Publicidad
películas

Un activista por los derechos del hombre quitó a las mujeres de 'The Last Jedi' y salió muy mal

Cuando escuché que un activista por los derechos del hombre creó una versión de 'Star Wars' donde eliminó a la mayoría de los personajes femeninos importantes, sabía que tenía que sacrificarme y verla.

por Zing Tsjeng; traducido por Laura Castro
26 Enero 2018, 4:23pm

Kylo Ren (Adam Driver) topless  The Last Jedi, una de las varias escenas eliminadas de The Last Jedi: De-Feminized Fanedit (a.k.a. The Chauvinist Cut). © 2017 Lucasfilm Ltd.

Este artículo fue publicado originalmente en Broadly, nuestra plataforma dedicada a las mujeres.

Confesión: una vez me quedé dormida durante una película de Star Wars. (Fue la de Jar Jar Binks).

Así que cuando escuché que un activista por los derechos del hombre había editado la última entrega de la franquicia para crear una versión sin mujeres titulada The Last Jedi: Defeminized Fanedit (también conocida como The Chauvinist Cut o La Edición Chauvinista), pensé: Wow, no se me ocurre una mejor manera de pasar el miércoles que viendo está asquerosa película de mierda en el trabajo.

Según el sitio Pedestrian, un usuario anónimo de Pirate Bay subió esta versión extremadamente condensada de The Last Jedi a la plataforma de torrents hace unas semanas. "[Es] básicamente The Last Jedi menos el Girlz Powah y otras tonterías", escribió su creador. "Probablemente sería más fácil hacer una lista de las cosas que se quedaron que de las que cambiaron. Casi ninguna escena escapó a la edición. La película resultante es de (espera...) cuarenta y seis minutos de duración".

Resulta que cuando quitas a las mujeres de The Last Jedi, terminas con una película más corta y más aburrida que una batalla promedio en Game of Thrones. "Sí, lo sé, no es lo ideal", continúa nuestro nuevo George Lucas, explicando que tuvo que usar una película de baja calidad porque Disney aún no ha anunciado la fecha de lanzamiento del DVD. "Pero tenía que hacerse. Probablemente la disfrutes más si las ves menos como un éxito de taquilla y más como algún tipo de episodio de una serie de Star Wars mediocre inexistente".


Lea también:


"Pero, si sirve de algo, al menos ahora la podemos ver sin sentir náuseas [sic] por la mayoría de las terribles decisiones, grandes y pequeñas, que tomaron en la película".

El miércoles por la mañana, todavía 119 personas estaban compartiendo el archivo de torrents The Last Jedi: Defeminized Fanedit. (Vamos a llamarla La edición Chauvinista para abreviar).

Resultó ser que yo no era la única que estaba 100% preparada para ver la versión editada con la intención de exponerla en Internet. Otros usuarios de Pirate Bay dejaron estos esclarecedores comentarios en la página de descarga:

"¿Por qué cortar una gran película como esta y solo dejar 46 minutos?, ¿estás loco?"

"La descargué para ver qué tan mala era, OP [publicación original] necesitas terapia".

Entonces, ¿qué tan mala es? Digámoslo así: no había tenido una experiencia tan poco satisfactoria desde la primera vez que me masturbé.

Ver The Last Jedi en la gran pantalla fue como sumergirse en un baño tibio, moderadamente agradable, pero podría haber estado más caliente. No me sentí exacerbada por el entusiasmo ni consumida por un odio febril. Fue como tener una comida memorable en McDonald's, o sea que fue bastante satisfactorio pero fácil de olvidar.

Captura de pantalla vía Pirate Bay

La Edición Chauvinista, por otro lado, me recordó cuando el audio de un videojuego de estrategia se descompone y los personajes de tu ejército se repiten las mismas frases una y otra vez de esta manera: "¡Tenemos grandes pérdidas!", "¡Lanza las moto jets!" y "¡Es una orden!".

La mayor parte de la cobertura sobre la versión editada te hará creer que simplemente quitaron a todas las mujeres, pero eso no es totalmente cierto. Cuando la película comienza con el General Hux (Domhnall Gleeson) a punto de disparar contra la Resistencia, podemos ver a dos mujeres en su nave. En la versión editada siguen ahí, pero no tienen nombres y sólo dicen cosas como "¡Armados y listos, señor!" y "¡Nunca van a penetrar nuestro escudo!" (¿Ves lo que quiero decir con la idea del videojuego que no funciona bien?).

Eso más o menos establece el tono del resto de La edición chauvinista. Las mujeres sí existen en este universo de aspectos oscuros, pero deben permanecer en silencio a menos que estén motivando a los personajes masculinos y tengan un diálogo superficial. A Rose, por ejemplo, solo le quedaron unas tres líneas en la edición, y la historia con su hermana así como su aventura con Finn al planeta de Elerion fueron eliminadas por completo.


