Publicidad
películas

25 años de 'Wayne's World', la película de culto de los noventa

En San Valentín de 1992, Mike Myers y Dana Carvey protagonizaron una de las películas más chistosas de la década.

por Marianne Eloise
14 Febrero 2017, 10:45pm

Decir que Wayne's World es una "película de SNL" (Saturday Night Life) no le hace justicia, considerando el estado de las otras "películas de SNL". Además de Blues Brothers (1980), la cual fue un éxito a nivel crítico y comercial, Saturday Night Life no ha sacado nada remotamente similar ni aclamado como la comedia de Mike Myers y Dana Carvey. 

La película se desarrolló gracias a un sketch recurrente que llevaba el mismo nombre, y hubo mucha ansiedad por saber qué tan bien se iba a adaptar la premisa a la gran pantalla. Pero después de su lanzamiento en el Día de San Valentín de 1992, hace 25 años exactamente, resultó que los productores no tenían nada de qué preocuparse: Wayne's World recaudó alrededor de 180 millones de dólares en todo el mundo y hasta el día de hoy mantiene una buena fanaticada. 

De hecho, gracias al éxito de este film, SNL sacó una gran cantidad de pésimas películas durante la década de los noventa. Hubo películas como Stuart Saves His Family, por ejemplo, o el intento de 1994, It's Pat, que debutó tan pobremente que obtuvo un atípico 0% en Rotten Tomatoes. Por todo el reconocimiento que se le da como institución importante de la comedia, SNL tuvo muchos aciertos y desaciertos, y Wayne's World puso la barra muy alta en cuanto a los aciertos.

Pero, ¿cómo?

Still from 'Wayne's World' (Photo via YouTube)

Imagen de 'Wayne's World' (Foto vía YouTube).

Para empezar, Wayne's World tuvo un impacto casi que inmediato en el léxico de la cultura pop. Las frases de la película siguen siendo referenciadas hoy en día; el protagonista Mike Myers dijo recientemente que, cuando estuvo enfermo y se dedicó a ver televisión por horas, él encontraba "unas 11 referencias de la película cada 18 horas". Eso, en realidad, hace parte del guion y la improvisación de los actores en el set de grabación. Sin esas líneas y frases clásicas a la película probablemente le hubiera ido bien, pero tal vez no habría todo este alboroto por su aniversario número 25, ni se habrían dedicado a hacer seis meses de celebraciones, como hacen en Aurora, donde fue grabada la película. 

Wayne's World es extremadamente chistoso. Es una comedia bien hecha, que muestra un estilo de vida particular —tipos vagos deseando mujeres desde un sótano— que continúa teniendo sentido en cada nueva generación. Mike Myers le dijo a Vulture, "Lorne Michaels [el productor de Wayne's World] tiene una gran fórmula, en la cual la comedia se sienta en la mesa de los niños y lo hace con todo el gusto". 

La película es inmadura, pero consciente de sí misma. Mira cualquier otra producción de SNL, o la mayoría de la carrera de Mike Myers post-Wayne, y verás qué tan vital es el balance en esa actuación.

Wayne's World

Captura de pantalla de 'Wayne's World' (Foto via YouTube)

Hoy en día estamos acostumbrados a ver películas y series de televisión en las que se rompe la cuarta pared y se burlan de sí mismos, pero en 1992 esto no era nada común. Y luego estaba Wayne's World, una producción corporativa que se burlaba de las producciones corporativas. La película incluía personajes que no querían venderse mientras sus creadores hacían exactamente eso. Empleó varios trucos narrativos: finales múltiples, hablarle a la cámara, secuencias de sueño y novias atractivas inviables. Wayne's World se burla de las celebridades y de otras películas sin piedad mientras opera en un plano totalmente distinto al que se manejaba en el resto del mundo en 1992.

Todo esto se condensa en una escena donde Wayne y Garth critican el posicionamiento de marca mientras le hacen publicidad a Pizza Hut, Reebok y Pepsi. Todo esto es común hoy en día —es lo que dio pie al criticado éxito de Family Guy— pero en 1992 esto era fresco y totalmente nuevo.

Habiendo dicho esto, la película no hubiera sido tan aclamada si se tratara únicamente de un acercamiento cínico sobre la cultura popular. También estaría mal pensar que el atractivo de Wayne's World reside solo en el hecho de que es una sátira autorreferencial de una era pasada; ha habido miles de películas y programas de televisión llenos de humor desde entonces, y eso no las hace mejores necesariamente. 

El atractivo que diferencia a Wayne's World de las demás comedias —y especialmente otras comedias de SNL— se reduce a un simple hecho: es una mejor película. Es consistentemente graciosa, bien concebida y construye un mundo entero a partir de una pequeña premisa. También es demasiado citable. Tienen chistes que se abren camino entre la cultura pop y, también, en la vida cotidiana de las personas.

Mira Wayne's World ahora y te darás cuenta que no tiene muchos lujos visuales o verbales, no tiene mucho desarrollo de sus personajes, no tiene una gran cinematografía o cualquier otra cosa en la que los críticos se suelen fijar. Pero no importa porque acertó a la hora de ser estúpidamente chistosa. 

Sigue así, Wayne; sigue así, Garth.