la semana del moño

Guía para cultivar tu propia bareta

Consejos de autocultivo para principiantes ya que en Colombia sí podemos.

por VICE Colombia
18 Abril 2017, 9:45pm

Este artículo se publicó originalmente en 2016.

En Colombia el consumo de esta planta no está penalizado, pues es legal en su dosis mínima, y, además, de acuerdo a la Ley 30 de 1986, uno puede cultivar hasta 19 plantas de marihuana en su residencia.


Lee también: Una doctora colombiana que usa la marihuana medicinal nos aclaró todas las dudas


Hay muchas maneras de cultivar marihuana, con técnicas tan simples como tirar una semilla en tu jardín hasta la aeroponia. Esta es una guía básica de cultivo en interiores, a partir de la cual puedes empezar a sembrar y desarrollar tus propias técnicas y trucos de acuerdo con tus gustos y necesidades.

Espacio

Delimita muy bien el espacio que vas a utilizar para tus experimentos. Asegúrate que sea un área ventilada, con mucho flujo de aire: un baño, la cocina o un pequeño cuarto pueden ser buenas opciones. Si se te complica adaptar un espacio, tu mejor opción son los armarios de cultivo.

Medio de cultivo

Nos referimos a la "tierra" en donde vivirán las raíces de tu planta y de donde recibirá todo el alimento que necesita. Existen muchos medios de cultivo, cada uno con diferentes propiedades. El chiste es empezar poco a poco e ir conociendo el tema. Te recomendamos hacer una mezcla que contenga fibra de coco, perlita y algún sustrato para huertas u hortalizas. Para la primera semana es necesario un contenedor pequeño ––medio galón o un galón–– para que pueda llegar suficiente oxígeno a las raíces. Después de eso, tú decides de qué tamaño conviene más. Te recomendamos no transplantar más de dos veces.

Semillas

Toda gran planta surge de una gran semilla. Lo más recomendable es escoger semillas de la mejor calidad. Existen cientos de bancos y "strains" o "variedades" para elegir, así como semillas regulares, feminizadas y automáticas. Las regulares pueden ser machos o hembras, las feminizadas tienen 99% de probabilidad de ser hembras, y las automáticas son plantas que florecen sin importar las horas de luz que reciban. Para comenzar, lo mejor es usar semillas automáticas para exteriores y feminizadas para interiores.

Si aún no te animas a pedir semillas, puedes seleccionar las mejores de tus residuos, sólo recuerda que la semilla tiene que ser opaca, grande y robusta.

Iluminación

La iluminación, junto con el clima y la genética, son los factores que definen la calidad, cantidad y la apariencia de tus plantas. Sin embargo también son las cosas más caras. Mientras mayor sea la inversión en estos factores y más habilidades y cuidados tengas, mejores serán tus plantas. A medida de que aprendes del tema, te darás cuenta de que se pueden hacer cosas increíbles con poco dinero y suficiente conocimiento.

Las plantas de cannabis, en el entorno natural y sin modificaciones genéticas, son plantas de fotoperíodo. Esto quiere decir que su ciclo de vida depende de las horas de luz y oscuridad que reciba en un día.

Si la planta recibe 18 horas de luz y seis de oscuridad siempre se mantendrá en etapa vegetativa. Si cambiamos la luz a 12 horas de "día" y 12 de "noche" la planta comenzará a producir las primeras flores de una a dos semanas y podrá ser cortada en un periodo de ocho a doce semanas, contando desde que comienzan a aparecer las primeras flores. Esto es importante porque, finalmente, lo que nosotros estamos buscando son los frutos de su jugosa flor.

La opción más efectiva y sencilla para crecer en interior es que tengas una lámpara colgada encima de tus plantas. Idealmente, esta lampara deberá contar con la opción de cambiar los focos para el periodo vegetativo y de floración. Para el vegetativo será necesario un foco de 250w HID de MH y para floración 250wHID de HPS. Esto es tomando en cuenta que se cultivará una sola planta.

Si no consigues un balasto eléctrico intercambiable o no quieres invertir en dos focos, puedes llevar todo tu cultivo con el foco HPS.

Ventilación

Necesitarás un ventilador pequeño para circular el aire dentro de tu cuarto.

Nutrientes

Las bases para el cannabis son NPK (Nitrogeno, Fósforo y Potasio). Pero como estás empezando y ahorita lo que quieres es cogerle el tiro, no te preocupes. Actualmente venden paquetes de nutrientes científicamente probados y hechos específicamente para cultivar marihuana. Consíguete un buen kit, date una buena leída de los contenidos y aprende a preparar la solución nutritiva. Ponte pilo porque el ojo crítico siempre será tu mejor aliado.

Vegetación.

¿Cómo hago para que mi planta empiece a florecer?

