Publicidad
Noticias

Ya con miles de asistentes, este festival se canceló a unas horas de su inicio

El festival Second Horizon, programado para este fin de semana cerca de Berlín, tuvo un mal comienzo.

por THUMP Staff
30 Junio 2017, 3:49pm

Foto von einer Besucherin

Este artículo fue publicado originalmente en THUMP Alemania.

Aproximadamente dos mil asistentes al festival Second Horizon, cerca de Berlín, fueron forzados a regresar a su país después de que las autoridades locales lo clausuraran algunas horas antes de su primer día.

Second Horizon estaba programado para operar el fin de semana del 23 de junio hasta el 26 del mismo mes en el lago Kiekebusch. Sin embargo, en la tarde del viernes 23 el Tribunal Administrativo de Cottbus envió una carta a los organizadores del festival para evitar que este se llevara a cabo, momento en el que se pidió a los asistentes que se fueran.

El festival se prohibió a principios de este mes por el municipio local de Schönefeld, quien lo consideró una "amenaza a la seguridad pública y el orden", según una declaración en el sitio web de la autoridad. El Municipio también aconsejó a las personas que ya tenían su entrada que se abstuvieran de "asistir y viajar al evento". La Policía local emitió un tweet informando a los asistentes acerca de la cancelación de dicho festival.

#Infotweet:
The #SecondHorizonFestival this weekend was prohibited by the municipality. #Schönefeld

A pesar de la prohibición, quienes tenían entradas comenzaron a llegar al sitio del festival el jueves por la noche, informa la publicación local BZ. Las autoridades les permitieron permanecer en el campamento durante la noche debido a una fuerte tormenta en la zona.

En un post de Facebook publicado la noche del jueves, los organizadores del festival declararon que habían presentado una apelación para revocar la prohibición, pero el viernes por la tarde el Tribunal Administrativo de Cottbus la confirmó. En un comunicado de prensa visto por THUMP, el tribunal declaró que el festival no tenía aprobación para sus instalaciones y carecía de permisos para el camping. Además, el organizador se había retrasado en la presentación de los documentos pertinentes para su examinación.

El festival respondió en Facebook declarando que iban a apelar la decisión ante el Tribunal Administrativo Superior de Berlín en Brandenburgo.

THUMP se comunicó a través de Facebook con uno de los asistentes al festival que esperó hasta el último momento para escuchar la decisión de cancelación en los campamentos. Él describió la atmósfera como "predominantemente relajada" y comentó que "sólo unas pocas personas estaban molestas por las complicaciones". También dijo que en ese momento no había música en vivo y que nadie pudo acceder al festival, sólo a la zona de camping.

Horas más tarde, la misma persona confirmó a THUMP que la cancelación del evento fue recibida con calma por la mayoría de los asistentes, aunque muchos no atendieron la llamada de la policía para que se fueran y pasaron otra pacífica noche en fiestas que se hicieron dentro de los campamentos.

Este post se ha actualizado con información adicional sobre la respuesta de la policía local al festival y para reflejar cuentas de primera mano de fuentes en el festival.