"Seducir a una mujer es como preparar un caballo": Edilberto Barreto

VICE se sentó a hablar con Don Beto Barreto, fundador del Movimiento Machista Colombiano. Acá nos da sus principales opiniones sobre mujeres, género y lucha machista de derechos. A pesar de parecer una caricatura, ¿cuántos pueden ser como él?

|
08 marzo 2016, 4:00pm

Fotos por: Andrés Gómez.


El hombre con el que me siento en una caballeriza a pocos minutos del centro de Yopal se hizo famoso por un video que el diario El Espectador publicó hace un tiempo en su portal de Internet.

Lo que parecía un chiste digno de Actualidad Panamericana tomó proporciones reales y el señor Edilberto Barreto, más conocido en el Casanare como Don Beto Barreto, se lanzó a las elecciones del Congreso de la República en 2013 (por suerte, no ganó un escaño). Su movimiento, dice él, surgió de una necesidad sentida: "los homosexuales tienen representación, las mujeres tiene representación, hasta piden el 30% de los escaños sepan o no sepan nada. En el Congreso no hay un solo hombre, porque los tienen todos amaricados, nadie defiende los derechos del hombre. El Estado colombiano protege a la mujer embarazada y castiga al que la embarazó. Hay rubros pa la madre soltera, campesina, citadina, cabeza de hogar. Y los que somos cabeza de varios hogares no tenemos protección".

Seis de sus hijos han vivido con él. Sus mujeres lo tienen que entender y respetar. Él las va llamando y se turnan, de semana en semana, "según se vayan portando". Contrario a lo que uno imagina, asegura que las mujeres le tienen cariño, y que su autoridad nada tiene que ver con el miedo. Está "mamado" de que le pregunten si no tiene mamá. "Mi mamá alcanzó a estar viva cuando fundé el MMC y fue partidaria. Hasta la entrevistaron una vez desde Miami y él dice que ella dijo: 'Él es muy bueno, solo que las quiere mucho a todas'".


Mientras comienza la entrevista, y Don Beto cuenta cómo una señora de Barranquilla le dedicó a medianoche la canción "Rata de dos patas", otra mujer bastante más joven que él, y con varias y notables cirugías plásticas, se acerca y le dice: "Papi, ya terminamos de almorzar ¿me das permiso de ir al club?" No. No es una de sus hijas, es una de sus mujeres. "¿Cuál?", le pregunto. "Si nombro una en particular se me arma, porque aquí viene una cada ocho días. Cuando uno es buen polvo, aquí lo buscan y el mismo que lo mete a uno en problemas [se señala el pene] es el que lo saca".

La ya olvidada controversia ahora nada tiene que ver con su miembro, sino con la violencia femenina que Don Beto ha promovido, según el senador del Polo Democrático Iván Cepeda.

Así comienza esta entrevista, en medio del bullicio de la música llanera que suena a todo volumen en la caballeriza del lugar de eventos que Don Beto quiere dejarles a sus catorce hijos para que se sostengan solitos. De los catorce, los primeros diez fueron hombres. "Es que los hombres, como los toros, los primeros son machos. Ya cuando le echa uno agua al masato se raja el material y salen puras mujeres."

De este calibre es este tipo.

VICE: ¿Cuántas mujeres ha tenido usted?

Edilberto Barreto: No sé exactamente, porque no todas han sido mujeres como tal. Pero no quisiera discriminar a ninguna.

¿Y con todas tiene hijos?

A ninguna mujer le he sacado más de dos crías, como máximo dos.

¿Cuántos hijos son?
Como catorce, pero sin saberse... si no son de uno, son de los amigos, porque los enemigos no van a la casa, entonces les doy tratamiento de hijos.

¿Y todos lo llaman papá y usted responde por ellos?

Con los que se puede, porque algunos tienen unas mamás que no tienen dignidad. Una abogada de familia muy prestigiosa a la que le saqué una cría a los treinta y cinco años, de puro verraco yo, y luego me demanda por alimentos, una mujer que tiene seiscientas reses, casa, apartamento, con una renta del carajo ¡y yo jodido manteniéndola!

¿Por qué dice sacarle una cría, como si la mujer fuera un animalito, ¿acaso la mujer no es pensante?

Sí, pero no tanto. Y eso no es ninguna ofensa, es como decir que a una vaquita que uno quiere le sacó una cría. ¿Usted cree que yo permito que me maltraten una vaca? Nooo...

Usted quiere a las mujeres como a las vacas, entonces...

No, no tanto.

¿Ha estado enamorado alguna vez de una mujer?

De todas, de la del momento, hasta que se portan mal.

¿Y qué es portarse mal?

Celar y no aceptar la condición del macho de estar hecho pa varias hembras...

¿Y si la hembra se mete con más de un macho?

Eso sí ya es una puta.

La naturaleza solo aplica para un lado...

Mire, yo tengo aquí cincuenta novillas y les tengo un toro no más; el patio de las gallinas está lleno de gallinas y les tengo dos gallos, y nunca ve uno una escena de celos.


Y si el problema son las demandas de alimentos, ¿no ha pensado en hacerse la vasectomía y listo?

Pero, por Dios, ¡hasta dónde están llegando, que ahora dejan que el hombre haga esas vainas! Nooo, Dios creador, el hombre, procreador. Que se cuiden las mujeres, que tengan conciencia. Harto que se distrae uno tramando a una mujer... ¿pa además estar pendiente de si está ovulando? Ella tiene que poner de su parte porque uno tiene toda la atención es en tramarla.

