Cómo mantenerte sano y sobrio cuando tu trabajo es ir de fiesta

Desarrollar hábitos saludables es crucial para progresar en esta escena.

por Michael Easter; traducido por Daniela Silva
|
jul. 24 2017, 10:57pm

Foto vía Getty Images

Este artículo se publicó originalmente en Tonic

Hace poco Steve Aoki viajó 16,427 millas, visitó tres continentes, dio cuatro shows y le lanzó 60 pásteles a la gente entre la multitud, todo eso en un periodo de 36 horas y habiendo solo dormido 6. Así es un fin de semana común para el DJ de 39 años, a quien el libro Guinness de Récords Mundiales galardonó en 2014 como el músico que más viajó en el mundo.

A pesar de esa agenda, Aoki es un ejemplo de salud en una industria que se conoce por no parar de estar de gira, de desvelarse, y de excederse, y esto se lo puede agradecer a los hábitos saludables que ha desarrollado durante todas esas millas recorridas, la mayoría de los cuales empiezan desde el aeropuerto.

Comer de manera saludable en el aeropuerto es una tarea difícil porque te enfrentas a un menú que no es familiar y necesitas decidir rápido porque tu avión sale en tres minutos. En lugar de perder tiempo tratando de descifrar qué alimentos son saludables, Aoki dice que él se ha puesto reglas para saber cuáles son los que no son saludables. "No como alimentos fritos o procesados, ni cerdo, ni carne de res", dice. Eso permite que nutra su cuerpo con elementos nutritivos como carnes con menos grasa como pollo o pescado, carbohidratos crudos y verduras.

No es el enfoque perfecto, pero funciona un poco. Por ejemplo, en la comida china del aeropuerto, Aoki ordena algo como arroz sencillo con verduras salteadas y pollo teriyaki. En las tienditas compra ensalada con pollo asado.

Después llega la hora de abordar. "Para mí, los vuelos son mi tiempo para relajarme y cargarme de energía", dice. Cuando ya está en el avión, abre el aire acondicionado, se pone una sudadera, un antifaz para dormir, y sus audífonos a prueba de ruido. Se dedica a meditar durante 10 minutos – según los estudios de la revista JAMA Internal Medicine esto puede ayudar a reducir la ansiedad y mejorar la calidad del sueño– y después se acuesta sobre la almohada que lleva a todos lados. "No podría sobrevivir sin hacer esto", dice.

Es un enfoque inteligente, dice Chris Winter, autor de The Sleep Solution. Las tres cosas principales que impiden que la gente se duerma, dice Winter, son la luz, el sonido y la sensación de calor.

Al momento de aterrizar, Aoki se despierta, prende su teléfono y se dirige a su primera parada: un gimnasio. "Lo primero que hago es hacer ejercicio, sino después no encuentro tiempo para hacerlo", dice. La ciudad muchas veces determina cuánto ejercicio puedes hacer. En Miami, por ejemplo, boxea con un amigo que tiene ahí, y en Milwaukee entrena en un gimnasio CrossFit. "El CrossFit es algo que puedo hacer porque está en todas partes y haces ejercicio con un grupo", dice. "Necesito gente que me incite a hacer más ejercicio". Después de la sesión de sudor, hace una parada en el hotel, pero sólo para bañarse. Luego camina por la ciudad, come y se prepara el show. "Uso los hoteles para dormir y bañarme", dice.


Lea también:


Sin importar si Aoki y su equipo tienen tiempo y espacio para hacer ejercicio o no, siempre se motivan con algo a lo que llaman "campamento de entrenamiento Aoki". Eso los impulsa a hacer mini-entrenamientos durante el día. Un día a Aoki le podrían poner como meta dar 10.000 pasos, 100 lagartijas, 50 sentadillas, y tres minutos de planchas, mientras que a otro miembro del equipo que tenga menor condición física lo podrían obligar a hacer la mitad de eso. Ese tipo de actividad rápida, intermitente, de intensidad moderada puede ser suficiente para mantener tu peso bajo control, de acuerdo con la revista Obesity. Sólo tienes que hacerlo de manera constante, por eso Aoki y su equipo tienen el lema: "Si no logras tu meta diaria te toca un castigo", dice. "Y ese castigo es dinero que saldrá de sus bolsillos para donar a la caridad".

El resultado ha sido un impulso tangible. "El tiempo límite del reto es la medianoche", dice. "Hay veces que todos estamos cenando a las 11:00 pm y nos damos cuenta de que nos quedan repeticiones pendientes, así que todo el mundo se para a hacer sus lagartijas o sentadillas en pleno restaurante. ¡No nos importa un carajo!".

En la noche sube al escenario del club, donde todo el mundo disfruta de sus bebidas, excepto Aoki. Hace unos años, descubrió que el consumo de alcohol le estaba quitando la capacidad de conectar con su audiencia. Cambió los cócteles y la champaña previos al show por licuados de proteína listos para beber, agua de coco y té verde sin azúcar. Como resultado, su energía aumentó muchísimo, esto le permitió sentirse menos cansado y al mismo tiempo le permitió poder dar más shows y ampliar su negocio. Eso no es tan sorprendente, ya que el alcohol también puede afectar la calidad y la cantidad de su sueño, según el Instituto Nacional de Salud. Pero si le preguntas a Aoki, hay un beneficio aún más importante cuando se trata de dar shows.

"No beber me ha ayudado a preocuparme menos por mí", dice. "Ahora estoy más en sintonía con la energía de mi público."


Lee también:


Más VICE
Canales de VICE