Cultura

Probé perfumes con feromonas para verme más atractiva

Probé "Instinto Sexual", "Atraxxion" y "Pega pega", y le pregunté a una experta si funciona ese rollo de las feromonas.

por Tania Tapia Jáuregui
22 Marzo 2016, 3:01pm

Todas las fotos por Santiago Mesa.

Aunque lo popular es creer que todo entra por los ojos, hay muchos que defienden la teoría de que mucho lo hace por la nariz: lugares, comida, parejas. Las primeras dos pueden ser obvias. La tercera no tanto pero la cantidad de perfumes y jabones que se encuentran para lograr atraer a alguien del sexo opuesto demuestra que la idea de que se puede levantar a punta de olor es bastante popular.

"Amansa guapos", "Pega Pega", "Ven a mí" y "Miel de amor" son los productos favoritos de los veraneados que, en medio de su desespero, resultan acudiendo a las soluciones que ofrecen las tiendas esotéricas. Para mayor efectividad y mayor economía se puede comprar el paquete de fragancia, rezo y vela, que no sólo le garantiza que atraiga, también le garantiza que el que llega se queda. El famoso "Atraemos y amarramos".

Pero en medio de tanto nombre poco confiable y de tanto rezo anunciado en luces de neón, ¿sí sirven? ¿qué es lo que contienen estas sustancias que le resuelve el problema a los que ya se habían dado por vencidos? ¿Existe algún perfume o menjurje que pueda hacer que uno se vea más bueno?

Para responder estas preguntas me fui a la Plaza de las Hierbas en Paloquemao, Bogotá, donde se distribuyen muchos de los lugares que venden los perfumes para el amor. Allá, al lado de los tomates, las papas y el aloe vera, un par de locales venden todo tipo de remedios para tratar los males que aquejan al ser humano contemporáneo: dolores, salud, higiene, plata, adicciones, autoestima, sexo, etcétera. Y la sección de fragancias dedicadas exclusivamente a las relaciones de pareja es abundante.

Llegué un miércoles a la una de la tarde, hora en que ya toda la plaza está muerta y lo único que sigue abierto son un par de estas tiendas esotéricas. Me fui a la primera, dispuesta a comprar la fragancia más popular, preguntar cuál era su secreto y comprobar si era efectiva o no. El vendedor me ofreció varias, todas a 1.100 pesos, excepto la "Miel de amor", que costaba 5.000.

–– ¿Y qué es lo que tiene esto que hace que la gente se sienta atraída hacia uno? –– Nada. Eso es sólo fragancia.
–– ¿Cómo así?
–– Nosotros las fabricamos a partir de unos extractos de aroma que conseguimos. Y ya, hacemos las fragancias.
–– ¿Y entonces? ¿Cuál es el cuento?
–– La gente los compra y los reza. Eso ya depende es de lo que crea la gente. Pero yo sí soy sincero. Una vez una chica llegó a pedirme algo que la ayudara a levantar, y yo le dije: ¿y es que tú no te crees lo suficiente para levantar por ti misma? Ahí empezamos mal: no había forma de creer que algo iba a servir si el que lo vendía no creía que servía. Al final, decidí comprarle de todas formas el "Pega pega", una sustancia amarillosa que olía a perfume barato con jabón y que tenía en la etiqueta un pegaso extasiado. Quien sabe, de pronto a punta de fe podía servir. Sin embargo, la idea era encontrar algo que sirviera sin necesidad de rezos ni velas ni autoconvencimientos.

En otra de las tiendas encontré la respuesta: perfume con feromonas. Su uso era más fácil: sólo había que aplicarlo en las muñecas y detrás de las orejas. La parte de las feromonas hacía el resto del trabajo. Sin rezos, ni velas, ni fe. Lo compré, pero el tarro no decía qué ingredientes tenía, más allá de asegurar que contenía feromonas. Además, su intenso color fucsia, sumado al hecho de que los fabricantes eran los dueños de la tienda, me hacía sospechar de la efectividad de la fragancia "Instinto Sexual". Así que después de salir de Paloquemao decidí pasar por una tienda de perfumes y de esencias que vendía unas ampolletas de feromonas llamadas "Atraxxion", cuyo contenido podía aplicarse directamente, pero con moderación, o debía diluirse en una onza de perfume.

