Galería fotográfica

La época en que el vinilo era un gancho publicitario en Colombia

IMÁGENES// Conocemos muchas técnicas publicitarias, pero pocas son como de la que Wilson Díaz nos habla.

por Hanna Quevedo
05 Junio 2017, 3:08pm

Este artículo fue publicado originalmente en Creators, nuestra plataforma de arte, diseño y tecnología.

Wilson Díaz, un colombiano nacido en 1963, se acerca al contexto histórico, socio-político y económico de su país a través de una serie de objetos encontrados e imágenes rescatadas que hablan de algo que en pocos lugares ha pasado –o quizás en ninguno– utilizar discos de vinilo como herramienta de marketing.

Uno de los principales intereses en la obra de Díaz es explorar los orígenes de los conflictos y la corrupción de su país y saber más sobre las representaciones más cotidianas de la violencia.

Así, y basándose en la incesable lluvia de propaganda a la que se sometió Colombia, sobre todo -aunque no exclusivamente- Cali. Díaz nos presenta en el Museo Tamayo una colección de vinilos en 33, 45 y 78 revoluciones que han sido recopilados bajo el título Químera.

Díaz recopila en Químera estos discos que hablan, mayoritariamente, de la historia de Cali, pero que fueron producidos en Medellín. Esta colección personal que se nos presenta junto a algunas pinturas camufladas que el autor incluye y que, en consecuencia a su parecido a los formatos de los vinilos, se pierden entre tanto disco, es un ejercicio performático que nos hace entender de manera sencilla y muy gráfica los géneros elegidos por los políticos colombianos de la época, tanto liberales como conservadores, para sus campañas políticas desde finales de 1950 hasta finales del siglo XX. Esto nos hace reflexionar, también, sobre la enorme carga política que ya tenían de por sí las rumbas, el vallenato, las cumbias, la música romántica o el rock en español.

Díaz comienza con su colección en 2008 porque busca indagar en el tratamiento de imágenes que circulan incesantemente y objetos que, bajo su punto de vista, tienen un impacto directo en los procesos históricos de Colombia. Los discos de la exposición fueron producidos desde 1960 hasta mediados de los noventa. Pensando en los distintos flujos de imágenes a los que estamos expuestos continuamente en los espacios públicos, también Díaz ubicó algunas pinturas alrededor del museo, inspiradas en los diseños de algunos vinilos cuyos formatos parecen estar basados en señalizaciones urbanas de carácter popular.

Los partidos políticos utilizaban los vinilos como un medio para acercarse a los colombianos, ya que la producción de discos era muy barata. También las empresas (productores de café, abonos para el campo, petroleras, aceites, bebidas alcohólicas, lubricantes, metaleras, radios, selecciones de fútbol…) elegían ciertas música o contrataban bandas concretas para que, a través de sus ritmos y, sobre todo, con sus letras, hablaran de sus productos.

A continuación, te presentamos una selección de las portadas que más nos gustaron. Te aconsejamos que para verlas todas, vayas a visitar el Museo Tamayo antes del 13 de Agosto.