Lea también:


"La chica asiática habla menos, no intimida a Finn, Finn no intenta escapar, nunca la presentan formalmente", señala con cierta arrogancia el editor de Pirate Bay en la descripción de la versión. "Ella simplemente está ahí y de vez en cuando le sonríe a Finn o grita '¡Finn!'. No tiene hermana. Lo tiene bien merecido por todas las cosas atroces que hizo ". (Nota: creo que las "cosas atroces" a las que se refieren con esto es que Rose simplemente existe como un personaje completamente formado).

La vicealmirante Holdo (Laura Dern) —quien se pasa la mayor parte de la película menospreciando deliciosamente al gran piloto Poe Dameron (Oscar Isaac) y se sacrifica a sí misma para salvar a la Resistencia— ni siquiera existe. En cambio, a través de lo que solo puedo suponer es una tontería minuciosamente hecha con Adobe, nuestro George Lucas activista superpone a Poe en la nave kamikaze de Holdo y le permite quedarse con la gloria de salvar a todos.

De izquierda a derecha: Rose (Kelly Marie Tran) y Finn (John Boyega). Foto de David James © 2017 Lucasfilm Ltd.

En una lista de todos los cambios realizados en La Edición Chauvinista, el editor anónimo también señala que hubo "muchos cortes pequeños que reducen el número de tomas faciales femeninas... Por ejemplo, cuando hay una escena en la que una mujer hace una afirmación importante, esta puede ser sustituida por otra declaración hecha por un chico, y así la chica queda eliminada de la toma. Funciona bastante bien en realidad".

La mayor parte de esta amarga edición resulta en una película totalmente insulsa con nulo desarrollo de personajes y absolutamente ninguna naturalidad al hablar. Debido a que esta es una película sobre la lucha intergaláctica entre el bien y el mal, parece necesario introducir una pequeña dosis de humor para aligerar el ánimo. The Last Jedi hizo el intento de introducir algo de alegría en escenas como esa donde Chewbacca se hace amigo de un Porg y posteriormente siente culpa extrema por asar a uno de sus adorables y peludos amigos. Sin embargo, nuestro editor activista por los derechos del hombre no aprueba esta broma interespecies: Chewbacca simplemente se come al Porg.

Esta no es ni siquiera la decisión creativa más confusa hecha en la versión editada. Rey, por ejemplo, todavía entrena con Luke Skywalker, pero sobre todo lo hace para poder rogarle que ayude a la Resistencia. La escena donde mueve la montaña de rocas que mantenía atrapada a la Resistencia permanece, pero la de su lucha contra los guardias de Snoke fue reducida deliberadamente para que se vea más débil que Kylo Ren. La Edición Chauvinista también recorta dramáticamente todas las escenas de la gran comandante Leia Organa, de modo que, en palabras de su editor, "Leia nunca regañe, cuestione o degrade a Poe. Él es un respetado y muy hábil miembro de alto rango de la resistencia".

Vicealmirante Holdo (Laura Dern). Foto de David James © 2017 Lucasfilm Ltd.

Sin embargo, nada de esto impide que La Edición Chauvinista logre lo que probablemente sea su objetivo más involuntario: crear la pieza de fanfiction homoerótica más aburrida y desconcertante del mundo.

"El fanfiction homoerótico de The Last Jedi" suena genial en teoría, pero La edición chauvinista es a la vez aburrida y casta. (No ayuda que la escena topless con Kylo Ren haya sido eliminada por completo). La mayor parte de la "película" consiste en hombres que hablan entre sí y reflexionan, mirándose intensamente a los ojos y sacrificándose por el otro. En un momento, Hux captura a Finn y lo abofetea. Hasta esa escena editada, nunca antes me había dado cuenta de que Hux tiene el estilo de uno de los hombres hipermasculinos de la escena queer de Berlín, pero le funciona totalmente bien. Lo mismo aplica para el Líder Supremo Snoke, quien básicamente se pasa toda la película paseándose con una túnica bordada en color dorado y rodeado de guardaespaldas vestidos en látex rojo.

Paradójicamente, esta versión editada demuestra por qué era importante que Star Wars se alejara de sus raíces, introdujera nuevos personajes y le diera a las mujeres roles que no requirieran de bikinis de esclava. Porque la alternativa, como lo muestra esta edición, sería una mala película de ficción donde los chicos ni siquiera se besan.

Tagged:
Star Wars
Cultura
cine
Activismo por los Derechos de los Hombres
Stars Wars: The Last Jedi
the last jedi
derechos de los hombres