Dispuesta a comprobar si servían o no, me eché un poco del "Instinto Sexual", que por el momento era el más fácil de abrir y aplicar. Olía muy fuerte, como a perfume genérico (nunca he sido muy buena apreciando perfumes) y el chorro fucsia que salió disparado cuando intenté echarme un poco en una de las muñecas me alcanzó para la otra muñeca y las dos orejas. Antes de sentir la lluvia de miradas y piropos, sentí ganas de vomitar por el olor penetrante a "pachulí" que no se me quitaba de encima. Además de eso no sentí nada más, sólo recibí un par de miradas que seguramente noté por estar vigilando como paranoica si alguien me estaba mirando o no.

Por ahora no sentía nada distinto, pero la pregunta de si los perfumes y las famosas feromonas cumplían su función o no seguía en pie. Entonces, equipada con mis tres tarros, me fui al consultorio de Sandra Correa, una especialista en evaluación y diagnóstico neuropsicológico con experiencia en estimulación cognitiva.

Después de verlos, olerlos y decir que olían maluco, Sandra dijo: "No. No sirven". La razón, me explicó ella, la tiene la evolución: hay una zona baja del cerebro, donde está la médula y el cerebelo, en la que se regulan las funciones que nos mantienen vivos, como la respiración y el ritmo cardiaco. En esa zona también se regula y se interpreta el olfato. Esta parte del cerebro, me dijo Sandra, la tienen los humanos y los seres vivos más básicos, y es la parte que primero se desarrolla. Los cerebros de los insectos sólo llegan hasta esas estructuras básicas, pero en el caso del ser humano, el cerebro se desarrolló mucho más, y toda la parte que creció por encima del cerebelo desarrolló las habilidades más complejas que nos hacen humanos: la memoria, el raciocinio, la empatía y la conquista.

Como resultado de esto, me explicó Sandra, el olfato en los insectos está muy desarrollado, pues sus cerebros sólo tienen estas estructuras básicas que limitan sus interacciones y sus ciclos de vida a cosas como el olfato y la comunicación a través de feromonas. "Pero el cerebro de los seres humanos es distinto, hemos desarrollado otras habilidades, y el olfato no es una que esté muy desarrollada. Entonces decir que por medio de un olor otra persona se va a sentir atraída hacia nosotras no tiene mucho sentido", me dijo Sandra.

Aún así, sí hay factores químicos que pueden hacer que una persona se vuelva más atractiva, pero son factores regulados por el cuerpo y que hasta ahora, según me dijo, no se han podido potenciar con una ayuda extra. "Los hombres y las mujeres tienen un ciclo hormonal que en ciertos periodos pueden hacer que se vean más atractivos. Cuando las mujeres ovulamos hay cambios físicos: las mejillas se ponen más coloradas, la piel se pone más tersa y el pelo brilla más, y eso atrae. Pero no hay una sustancia externa que pueda provocar estas cosas".

La conclusión parecía ser que ni el "Pega pega" ni el "Instinto sexual" ni el "Atraxxion" sirven. Pero no, según Sandra sí sirven. Y es gracias a la misma complejidad cerebral que hace que nuestro olfato no sea tan bueno como el de los perros.

"Si uno se aplica este cacharro se mentaliza a que uno levanta porque se aplicó las feromonas, y entonces se desata todo un conjunto de conductas que hacen que uno sea más atractivo". Eso quiere decir que cuando usted se echa el "Instinto sexual", ese día se pone su mejor pinta, de pronto se maquilla, se peina etc. y eso hace que resulte viéndose más atractivo.

Y aunque yo no tuve tiempo de ponerme mi mejor pinta ni de peinarme, de algún modo el "Instinto Sexual" sí terminó funcionando. Después de que me llevaran por la oficina preguntando si me veía más atractiva o no para poder escribirlo en este artículo, muchos terminaron fijándose en otras cosas: me había cortado el pelo, me había puesto un nuevo piercing. Más tarde ese día, varias personas terminaron diciéndome que si me habían visto más guapa ese día. Probablemente tuvo que ver con la forma en que la pregunta condicionaba a hacerme ver mejor. Qué importa, igual funcionó.

El cerebro tiene trucos para todo.

***

Tania se quedó con tres tarros de perfumes que no piensa volver a usar. Si te interesan la puedes contactar en su cuenta de Twitter.

Tagged:
sexo
belleza
perfumes
amor
Vice Blog
relaciones sexuales
atractivo
feromonas
rezos
relaciones afectivas
atraer
jabones
remedios populares