¿Los DJs tocan diferente cuando vienen a Colombia?

OPINIÓN | A veces quedamos con un sinsabor después de ver en vivo a ese DJ del que hemos escuchado todos sus podcasts y sesiones.

|
sep. 12 2017, 6:49pm

Foto: Julián Gallo | THUMP Colombia

El proceso es casi estándar. Descubrimos un artista, nos devoramos su discografía en tiempo récord, escuchamos hasta el cansancio sus sesiones en todos los rincones del mundo, y por fin, un día anuncian que tocará en Colombia. Aumenta la expectativa, nos re-devoramos su discografía, re-escuchamos sus sesiones y, finalmente, llega el día de escucharlo. Empieza su sesión, pasan las horas y la fiesta termina. Pero por alguna razón quedamos con un sinsabor, como si no se hubieran cumplido nuestras expectativas, y aunque esto es algo que poco se menciona, muchos nos hemos cuestionado: ¿acaso los DJs tocan diferente cuando vienen a Colombia?

Intentemos analizar esto pensando en las posibles razones por las que un DJ tocaría distinto al visitar nuestro país. Esto es un terreno frágil pues no se ha hecho un estudio riguroso ni existe un método científico que nos arroje resultados exactos y comparables para resolver esta pregunta. Sin embargo, basaré mi argumentación en experiencias y percepciones personales.

Si bien es lógico que los DJs toquen diferente en cada ciudad que visitan, porque si lo que hicieran es simplemente darle play en el mismo orden a una lista de su Rekordbox deberían replantear su profesión, en un principio se podría suponer que algunos DJs desde su desconocimiento del estado por el que esté pasando la escena local suponen equivocadamente que en este platanal no llega el internet. Tal vez eso los lleve a concluir que de música poco sabemos, o que no somos un público desafiante, y nos entregan sesiones complacientes que terminan siendo bastante regulares.

Otro punto que quizás influye, y es un tema que ya hemos tocado en columnas anteriores, es el rol decisivo que cumple el encargado del warm up. Pongámonos por un momento en los zapatos de un DJ internacional que visita por primera vez nuestro país. Primero, una agencia le arma la gira por Suramérica, llega a la ciudad, un tour manager lo recoge en el hotel y lo lleva al club 30 minutos antes de comenzar su set. Seguramente ha oído poco de la escena local y la única información con la que cuenta son esos minutos previos a su presentación. Es en ese momento donde tiene la oportunidad de descifrar el lugar, su público y sus expectativas. Si el promotor fue juicioso y armó un line up coherente que va con su línea, seguramente todo fluirá perfectamente. Pero si en cambio el encargado de abrir no es el adecuado y no tiene en cuenta la curva que debería llevar la noche, se corre el riesgo de que el invitado se sesgue erróneamente y termine entregando una presentación precaria. Y es ahí cuando al día siguiente vemos lluvia de comentarios en redes, manifestando que "esperaban más", o que el set estuvo "flojo".

El público, por supuesto, también juega un rol determinante, y es que si un artista que nos visita por primera vez se enfrenta a un público que no le "copia" o que le desocupa la pista a la mitad de su toque, lo que menos podemos esperar es que su presentación sea excepcional.

Esa percepción de que al DJ le queda faltando algo se hace particularmente más notoria si se ha tenido la oportunidad de ver al mismo artista por fuera del país, donde se presentan ante públicos más retadores y se ven obligados a desplegar lo mejor de su arsenal.

Particularmente, este fenómeno es menos notorio con los nuevos talentos. Esa nueva ola de artistas tal vez tienen menos ataduras, y cuando tocan básicamente no le "comen" a nada y lo hacen sin poner en consideración lo que puedan pensar los demás. Por otro lado, para muchos DJs consolidados, esos que encabezan festivales y cobran miles de dólares, tomar riesgos nunca va a ser la opción, más aún cuando el futuro de sus carreras depende de cualquier riesgo o error que puedan cometer.

Aunque no es muy objetivo lanzar un interrogante como este sin tener información precisa y comparable, si de algo podemos valernos en tiempos modernos, es del acceso a infinidad de sesiones de todos estos artistas en distintos lugares del mundo, que nos permiten comparar y hacernos llegar a la conclusión de que algunas veces, los DJs definitivamente sí tocan distinto en nuestro país.

Esto podría solucionarse si como público somos insistentes en que se armen line ups coherentes, se hagan warm ups decentes y se le dé al artista invitado las garantías para que pueda fluir libremente y hacer cómodamente lo que mejor sabe. Y más allá de llegar a una conclusión, iniciemos el debate: ¿ustedes creen que los DJs tocan diferente cuando vienen a Colombia? ¿Por qué?

Más VICE
Canales de VICE