¿Cómo es eso de tramar a una mujer?

Seducir a una mujer es como preparar a un caballo para montarlo. Tengo una hojita literaria que se llama De caballos y de mujeres... Ahí digo que uno tiene que acercar el caballo y hacerle saber que uno lo va a montar, que uno es el que manda, que uno es el que va a estar encima. Los caballos y las mujeres entienden. Mientras el caballo mueve las orejas, la mujer cambia la pupila, se le agranda, se le achica, y cuando uno la ve medio confundida no debe perder el impulso, sino seguir avanzando. Eso sí: nunca hablar de nada importante, siempre decirle pendejadas, así sean profesionales. Se va a poner uno a hablales del problema social, de cómo está la economía, ¿pa qué? Si no entienden...

Desde que fundó el movimiento, ¿no hay muchas mujeres en contra suyo?
No, mi problema son los hombres. Por envidia. Las mujeres aquí en Yopal me protegen, están pendientes, y ¡ay donde alguna me falte al respeto! ...porque ahí sí tiene problemas porque esas dieciséis a las que les saqué cría me defienden. Y si uno tiene fama de ser el mejor polvo del Llano y ellas pasan la voz, pues...

¿Cómo empezó el movimiento?

Nos obligó las circunstancias (sic) a organizarnos. Es que hace mucho no se legisla para el hombre. Se legisla a favor de las negritudes, de los homosexuales y de las mujeres.

¿Y qué ha logrado el MMC?
Yo me lancé al Senado para reformar las leyes y acabar con el adulterio para los hombres, que debe ser una figura única y exclusivamente para las mujeres; acabar con la figura del acoso sexual, que no es más que la iniciativa de conquista masculina. Es que ya al hombre le da miedo tocar o coger a una mujer... Antes, una mujer cuando le gustaba a uno, a las buenas o a las malas la coronaba uno.

¿Así la mujer no quiera?

Si no quiere, ya después de que quiso, le tocó y eso se guardaba entre ella y el hombre.

¿Las violaciones no existen?

Las mujeres consienten, eso es lógico. ¿Usted cree que uno puede violar a una mujer si ella no quiere?

Entre varios y con violencia...

Si acaso. Pero uno solo, como la vez pasada con esa mujer loca en una noche de tragos y un juez le da la razón que porque estaba tomada y no era consciente... ¡Si las mujeres se toma sus tragos es precisamente para aturdirsen (sic) y aceptar que el hombre la seduzca!

¿Y el acoso sexual tampoco existe?

No debe existir, porque eso es cohibir al hombre. ¿Cuántos no se han vuelto maricas por eso, porque todos los comportamientos normales del hombre están siendo tipificados en el código penal? Seducir a una mujer o pretenderla ya es acoso sexual.

Usted tiene hijas adolescentes, ¿qué haría si una queda preñada y el tipo no responde, como usted?

Mi hijas son bonitas e inteligentes. Ellas no le tienen miedo al machismo, lo retan. Y el que se meta con una hija mía es mejor que lo haga bien.

¿Cuando dice machismo, a qué se refiere?

Es que están confundiendo el machismo con 'guachismo'. El machista es el hombre al que le gustan las mujeres, el hombre galante y elegante. Yo lo doy todo cuando se trata de seducir a una mujer. Se me pela la billetera con tal de conseguirme a la que me gusta.

¿Y por qué decidió utilizar esa palabra "machista" para bautizar su movimiento?

Porque somos machos. Hombres hay muchos, pero no machos que nos sigan gustando las mujeres. Acá incluso me quieren hacer un homenaje porque gracias a mí mantenemos esta región como la tierra de los machos. Porque ahora son todos homosexuales, es una vergüenza. Eso es pervertido...

¿Y estar con dos mujeres sí le gusta?
¿Qué tiene? Mejor que una mujer sola, dos mujeres...

¿Qué piensa del feminismo?

Está bien, y nosotros lo apoyamos, tuvo su razón de ser, por eso tenemos los mismos derechos que ellas. La mujer puede trabajar, ojalá en la casa, pa que uno no necesite sirvienta, sino que ella sea la que haga de todo. Y si van a proporcionar pa la casa, pues que salgan.

¿Qué opinión le merece la investigación que le abrió el senador Iván Cepeda por incentivar la violencia contra las mujeres en la región?

Dizque me demandó porque Pirry me metió en un cuento de un tipo que se le fue la mujer desde el tercer piso pa abajo ¡y entonces Pirry a decir que mi movimiento incentiva la violencia contra la mujer! Yo nunca he incitado a la violencia contra la mujer. Hay que educarlas, sí, pero reprendiéndolas...

¿Usted nunca le ha pegado a una mujer?

No, jamás. Yo sí las reprendo y les doy consejos. Por ejemplo esta vaina aquí [Don Beto se pega con la palma de la mano en la oreja] a un caballo, educa mucho y a una mujer, también. Inicialmente duran atontadas en su estado natural unos tres días y les zumba el oído, pero educa. Con suavidad, no tan duro... Con una sola vez que le pegue uno a un caballo así, el caballo nunca lo irrespeta. A las mujeres a veces toca repetirles la dosis, pero aprenden.

Más VICE
Canales de VICE