Publicidad
El número en llamas

La escasez de popó animal y el daño que eso le hace a la Tierra

Un estudio nos muestra que la mierda es valiosa y que vale mucho más que mierda.

por Mark Hay
26 Febrero 2016, 5:00pm

Esta historia hace parte de la edición de febrero de VICE.

Según una investigación publicada en octubre de 2015, el mundo está sufriendo de escasez de mierda de animales. En el documento, un equipo internacional de científicos explica cómo la naturaleza tradicionalmente reciclaba y redistribuía nutrientes a través de las evacuaciones indiscriminadas de los animales errantes. Debido a la extinción de numerosas especies y al peligro en el que se encuentran muchas otras, esta bomba global de nutrientes se ha averiado y la fertilidad de la tierra se está viendo comprometida.

Quizá esta teoría sea obvia para las personas que hacen jardinería con estiércol, pero es revolucionaria desde el punto de vista científico. Durante mucho tiempo los investigadores creyeron que los animales tenían un rol insignificante en la redistribución de nutrientes, a la que relacionaban con procesos como la erosión de suelos. Según los científicos, ignoramos el poder del popó, porque la distribución de nutrientes se empezó a estudiar en una era escasa de animales.

El estudio estima que hoy este sistema de excrementos opera únicamente al 6 % de su capacidad máxima en el mundo e incluso a un porcentaje menor en algunas regiones. Es difícil medir la pérdida que esto genera en los niveles globales de fertilidad, pero es posible que sea significativa y que empeore a medida que la población de animales continúa disminuyendo.

Aparte de ser fascinante desde el punto de vista escatológico, la investigación podría ayudar a los conservacionistas, permitiéndoles cuantificar el valor que las especies cargan en sus traseros. Chris Doughty, académico de la Universidad de Oxford y autor líder del estudio, cree que a medida que nos vamos quedando sin nutrientes fácilmente extraíbles, es especialmente importante entender que mantener un sistema natural que recicle y distribuya sosteniblemente los nutrientes compensa los costos económicos de la preservación. Esto podría incentivar muchas iniciativas que fortalecen o restauran los eslabones de popó en las cadenas de nutrientes: desde la creación de nuevas reservas naturales hasta la restauración de mamuts clonados en Siberia (un plan real).

Sin embargo, advierte Joe Roman, profesor de la Universidad de Vermont y otro de los coautores del estudio, aun si logramos restaurar la rueda fecal para que funcione al máximo, la Tierra seguiría enfrentando dificultades de nutrientes.

"La manera en la que actualmente utilizamos el fósforo (un elemento clave en la seguridad alimentaria) es insostenible", dijo. "Y aunque la protección de los animales grandes serviría mucho... aún tenemos que tener cuidado con el uso que hacemos de este recurso".

Ahora sabemos que la mierda es valiosa, pero no puede resolver todos nuestros problemas.