Publicidad
Galerías

Asistimos al Boiler Room de Trainspotting 2 y así nos fue

Logramos entrar al evento y la pasamos del putas, al ritmo de los beats de Ellen Allien, Modeselektor, Goldie y Head High.

por Nathalia Guerrero Duque
16 Febrero 2017, 4:52pm

*Este artículo se publicó originalmente en THUMP, nuestra plataforma para la cultura y la música electrónica. 

El estreno de la segunda parte de uno de los filmes que más ha generado culto en nuestra generación no podía pasar desapercibido sin una fiesta a la altura. Y a pesar de que no fue ni en Escocia ni en Londres, los dos lugares donde tiene lugar la historia, Boiler Room decidió hacer un evento en Berlín el pasado viernes 10 de febrero en honor no solo a la segunda parte que ya salió a la luz del público, sino rememorando todo lo que en algún momento representó esa icónica primera película para las nuevas generaciones.

Pero el Boiler Room organizado para esto no iba a ser un evento más, iba a ser un rave. Artistas que son sinónimos de esta palabra, como Modeselektor, Ellen Allien, Goldie o Head High tocaron sets de una hora o una hora y media, enloqueciendo a las casi cien personas que asistieron y que estaban haciendo lo mismo por cuenta propia, gracias a la barra libre que hubo en el Boiler Room hasta pasada la media noche.

El evento, al cual se asistía por inscripción y posterior selección, duró hasta que salió el sol del sábado, cerca de las siete de la mañana. El techno y el dnb fueron los protagonistas de una noche que pretendía, en medio del vórtice nocturno que es Berlín, hacernos sentir como en una película de Trainspotting.

En imágenes les dejamos algo de lo que fue esta jornada de baile. Todas las fotos fueron tomadas por Antonio Castello.

Goldie en uno de los puntos álgidos de su set.

La gente en pleno baile.

Boiler Room.

El MC presentando a dos artistas que no necesitan presentación: Modeselektor.

El dúo alemán en lo suyo.

El bailoteo imperó en la pista de baile esa noche.

Ellen Allien, a quien pudimos ver el año pasado en nuestro país, presentándose como uno de los actos finales del Boiler Room.