Este libro cuenta por qué Mockus es más que mimos y zanahorias

OPINIÓN | 'Cultural Agents Reloaded: The Legacy of Antanas Mockus', un retrato del excalde de Bogotá. Esta es la columna de Corpovisionarios en VICE

|
02 Junio 2017, 3:49pm

Esta columna es parte de la alianza de contenidos entre VICE Colombia y Corpovisionarios. Vea más aquí.

Entre la ambición frustrada y la impotencia, la agencia cultural es un llamado modesto pero implacable a la acción creativa, un pequeño paso a la vez, del cual todos podemos ser parte.

Los agentes culturales promueven el cambio a través de subrayar y explorar los muchos modos en que las prácticas culturales afectan a nuestras sociedades. Tal es el caso de José Vasconcelos en México, quien empleó las artes para celebrar la diversidad cultural y apoyar la reconstrucción nacional después de la Revolución Mexicana. En Brasil, Augusto Boal, fundador del "teatro del oprimido", promovió actos legislativos surgidos de públicos y actores de barrios marginales, y 13 de éstos ya han sido adoptados como ordenanzas municipales en Rio de Janeiro. En Colombia, la labor innovadora de Antanas Mockus como Alcalde Mayor de Bogotá también se apalancó en el uso de las artes de forma emancipadora, revitalizando el espíritu cívico entre los ciudadanos de una ciudad que tenía, entonces, muchos problemas y reduciendo la tasa de homicidios alrededor de un 60%.

Agentes culturales ejemplares como Mockus sirven de modelo y de inspiración para los humanistas involucrados en la esfera de lo público. El trabajo del dos veces Alcalde de Bogotá, ex-rector de la Universidad Nacional de Colombia, ideólogo de la Cultura Ciudadana y presidente de Corpovisionarios, resulta particularmente interesante pues se aparta marcadamente de instancias históricas anteriores en el uso de las artes por parte del gobierno y hace manifiesta la primera condición de existencia de la gestión cultural: el espacio público, lugar desde donde se viabiliza la intervención de ciudadanías no hegemónicas y se visibiliza la producción de nuevos saberes.

Es precisamente éste el corazón de Cultural Agents Reloaded: The Legacy of Antanas Mockus, un texto producto del trabajo de varios académicos, publicado por la Universidad de Harvard en el marco de su Iniciativa de Agentes Culturales dirigida por Doris Sommer*, y que refleja sistemáticamente las prácticas y el legado de este agente cultural excepcional. Pero no es solamente una revisión de lo que es la agencia cultural en la actualidad. Desde distintas perspectivas disciplinarias, los ensayos incluidos en este libro coinciden en percibir la democracia como un ejercicio de creatividad colectiva que demanda cierta predisposición hacia "el arte" de armonizar diferencias entre la ley, la cultura y la moralidad.

Da cuenta de cómo los logros de Antanas Mockus atestiguan el potencial de una variedad de mecanismos y los efectos que se producen cuando el arte y la reflexión intervienen en la vida cívica. Sus fracasos, a su vez, demuestran lo que sucede cuando la agencia cultural y la legitimidad epistémica toman caminos divergentes. El ejemplo de Mockus nos motiva a revisar y agudizar aún más, como reza en la contraportada del libro "nuestra comprensión de lo que es la agencia cultural en la actualidad, poniendo en foco algunos de los desafíos más formidables que enfrentan las humanidades públicas cuando llegan al Sur y luchan por volverse genuinamente globales".

Y es que no solo la tesis misma de este libro hace evidente el potencial de las prácticas creativas y simbólicas como desencadenante del cambio social. Más que "artistas" o "intelectuales", en el país contamos con agentes comprometidos con agendas de cambio político y social; quienes transforman las limitaciones en verdaderas fuentes de creatividad. El atractivo político del ciudadano como artista es similar al control y equilibrio de las democracias que esperan descentralizar el poder ejecutivo.

Agente es un palabra que reconoce los pequeños cambios en la perspectiva y la práctica que pueden hacer de los ciudadanos los primeros impulsores de un cambio colectivo. De hecho, todos somos agentes culturales, quienes hacen, comentan, compran, venden, votan, no votan, o de cualquier otra manera llevamos vidas sociales construidas culturalmente. La pregunta adecuada sobre la agencia no es si la emprendemos, sino qué tan conscientemente lo hacemos; es decir, cuáles son sus propósitos y qué efectos generan.

La importancia de la agencia cultural recae en su conjunción de ética y estética, que contribuye a la génesis creativa de nuevas formas de conciencia y participación cívica. La gente localmente está ganando la confianza para ser proactivos. Cuando las personas se unen alrededor de la cultura, las artes pueden ser compartidas. Esto puede traducirse en la transformación de grandes problemas locales desde el propio contexto.

* Este es un espacio de opinión. No representa la visión de Vice Media Inc.


Nota: Cultural Agents Reloaded: The Legacy of Antanas Mockus estará disponible para la venta en el país durante el segundo semestre de este año.

*La "Iniciativa de Agentes Culturales" de la Universidad de Harvard está comprometida con la promoción de las artes y las humanidades como recursos e incentivos sociales que fomentan la creatividad y la escolaridad, contribuyendo al desarrollo de las comunidades en todo el mundo.