Publicidad
Entrevistas

“Los jóvenes son sabios y les gusta la buena música”: entrevista con el gran Fruko

Aprovechando su presentación con Afrosound, próximamente en el Festival Centro. Hablamos con una de las figuras más influyentes en la cultura popular colombiana.

por Felipe Arias-Escobar
15 Enero 2016, 2:51pm

El sonido clásico y experimental de Afrosound llega a Bogotá para presentarse este domingo en la edición 2016 del Festival Centro. Bajo ese nombre fue como Discos Fuentes creó, a principios de los años 70, un colectivo de sonidos experimentales y fusiones que no cabían dentro del repertorio de los otros proyectos editados por el prestigioso sello. La discografía de Afrosound, eso sí, está en su mayoría dispersa en los clásicos compilados del sello como 14 Cañonazos y Síganme los buenos, siendo ellos protagonistas indiscutibles de las mejores ediciones de esos discos.

Con los años, Afrosound se convertiría en una banda fija de músicos que integraban la cumbia con instrumentación eléctrica, inspirada en la chicha peruana. La invitación está abierta para un público que aprenderá sobre las raíces sonoras de lo que hoy es la música independiente en Colombia. Bajo su etiqueta, por ejemplo, se grabaron rarezas instrumentales de cumbias en sintetizador o guitarra eléctrica como “Caminito serrano”, “La danza de los mirlos” y “Caliventura”; ya en los años 80 y empezando los 90, incursionaron en géneros como el calipso y la lambada en “Salomé”, “Agüita’e coco” y “Mar de emociones”.

Sin desconocer –no faltaba más– el mérito de los músicos que hoy y en el pasado han hecho parte de esta banda, buena parte de sus méritos los debemos al inmarcesible Julio Ernesto Estrada, Fruko. Como gestor de la música tropical colombiana al lado de múltiples grupos, esta leyenda también estuvo detrás “del Afrosound” (él mismo usa el artículo “el” para referirse al proyecto, considerando la singularidad de su sonido, casi de un género musical propio). Es por eso que nosotros, para calentar el ambiente, entrevistamos al gran Fruko, para conocer su papel como gestor por excelencia de la música tropical colombiana y por supuesto, para indagar sobre el origen y los integrantes de Afrosound. De paso, también charlamos sobre Discos Fuentes, la influencia del rock y la música peruana en su sonido y también de lo que esperan del público capitalino este domingo.

A Fruko lo reconocemos como el director creativo de Fruko y sus Tesos, The Latin Brothers, Los Pico Pico, pero también de dos proyectos que nos resultan mucho más experimentales, como fueron Wganda Kenya y Afrosound ¿Cómo se llegó a esas ideas?

Es una experiencia acumulada. Desde los Corraleros de Majagual en 1965 yo tuve la oportunidad de recorrer muchos países y ahondar muchas experiencias de sonidos, grupos, para poder proponer esas diferentes tendencias de creación mía. Claro, hay que aplaudir a los músicos, pero esa fue una inquietud de mi juventud, de tomar esos ritmos, por ejemplo en el caso de Afrosound de traer los ritmos de cumbia e introducirles la guitarra eléctrica, que antes estaba sólo en el rock (y el rock es abuelo ya).

Eso lo hicieron los peruanos y lo llamaron música chicha, nosotros les seguimos el paso y realizamos grabaciones como “Caminito serrano” y “La danza de los mirlos” y ahí nació la idea de seguir fusionando con el órgano Yamaha EX, un órgano especial. Y así desde 1974 está funcionando el Afrosound con mucho éxito.

Las grabaciones de Afrosound en su gran mayoría aparecieron en compilados, por lo que no hay registro en los discos de la nómina que participó en ellas ¿Quiénes integraban Afrosound?

El grupo de Fruko y sus Tesos era la base, además teníamos a Hernán Gutiérrez en la guitarra y el sintetizador, Mariano Sepúlveda en la guitarra puntera, Jesús Villegas en la percusión. Tuvo también en sus comienzos a Juan Carlos Coronel, quien cantó “Salomé”, y otros cantantes que fueron desfilando por el grupo, con una instrumentación muy sencilla, pero con un mucho sabor colombiano que le empezó a gustar a la gente.

Mariano Sepúlveda es un caso especial, por su interpretación muy ponderada de la guitarra, algo especial para un público de formación rockera…

Claro que sí, él es el guitarrista original que va a estar en este lindo festival, con esas melodías especiales que siempre tuvieron un énfasis en el rock y una música tropical con sonido juvenil.

Otra cosa importante es reconocer su papel como director creativo de Discos Fuentes, un sello que en una misma época podía tener en sus estudios a Joe Arroyo al lado de Alfredo Gutiérrez o de Estados Alterados.

