Entonces hicimos una canción basándonos en el artículo donde, claro, inventamos algunas cosas.

¿Qué música te inspiró?

Sex Pistols, Clash, Ramones, Cramps, Bob Marley, Damned, Frank Sinatra y Elvis Presley.

Y el nombre del grupo, ¿de dónde salió?

GBH es el nombre que la policía le da a un tipo crimen donde se pone en riesgo la vida del otro.

Después de todo este tiempo, ¿cómo es la vida cotidiana de ustedes? ¿Se ven seguido?

Sí, sí, nos vemos y somos buenos amigos. La vida es buena y hemos tenido suerte. Aún podemos hacer lo que nos gusta hacer. Y tratamos de mantenerlo y vivirlo de una manera simple.

¿Vendrán nuevos discos?

Tenemos un nuevo álbum, un live en NY.

¿Cuándo verá la luz?

A finales de este año o principios del siguiente.

¿Por que aun hay punk es relevante?

Porque dice la verdad.

¿Y lo que más te gusta de este?

Nos da la libertad para pensar.