Publicidad
actualidad

La vida después de un matrimonio forzado con ISIS

Después de ser obligadas a casarse, muchas mujeres en Mosul no pueden mandar a sus hijos al colegio.

por Moustafa Saadoun; traducido por Elvira Rosales
26 Febrero 2018, 10:50pm

Foto de stock. Imagen vía la usuaria de Shutterstock Alessandra Siragusa 

"No tengo idea si estoy casada o no", dice NS*, una mujer de veintidós años de Mosul, al norte de Irak. "Y esa incertidumbre está dañando mis oportunidades a futuro".

Según autoridades de Derechos Humanos con los que hablé, NS es una de al menos 1.600 viudas iraquíes a quienes una corte de ISIS les expidió certificados de matrimonio en Mosul durante la ocupación de la ciudad por parte de la organización terrorista. Ahora que Mosul está libre y sus esposos han muerto, el gobierno Iraquí no reconoce la legalidad de sus matrimonios.

La mayoría de estas mujeres fueron obligadas a casarse con soldados de ISIS durante el control de la ciudad que duró tres años o se casaron con familiares para evadir el destino. A pesar de que el gobierno iraquí dice que está dispuesto a reconocer los matrimonios oficiadas bajo el mandato de ISIS, sólo lo harán si ambos, esposa y esposo, confirman el matrimonio en persona. Para viudas como NS, esto claramente es imposible y, sin un certificado de matrimonio oficial, el gobierno no expedirá las tarjetas de identificación que sus hijos necesitan para usar los servicios públicos como colegios y hospitales.

Esto es justo lo que le pasó a Nada* (veinte). Ella estaba casada con un soldado de ISIS que fue asesinado durante la liberación de Mosul, después de que el gobierno iraquí se rehusara a reconocer el matrimonio. Me cuenta que apeló la decisión en la corte del distrito local, pero también fue rechazada, sumando $350 dólares en costos legales.

Hace tres años, Renad* (veinticinco) tuvo un matrimonio forzado con un miembro de ISIS. Tuvo dos hijos, un niño y una niña, antes de que su esposo fuera asesinado en enero de 2017. Renard dice que hay demasiadas cosas que no puede hacer sin un certificado de matrimonio. "El gobierno nos ha dejado en una situación muy difícil", dice. "Mis dos hijos no pueden ir a la escuela o a un hospital dirigido por el gobierno". En su identificación oficial, el estado marital de Renard sigue diciendo "soltera".


Lea también:


Al igual que NS, Nada y Renad, muchas de esas viudas ahora son tratadas como simpatizantes de ISIS, a pesar de que no tomaron la decisión de casarse en ese momento. Ahora, algunas reciben amenazas de muerte y las expulsan de sus comunidades y barrios, mientras que las fuerzas de seguridad iraquí han mandado a 170 familias supuestamente relacionadas con ISIS a "campos de rehabilitación" en las afueras de la ciudad. Según el consejo distrital de Mosul, en estos campos las familias "reciben rehabilitación psicológica e ideológica, después de lo cual son reintegradas a la sociedad si demuestran una buena respuesta al programa de rehabilitación". Human Rights Watch afirma que estos campos sólo equivalen a una forma de "castigo colectivo".

"Demasiadas jóvenes son castigadas por algo que no es su culpa", dice Rizan al-Sheikh, miembro del Comité Parlamentario para Mujeres y Niños. Rizan está trabajando con varias de sus colegas para presionar al gobierno a encontrar una solución, a ser posible una que permita declaraciones de testigos a favor de las esposas o el uso de evidencia con ADN para demostrar los lazos familiares. "Si no resolvemos este problema ahora", me cuenta Rizan, "podría tener consecuencias negativas en nuestra sociedad en años futuros".

El abogado Ismail Al-Fatlawi cree que el gobierno debería ir aún más allá. "Necesitamos establecer una corte especial para resolver este problema", dice Al-Fatlawi. "La corte debería ser capaz de considerar certificados de matrimonio previos y otros documentos, como fotografías familiares y reportes testimoniales de amigos y familiares. Temporalmente, las soluciones políticas no arreglarán el problema. Necesitamos una respuesta judicial fuerte, acorde con el impacto negativo que esto podría tener para generaciones futuras".


Lea también:


La ley no sólo impacta a las mujeres casadas con soldados de ISIS, sino a cualquier viuda que obtenga su licencia de matrimonio a través de una corte de ISIS durante el periodo que el grupo controla la región. Esto incluye a las mujeres iraquíes que se casaron con familiares y amigos como táctica para evitar ser obligadas a casarse con miembros de ISIS. Roa'a*, de Mosul, me cuenta que durante la ocupación de ISIS, sus padres le prohibieron a ella y a sus amigas salir solas por miedo a ser secuestradas por ISIS y obligadas a casarse.

Roa’a se casó con su primo segundo en una corte de ISIS, pero dos años después fue reclutado por el ejército Iraquí para pelear contra ISIS. No lo ha visto desde el 13 de diciembre de 2016. "Nunca tuvimos hijos", me dijo. "Queríamos esperar hasta haber escapado de Mosul o hasta que la ciudad fuera liberada".

Poco después de que ISIS ocupara Mosul, en 2014, Ola* (veintiún) se casó con su primo. "ISIS estaba obligando a muchas chicas a casarse", dice Ola. En mayo de 2017, Ola y sus esposo fueron separados durante una detención de ISIS en su barrio. No lo ha visto desde entonces. "Los hombres armados de ISIS atacaron nuestro barrio y separaron muchas familias", explica Ola. "Sólo corrimos y ahí perdí a mi esposo. No tengo idea si está vivo o muerto". Aún así, está agradecida de no haber tenido hijos, ya que no sabe cómo podría mantenerlos si el gobierno se rehusara a reconocer su condición familiar.

Además de no reconocer su estado civil, Ola podría no ser capaz de casarse otra vez. Según muchas tradiciones familiares de la región, una mujer debe demostrar que es virgen o viuda antes de casarse con otra familia. Por ahora, el gobierno iraquí se niega a ayudar a Ola y a miles de mujeres como ella a demostrar justo eso .

* Los nombres se cambiaron para proteger la identidad de las mujeres.