Discos Fuentes es una universidad, con un amplio repertorio de más de 25 mil registros. Don Antonio Fuentes que fue el creador de esa idea magnífica en 1934, tenía la facultad de causar felicidad con la música y con todos aquellos que nos acercábamos a él. Nos enseñó la cuota del feeling, la manera de hacer llegar las canciones al público con mucho cariño, mucha potencia. Pero todo eso se fue perdiendo, porque don Antonio falleció, pasó eso a administraciones que llevaron a tener a Discos Fuentes con 550 empleados en todo el país y representaciones artísticas en todo el mundo. Anualmente se asistía al Midem, en Niza, Francia, para presentar las grabaciones del sello y entonces los europeos vivían entusiasmados con lo que llevábamos.

Hoy, definitivamente, hemos perdido la identidad. Quedan las historias solamente, pero qué pena decirlo, ahora hay unos administradores corruptos que están sólo buscando dinero de las regalías de los artistas y han dejado que esta empresa se acabe, sabiendo que es la empresa más valiosa de la música colombiana. Nosotros hoy recibimos ese legado para presentar artistas y canciones y lo que nos gusta, que la gente esté feliz bailando.

En cuanto a ese legado, con Afrosound estamos hablando de veinte años de grabaciones ¿Cómo seleccionar tanto material en un show de una hora?

Mira, la ausencia de cumbia ha hecho que el reggaetón se vuelva gigante. Ese mismo tiempo en matemáticas, es la misma sintonía de nuestra cumbia: pum cha-chá, pum cha-chá. Entonces nosotros buscamos y hacemos canciones que tengan unas armonías pentatónicas, son muy poquitas las que tienen letra, pero como la historia sigue, vamos a seguir haciendo grabaciones para que los seguidores del Afrosound sigan en la historia. Entonces conseguimos melodías que sean bien pegajosas, repetitivas y que tengan el ingrediente de la guitarra eléctrica, haciendo los solos rockeros que entusiasman al público y hacen que el ambiente se ponga bonito con “Tiro al blanco” o “Caliventura” y con otras muchas cumbias.

Hace un rato hablábamos del aporte peruano al repertorio de Afrosound ¿Cómo llegaron esas grabaciones a ustedes y deciden hacer covers?

Existe en Bogotá el sello Balboa, que su gerente es el señor Gabriel García Muñoz. Él era en ese tiempo el director internacional de Discos Fuentes, se iba para Perú y para todo el mundo y traía esas canciones de otros países y me las entregaba a mí para hacer un consenso con la junta directiva, de elegir canciones que fuéramos a editar. Como esos músicos no tenían representación en Colombia, entonces nosotros le hacíamos unos covers, legales, porque siempre les pagamos derechos a los autores originales. Y así llegaron esas inquietudes con la cultura peruana que ha sido muy exitosa, no sólo con la cumbia sino también con los grandes expositores de su música vernácula, con sus flautas ¡Ellos son los que buscan en Broadway! Es muy lindo ver como toda la gente del mundo les aplaude.

Los peruanos también tuvieron éxito con muchos temas de Pastor López (“todas la mañanas veo a una ancianita”) o Rodolfo Aycardi (la “Colegiala”), con canciones muy bonitas. No hay que ser egoístas, nos combinamos para hacer el ambiente, pero al César lo que es del César: Felicitaciones a los peruanos y les agradecemos su aporte al Afrosound.

Eso es muy curioso, porque un sector del público ha solido rechazar la cumbia cuando es interpretada por extranjeros, pero este repertorio ha sido muy popular. ¿Cómo reacciona el público cuando se entera que estas canciones son peruanas?

Nosotros no tenemos ningún escondrijo para presentar esta música, porque es música latina y todos estamos en el mejor ambiente para interpretar una u otra cosa. Cómo te parece que el maestro Willie Colón no ha podido volver al Perú porque tomó para él “Llegó la banda” y es una canción peruana, como “Toro mata” que canta la maestra Celia Cruz, inolvidable. Y ahí todos vamos combinándonos porque el hecho está en disfrutar e interpretar bien la música.

Volviendo al festival Centro ¿Cuál es su percepción frente a un público joven, educado en el rock pero que ahora está abierto a sentir a Afrosound en vivo?

Te voy a comentar: nuestra música es un sonido joven. Cuando hablamos del aspecto de finanzas, otros países como México, Argentina, Perú, Ecuador, han llevado esta música al movimiento empresarial y sí que les ha ido bien. Los grupos mexicanos impactaban con “estoy tan enamorado de la Negra Tomasa” y los jóvenes inmediatamente están en sintonía, porque los jóvenes son sabios y les gusta la buena música.

Además el Afrosound les va a causar muy buena impresión porque recuerda que el rock es abuelo y las guitarras que vinieron desde 1950 con Elvis Presley se tornaron a buscar cada vez los efectos y la distorsión para que nos sintamos como galácticos, pasando a otros planetas gracias a la impresión que genera el instrumento ¡Bienvenida la guitarra eléctrica a la música tropical y disfrutémosla!

***

Afrosound se presentará este domingo 17 de enero en la Fundación Gilberto Alzáte junto a un cartel rebosante de música nutritiva para sus oídos. Para consultar toda la programación del Festival Centro, visiten su sitio web y síganlos por aquí y también por acá.