teatro

Fuerza Bruta desde adentro: pasamos un día en el mejor aquelarre latinoamericano

FOTOS | Desde temprano acompañamos a todo el elenco de este show argentino.

por María Rivas Serrano
29 Agosto 2017, 11:27pm

Fotos por: Mateo Rueda | VICE Colombia.

Un hombre corre frenético por una corredora estática: caen agua, viento, sillas, mesas, cajas, personas… Dos mujeres corren y gritan con arneses en una tela plateada a más de cinco metros de altura; gritan, nos miran, se ríen, bailan. Una piscina transparente, casi tamaño natural, está suspendida en el aire. En ella hay cinco chicas nadando: se sumergen entre luces y ritmos; nos miran desde arriba, bajo el agua, nos tocan y se ríen.

Esta enumeración de escenas y elementos son solo una pequeña parte del nuevo show "Wayra", de Fuerza Bruta, un colectivo de teatro y un show argentino que volvió a Colombia este mes.

Fuerza Bruta se creó en 2005, año en el que algunos integrantes del grupo teatral La Guarda decidieron independizarse y trabajar en un proyecto de corte experimental. El tal proyecto se volvió un espectáculo en el que el público es también protagonista. La semana pasada desde el 23 de agosto hasta el 27 se presentó en Bogotá por tercera vez.

Para su función del viernes 25 decidí, junto al fotógrafo Mateo Rueda, meterme tras bambalinas y estar presente desde el ensayo general.

Quiero aclararle algo al lector. Mi afición con este tipo de espectáculos no tiene límites. Desde que tengo memoria el hecho de ver acróbatas por los aires con arneses que desafían la gravedad ha sido una de mis cosas favoritas en el mundo. Verlos desplazarse, agarrándose unos con otros con una euforia que solo ellos pueden explicar, bailando coreografías de otro mundo y cantando una cantidad innombrable de canciones es algo que supera mis niveles de emoción. Por eso, y con más razón, decidí llegar temprano para ver qué me podía encontrar minutos antes de un show de este estilo.

"Wayra", como cualquier show de Fuerza Bruta, se compone de unas siete escenas sin conexión alguna. Combina luces, música, agua, acrobacia, baile y fiesta, y tiene como objetivo hacer del público un participante más.

Al llegar, estuvimos paseando por los espacios vacíos, ya listos con luces, personal y sonidos, pero nunca vimos a los actores. Según me dijeron apenas llegamos, ellos se la pasan calentando en los camerinos, hablando y esperando las órdenes de los directores.

Mientras tanto, descubrimos escenografía, oímos órdenes de los técnicos que se peleaban para tener todo perfectamente coordinado para el momento del show y nos brindaron sin darse cuenta un pequeño abrebocas del sonido y las luces que iban en el momento del show. Así tuviéramos una pista de lo que podíamos ver más adelante, no teníamos ni idea —o por lo menos yo, porque Mateo ya había visto este show— de lo que veríamos más adelante.

Este espectáculo tiene algo en particular, pues no tiene hilo conductor: no tiene narrativa ni una historia que contar. Sus integrantes elaboran un performance de aproximadamente una hora en el que tienen como premisa hacer sentir emociones. Esto mismo me lo confirmó una de sus actrices, Elisa de Restrepo, la única colombiana del elenco, quien habló conmigo unos minutos después de la primera función de ese viernes.

Elisa, junto con Patricio Sauc —otro de los actores que me acompañaron tras bambalinas entre las dos funciones de esa noche— me contaron un poco acerca del proceso de selección y de lo que significa Fuerza Bruta. "Tiene un lema que es el "hoy": no es el teatro del futuro, no te cambia la vida, no te cuenta una historia, no sirve para nada. Es una experiencia del momento en el que estás. Por eso es tan sorprendente que el show cambie tanto", afirma Elisa.

Se enfoca en el presente: todos sus actores están preparados para cualquier cosa, todo el tiempo. Y así fue en las audiciones. Patricio me dijo, que su proceso fue hace un año largo y que se hacen pruebas por varios días. En ellas, se califica al actor en cada una de las escenas del show para determinar su resistencia física y sus capacidades en cada uno de los momentos del espectáculo: el que cumpla todo eso, se queda en el elenco.

De hecho, me dijeron cuando les pregunté sobre sus papeles específicos en el show, que ellos se saben el espectáculo completo y que media hora antes de cada función se reúnen para saber quién actúa en qué escena. "Eso mantiene la adrenalina de que nunca sea repetido", según Elisa.

Así, se trata de un anhelo por el aquí y el ahora constante, que se logró transmitir desde que sus actores volaron en escena por primera vez.

Aquí unos de los momentos del espectáculo: