Rock al Parque 2017

NOISEY presenta: 'La Guía Ilustrada para Poguear'

PEDAGOGÍA NOISEY | Lea nuestro pequeño manual para el baile de los rockeros en Rock al Parque.

por Juan Sebastián Barriga Ossa; ilustraciones por Zafaraz ., y Daniel Senior
01 Julio 2017, 12:10am

Todas las ilustraciones: Zafaraz y Daniel Senior | NOISEY Colombia

Haga clic aquí para ver la Guía de forma interactiva.

Vea aquí todo nuestro cubrimiento de Rock al Parque 2017.

Pocas cosas en la vida son tan lindas como el torbellino de puños y patadas que llamamos pogo. El popular baile de los rockeros es un ritual que ha evolucionado a través de los años y los géneros. Hoy poguear es posible prácticamente con cualquier ritmo.

Todo baile, sin embargo, tiene sus reglas y sus formas. Y así en el pogo haya que darse golpes es necesario seguir algunos lineamientos.

Por eso, desde NOISEY Colombia les traemos hoy la...

Primero, unas reglas básicas:

  • Al que se cae lo levantan.
  • Si alguien está muy cascado, es mejor sacarlo del pogo y ayudarlo.
  • No se lancen puños a la cara a propósito. En serio, no sean así.
  • Si se mete, sepa que le van a pegar. Así que no se pique.
  • Si no le gusta que le peguen, sálgase y no les dañe el parche a los demás.
  • Nunca, pero nunca baje la guardia.
  • Cualquier objeto encontrado en el piso se devuelve.
  • Identifique bien el pogo en que está. No es lo mismo cascarse con Obituary que con Panteón Rococo.
  • En serio, no baje la guardia.
  • Ojo a los taches: no se trata de lastimar al prójimo.
  • Todo bien, esto es solo un pogo.
  • Siempre recuerde: vinimos a divertirnos.
  • De verdad: ¡no baje la guardia!


Es difícil saber exactamente cuándo empezó el pogo

El origen del denominado slam-dancing, de acuerdo con el antropólogo Bradford Scott Simon, se dio en los años setenta y ochenta en alguno de estos tres lugares: Londres, Los Ángeles o Nueva York. Y entre sus responsables estarían bandas como Bad Brains, Minor Threat, Black Flag, The Misfits, Suicidal Tendencies, Motörhead, Agnostic Front y Dead Kennedys.

Tampoco es fácil dar con la primera persona que decidió salir a la pista no a bailar tranquilamente, sino a descargarse a punta de golpes al compás del punk. Algunos se lo acreditan a Sid Vicious, el bajista de Sex Pistols, quien, como se sabe, una vez se abrió paso a los golpes en un concierto. Pero es muy probable que Vicious haya sido solamente uno más de una larga serie: en numerosas culturas ancestrales las ceremonias y las danzas incluían actos de violencia que servían, entre otras cosas, para ventilar las emociones de la comunidad.

Tipos de pogo:

El pogo metalero de Rock al Parque es probablemente uno de los más brutales. La velocidad combinada con la furia desata un remolino de demoledor. A este pogo toca ir bien parado, y también preparado a recibir coñazos.

  • Vaya erguido con los puños cerrados y lance golpes secos contra todo lo que tenga al frente . Pero recuerda la regla: ¡Jamás a la cara!
  • Si puede correr, hágalo y ábrase camino empujando todo lo que se interponga a su paso.
  • El blastbeat de la batería marca la velocidad del pogo, por lo cual a veces la intensidad de la música baja. Igual los participantes del baile no dejarán de lanzar golpes.

Este es menos extremo y violento, pero igual de divertido. La velocidad se mantiene constante por el ritmo de la batería y porque las canciones suelen ser cortas.

  • Se baila muchas veces haciendo la coreografía estilo D.R.I. (Dirty Rotten Imbeciles). Esto significa que se sigue el ritmo de la canción mientras se avanza algo encorvado y con la cabeza metida entre los hombros. Los brazos y las piernas se ponen en forma de L y se mueven en diagonal de arriba a abajo y de abajo a arriba. Digamos que es como trotar con furia.
  • No solo hay golpes, sino también empujones y bastante baile.
  • Una de las cosas más hermosas de este pogo es que mucha gente canta mientras baila.
  • Nunca falta el que va contra el flujo del pogo. Si es usted, asegúrese de tener la fuerza para resistir el alud.

A este tipo de pogo lo llaman moshpit. Es una combinación de golpes frenéticos con piruetas, una especie de capoeira extrema o una pelea contra un demonio imaginario.

  • Aquí los participantes mandan patadas voladoras y golpes en círculos.
  • Se salta mucho. Y si se puede hacer botes en el aire, mejor.
  • Por lo general se arma un círculo, y quien quiere entrar lo hace a sabiendas de que en cualquier momento puede recibir un talonazo en la cara. O darlo.
  • Hay libertad total de movimientos: solo déjese llevar.

Este es el pogo de la pura fiesta. Aquí no se trata de darse golpes, sino de saltar, bailar y gozar. Se puede ir saltando o bailando al compás del ritmo.

  • Es pura diversión. No importan tanto la velocidad y los golpes, sino moverse y cantar.
  • Mandan los saltos y la buena energía.
  • No hay reglas de movimiento. Hay que dejarse llevar.
  • Pero no hay que bajar la guardia.