Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
música

"Querido Premio Grammy": La carta abierta que le está dando la vuelta a la red

Luego de ganarse el codiciado gramófono, el genial baterista colombiano Pedro Ojeda le dedicó una noble misiva que amplificamos a continuación por considerarla sobradamente pertinente para la escena local. ¡Atención!

por VICE Staff
11 Marzo 2015, 2:51pm


Recientemente, el percusionista Pedro Ojeda, camarada de uno de los frentes más corrosivos, contestatarios y desde todo punto de vista avanzados de nuestro actual panorama musical, se ganó un Grammy Latino gracias a su participación en el disco Bailar en la cueva del uruguayo Jorge Drexler, donde también participaron otros compatriotas como sus colegas Mario Galeano y Eblis Álvarez, y Julián Salazar de Mitú y Bomba Estéreo. En estos días, el buen Pedrito decidió postear el bonito diploma que recibió de la academia en Facebook y acompañarlo de una noble y épica misiva que a continuación transcribimos tal cual, sin cambiarle una coma, para amplificar una reflexión que creemos pertinente, necesaria y ante todo, urgente al interior de la escena local.

Y dice...

Querido Premio Grammy:

Gracias por enviarme este diploma a mi casa (por aquello de haber grabado en el disco del amigo Drexler, quien es un bacán, siguiendo el llamado de mi compadre Galeano, quien también es un bacán). Sin embargo me gustaría aprovechar este momento para plantear la discusión de lo que, en mi humilde opinión, es la importancia desmedida que tienes en la vida de muchos de los músicos de mi país (y muchos otros países). Si bien es positivo el reconocimiento que le das a los artistas destacados y a las producciones discográficas de calidad (aunque nunca me han gustado las competencias de ningún tipo), me preocupa sobremanera el hecho de que muchos de los músicos de mi generación y mas aun los mas jóvenes, te vean como su dios, como la única meta anhelada, que la única forma de triunfar en la vida sea a travez de tu validación y que el único sueño de sus vidas sea ir a tu casa a Las Vegas a tomarse una foto contigo. Este fenómeno cultural piramidal, apoltronado y monotemático tiende a desconectar a muchos jóvenes de su entorno y sus problemáticas locales-artísticas, culturales y políticas. También los lleva a subvalorar y negar el gran valor musical y cultural de su historia y entorno y de la gran cantidad de maestros músicos y cultores de su país, que nunca han tocado y posiblemente nunca tocarán tu alfombra roja, ni serán parte de tus elegidos y nominados por no pertenecer a tus aliados sellos disqueros gigantes (majors), ni contar con el billete para acceder a tu vitrina. Estos mismos jóvenes de los que hablo, cegados por tu reconocimiento, tampoco se percatan de la cantidad de festivales, músicas, melodías, ritmos, repertorios, circuitos musicales y culturales existentes tanto en Colombia y Latinoamérica como en el resto del mundo diferentes a los estándares que suenan y se manejan en tus premios y tu circuito. Es por esto que me parece de vital importancia que en cada pueblo y ciudad se deje de mirar solamente hacia tu casa en las vegas para empezarnos a mirarnos unos a otros y empezar a quitarnos ese lastre tercermundista que llevamos encima. Gracias por tu atención,

Tu amigo,

Pedro

¿Cómo les quedó el ojo?

***

Pedro Ojeda es baterista de grupos como Los Pirañas, Romperayo, Ondatrópica y Chúpame el Dedo, y miembro honorario de otros como Sidestepper y el Frente Cumbiero. Síganlo y conozcan su música por aquí.

Tagged:
COLOMBIA
grammy
Bogotá
carta
Sidestepper
los pirañas
pedro ojeda
Romperayo
Chúpame el Dedo
Óndatropica
Vice Blog