Básicamente, el crecimiento de la planta se puede dividir en el estado vegetativo, que se refiere a cuando la planta crece sin flores, y el de floración, cuando estas se desarrollan. Después de haber vegetado la planta hasta alcanzar el tamaño deseado, es necesario hacerle entender que ahora es tiempo de florecer. Para esto es necesario cambiar el periodo de luces de una relación 18 horas de luz y seis de oscuridad a una relación 12-12. Mientras las plantas se encuentran en el período nocturno, es imprescindible asegurarse de que no se filtre la luz, ya que ésto las confundirá y causará muchos problemas, como el hermafroditismo y la autopolinización. Antes de comenzar a florecer debes realizar un último transplante a una matera adecuada al tamaño final de la planta.

Inicio de floración.

Ya está floreciendo... ¿Y ahora qué?

Tienes que cuidarla durante toda la etapa de floración. Si es tu primer cultivo, aliméntala como esté indicado en los paquetes de los nutrientes. Conforme adquieras experiencia podrás utilizar otras formas de alimentar a tu planta, aprenderás cuáles son los mejores nutrientes comerciales y con mucha dedicación podrás obtener resultados increíbles sin necesidad de ellos.

También debes aprender a conocer la planta. Un error grave es darle demasiado amor, en forma de fertilizante y agua. Puede pasar que si te excedes en la cantidad de nutrientes, es que la planta produzca flores pequeñas de mala calidad.

En el caso de la marihuana, menos es más. Cuando tengas dudas sobre algo, investiga, pregunta discretamente o lee. Lo que le está pasando a tu planta seguramente le ha pasado a alguien más y tiene solución si sabes identificar el problema a tiempo.

Mediados de floración.

Corte y arreglo

Otro error en la floración es no tener paciencia. Cuando vemos las flores naciendo se nos llena de agua el bong y la empezamos a cortar prematuramente. Ten paciencia, verás que el resultado valdrá la pena.

Después de ocho a 12 semanas de floración, tu planta ha dado lo mejor de sí y es momento de darle una digna despedida . Una semana antes de cortar tenemos que limpiar nuestra planta. Riega únicamente con agua o con un producto específico con el fin de eliminar el sabor a nutrientes y darle el sabor original a tu variedad.

Cada grower tiene su método predilecto de corte y arreglo (manicure). Algunos cortan la planta completa, otros la van cortando conforme madura, unos manicuran (quitan las hojas grandes) justo después de cortar, otros esperan unos días a que se seque un poco y después quitan las hojas. Lo mejor es probar varios métodos para conocer cuál es el que más se acopla a lo que te gusta.

Secado

Mientras más lento seque mejor. No la pongas al microondas ni la seques al sol. Calma, después de un proceso tan extenso no quieres cagarla estando tan cerca del final.

La planta se debe secar en un lugar oscuro con buena ventilación. El proceso de secado debe ser entre tres y siete días. Para saber el momento exacto en el que se debe empezar a curar, intenta romper un tallo. Si se rompe, la planta está lista. Si se dobla, todavía le falta. Una vez seca, ya te la puedes fumar, el curado es opcional.

En este momento ya puedes empezar a fumar el delicioso fruto de tu esfuerzo, paciencia, respeto y dedicación a esta hermosa planta.

Lista para ser curada.

Curado

El curado es un paso opcional que aumentará la calidad, potencia y olor de tu trabajo. Un buen curado es toda la diferencia. El curado puede llegar a tomar desde una semana hasta meses, incluso años. Todo depende de ti y de tu capacidad para controlar la eriza.

Para un buen curado, los buds deben colocarse secos en un recipiente hermético, el cual tienes que abrir de una a dos veces al día para extraer la humedad restante en el cogollo y para cuidar que no haya hongos en las flores.

Si no eres tan quisquilloso, puedes destinar una cantidad de tu cosecha para curado y esconderla de ti o de tus amigos. Si fumas poco, puedes sacar únicamente lo que vas a fumar en la semana y dejar curando lo demás.

Otros consejos:

—Germinación: Pon la semilla en un vaso con agua durante seis horas, cambia el agua y déjala por seis horas más. Pon la semilla directamente en el medio dónde la vegetarás.

—Tiempos: un mes de vegetación más dos de floración.

—Curado: Cura en recipientes de vidrio.

—Temperaturas ideales: 25-28°C. Con humedades de 50%.

—Antes de invertir en equipo, investiga, toma cursos y planea bien lo que vas a hacer. Invertir mucho dinero no garantiza que vayas a tener un buen producto. Todo está en saber hacerlo bien con lo que se tiene.

—Asesórate muy cuidadosamente y con gente que inspire confianza. Investiga todo.

Esta guía fue hecha en colaboración con El Mundo Verde. Para más información y talleres gratuitos visita su página.