Furia travesti

Vienen por nosotros

Es momento de demostrar que el cariño por nosotros mismos y por quienes amamos es más fuerte que cualquier otra cosa.
23 Noviembre 2017, 11:24pm
Foto: SMADC | Vía Wikimedia Commons.


Alteración: VICE Colombia.

Vienen por nosotros.

Vienen a quitarnos todo lo que hemos logrado. Se escuchan los gritos y el llanto de los vecinos que son como nosotros cuando les quitan su dignidad. Escuchamos los resoplidos de la bestia enfurecida. Como hemos logrado quitarnos varias cadenas, nuestros opresores se sienten desautorizados. Vienen a demostrarnos con violencia que ellos son los que mandan. Vienen a cobrarnos la libertad por la que hemos luchado durante años.

En Chechenia, varios medios de comunicación denunciaron la existencia de campos de concentración y “purgas” contra homosexuales. En Brazil, atacaron a Judith Butler, una feminista súper conocida. La idea de una mujer inteligente que les cuestionara sus privilegios les pareció insoportable.

En agosto de 2016 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos felicitó a Bolivia por sancionar una Ley de Identidad de Género, expedida en mayo del mismo año, que garantizaba que las personas trans podían cambiar su nombre, el dato de sexo e imagen en sus documentos de identidad. Esa misma ley decía que dichos cambios permitían a las personas trans “ejercer todos los derechos fundamentales, políticos, laborales, civiles, económicos y sociales, así como las obligaciones inherentes a la identidad de género asumida” (parágrafo II del artículo 11). Es decir, que si una persona cambiaba de sexo masculino a femenino en sus documentos de identidad, eso implicaba que asumía todos los derechos y obligaciones que las personas de sexo femenino tenían legalmente.

Sin embargo, el Tribunal Constitucional Plurinacional declaró inconstitucional esa parte de la ley. La sentencia tendrá impacto sobre todos los derechos de las personas trans, pero la afectación más evidente en el momento es que las personas trans no podrán casarse ni adoptar. En otras palabras, las personas trans en Bolivia aún pueden cambiar su nombre, sexo y foto en sus documentos de identidad pero tendrán menos derechos y obligaciones que el resto de ciudadanos: Bolivia oficializó, vía judicial, la ciudadanía de segunda categoría de las personas trans. La decisión provocó una serie de protestas del movimiento de personas LGBT (Lesbianas, Gay, Bisexuales y Trans) en el país, incluyendo una huelga de hambre. Se solicitó una aclaración de la sentencia y el tribunal aclaró la sentencia, reiterando su posición.


Lea también:


La Coalición de Organizaciones LGBTTTI de Latinoámerica y el Caribe, compuesta por 52 organizaciones de 26 países, dijo en un comunicado de prensa que Bolivia estaba incumpliendo varias de sus obligaciones internacionales con esta sentencia: “es insostenible que, por un lado, se declare la "constitucionalidad pura y simple" de los artículos de la ley que se refieren a los "cambios en los datos de sexo" y, por otro lado, los derechos civiles, políticos, económicos y sociales les sean negados a las personas trans… esta decisión trata a las personas como ciudadanas de segunda categoría, sin poder ejercer los mismos derechos que el resto de los bolivianos los ciudadanos”, afirmaron. Adicionalmente, expresaron su profunda preocupación y solicitaron al Tribunal Constitucional Plurinacional que rectificaran su decisión y revirtieran su decisión.

Asimismo, el 19 de noviembre en una carta leída al final de la Conferencia Regional de ILGALAC 2017 en Guatemala (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe), se manifestó la grave intranquilidad que generan los retrocesos que se están viviendo en países que estaban llevando la delantera en la protección de los derechos humanos de las personas LGBTI en la región: se han borrado las expresiones “orientación sexual e identidad de género” de documentos oficiales en Brazil, en México varios grupos se han organizado contra los derechos de las mujeres y de las personas LGBTI y problemas de implementación de avances legales en Argentina (el gobierno de Macri quiere que los derechos de las personas trans no trascienda del papel donde están escritos).

Frente a la sentencia de Bolivia, la conferencia aseguró que era “un retroceso histórico en el reconocimiento de los derechos humanos para el país, la región y el mundo”. “Instamos a revertir esta decisión pues la función del Estado debe ser la de garantizar los derechos y no restringirlos” manifestaron.

Por otro lado la Organización Trébol, la primera red trans de Bolivia, publicó por las redes sociales de una red integrada por personas trans con sede en 16 países de Latinoamérica y el Caribe (REDLACTRANS), un comunicado donde afirman que la sentencia deshumaniza a las personas trans con base en estereotipos machistas, culturales y religiosos. También la califican como una declaratoria de “muerte civil a una población boliviana mediante la tiranía y la opresión”. Agregan que “en ningún lugar de la CPE (Constitución Política de Estado) dice que es necesario verificar de forma cromosómica, hormonal y/o observación visual si se es hombre o mujer al presentar su cédula de identidad, es un ciudadano bolivariano con los mismos derechos”.

Es hora de reunirnos y planear nuestra defensa. No podemos retroceder ni un sólo paso porque que cada uno de ellos ha valido la vida y el esfuerzo de muchos revolucionarios, a quienes les debemos nuestras mejores condiciones de existencia. Tenemos que estar a la altura. Toda nuestra comodidad la estamos dando por sentado, pero este baldado de agua fría que nos tiran desde Bolivia es un recordatorio con alarmas de urgencia de que todo lo que hemos logrado está en peligro.

Este es un llamado a moverse. Discutan, actúen, abrácense, fúmense un porro y hablen de política, bailen para recordar que estamos vivos. Salgan a las calles a protestar con batucadas y pinturas en la cara. Démonos cuenta que no estamos solos y que juntos somos poderosos.

Es momento de demostrar que el cariño por nosotros mismos y por quienes amamos es más fuerte que cualquier otra cosa. Que los maricas alisten las plumas, que las areperas afilen las baquetas para las batucadas, que los bisexuales se hagan visibles y que las trans muestren las tetas utilizando su cuerpo como herramienta política: acá estamos y de acá no nos movemos.

Todavía no es demasiado tarde.


Más "Furia Travesti" por aquí