“Mi hermana era el alma de Gotas de Rap, el grupo se acabó con ella”: Kontent Thug
Todas las fotos cortesía de Kontent Thug
Entrevistas

“Mi hermana era el alma de Gotas de Rap, el grupo se acabó con ella”: Kontent Thug

En memoria de la primera mujer superestrella del rap colombiano, el cofundador de Gotas de Rap descarta que el grupo vuelva a la escena.
27 Julio 2017, 11:28pm

Cuando se repasa la historia del rap colombiano, es inevitable recordar la importancia que tuvo la fiebre del breakdance en barrios populares como Las Cruces en Bogotá a principios de los noventa permitiendo la llegada de esta cultura urbana al país. En Las Cruces se cultivó el talento a partir de las cual surgieron grupos históricos como La Etnnia, pero también la legendaria agrupación Gotas de Rap, cuyo abrupto final fue mermando su legado con el paso de los años.

La vertiginosa carrera de Gotas de Rap fue histórica en todo sentido: su mixtape Contra El Muro (1995) fue la primera grabación de rap lanzada en el país. Un par de años luego, sus integrantes organizaron una famosa 'Opera Rap' que mezclaba hip hop y teatro, con la que estuvieron de gira por media Europa y saborearon el éxito internacional. Poco después, su disco Revolución (1997) se consagró como uno de los más importantes del rap latinoamericano y sus canciones ocupaban un lugar privilegiado en la escena mundial.

Durante los noventa, los versos de Gotas de Rap se propagaron como fuego en los barrios por su tono crítico contra la violencia, intolerancia, limpieza social y el abuso de poder en la época más cruda de la guerra contra el narcotráfico que se libraba tanto en las calles como en el campo. Canciones como 'Militares' o 'Matar para vivir' se convirtieron en himnos, con los que los jóvenes de los barrios marginados empezaron a encontrar en el rap un alivio a todo el malestar social que convulsionaba su país y sus hogares, al mismo tiempo que veían retratada la realidad colombiana en cada uno de sus versos.

En sus fluctuantes alineaciones el protagonismo de Gotas de Rap siempre lo tuvo el carisma y la energía de la primera gran rapera colombiana, Elizabeth 'Melissa' Contento, que se convirtió en un ícono del poder femenino en una escena y un país donde el machismo imperaba. Una movida un tanto revolucionaria, innovadora y a su vez empoderadora. Hace 18 años, en junio de 1999, según informaron algunos medios nacionales, Melissa falleció en un accidente automovilístico junto a su hijo de dos años mientras vacacionaban en Houston, EE. UU. La tragedia marcó un final injusto para la agrupación que se encontraba en la cúspide de su éxito mundial. Posteriormente al suceso, han crecido en varias ocasiones las especulaciones y la añoranza de sus fans de que exista un regreso. La idea nunca se ha materializado.

A 18 años de la desafortunada partida de Melissa, nos sentamos a hablar con su hermano Carlos Gustavo Contento, aka Kontent Thug, cofundador de Gotas de Rap quien nos habló de ella, la importancia de la agrupación para el hip hop nacional y el futuro de la banda.

NOISEY: ¿Cómo fue su vida en Las Cruces y la formación de Gotas de Rap a través del breakdance?

Kontent Thug: Yo a los siete años conocí el breakdance en el barrio, porque estaba inundando el mundo con películas como Beat Street. Hubo un grupo que se organizó en Las Cruces llamado los New Rappers Breakers, pero en ese momento yo era menor de edad y no alcancé a vivir toda esa movida en plenitud, entonces estuve ensayando algún tiempo pero se acabó porque mucha gente lo tomó como moda. Duró como un año, como 'El meneíto' y 'La lambada', y todos los jóvenes que nos habíamos contagiado con la fiebre del hip hop quedamos como en un limbo y decidimos seguir ensayando clandestinamente.

¿Quiénes hacían parte de ese grupo en ese entonces?

Ahí estaban algunos miembros de Gotas de Rap y de La Etnnia, había gente que tenía familia y conocidos en Nueva York y nos mandaban videos de lo que estaba pasando en ese momento: Big Daddy Kane, MC Lyte, Afrika Bambaataa... Ahí no se acabó el rap como se creyó en otras partes de Latinoamérica, comenzamos a investigar y descubrir que era una cultura que se estaba regando en los ghettos en contra del racismo y del abuso policial, entonces empezamos a hacer esas letras en español.
Luego hubo una división de los New Rappers, y con un miembro que se llama Javier aka Javy Tormento fundamos Gotas de Ra. Ahí comenzamos toda esta odisea, a investigar los elementos del hip hop, el graffiti, los MCs, y así empíricamente fuimos haciendo un hip hop colombiano.

¿Cómo se empezó a involucrar Melissa con el grupo? ¿Usted qué pensaba al respecto?

Mi hermana desde niña siempre había estado metida en el cuento del arte. Ella participaba en cosas de teatro y de danzas en el colegio, se veía que le gustaba lo artístico. Nosotros decidimos meter algunas chicas en el grupo e ingresaron como cinco, pero solo a bailar en las coreografías. En el transcurso de lo que sucedía fueron saliendo de una en una y solo quedó Melissa.

Ella decía que quería cantar y que quería escribir en el grupo, pero en ese tiempo el rap era muy machista y como todo en Colombia era así. Yo fui uno de los que votó para que no la dejáramos. No quería que ella estuviera porque el rap era como de la calle. Pero la nena empezó a escribir letras y a salir a hacerlo por su cuenta. En un momento nos mostró una canción que había hecho y quedamos sorprendidos porque la composición tenía mucho sentido, la nena tenía harta visión para hacer eso y se convirtió en una de las primeras mujeres en Bogotá en cantar rap.

Ella se empezó a consolidar tanto que aunque Gotas de Rap tenía fans en toda Colombia y el mundo, me sorprendió que hubiera presentaciones donde sobre todo los niños y las mujeres no coreaban Gotas de Rap sino "¡Melissa! ¡Melissa!". Éramos como ocho personas en ese momento, y la nena que era la que menos espacio tenía ahí fue que se convirtió en nuestro referente ante las multitudes. En todo lado donde llegábamos era "¡Melissa! ¡Gotas de Rap!", ella se ganó su espacio dentro del hip hop latinoamericano.

¿De dónde salió el nombre? Es algo de lo que no se ha hablado tanto.

Como nosotros comenzamos con baile, nos la pasábamos ensayando todos los días. Eran muchas coreografías donde se exigía mucho físicamente, sudábamos y terminábamos agotados y Javy dijo: "Vea, esto sí son gotas de rap". A mí al principio siempre me pareció estúpido el nombre porque el rap lo veía como algo más serio, algo más gangster, de la calle, pero de todos modos así quedó el nombre y se convirtió en una institución. La gente nos empezó a reconocer e incluso todos los grupos del momento comenzaron a llamarse igual, entonces había Magos del Rap, Cantantes del Rap, Lluvia de Rap y todo era así parecido.

¿Cómo se les ocurrió plasmar su música en una obra de teatro tan exitosa cómo _Opera Rap_**?**

Nosotros éramos un grupo al que le gustaba hacer cosas escénicas, entonces en las presentaciones unos se disfrazaban de policías, nos arrestaban… el afrocolombiano del grupo cantaba contra el racismo y salíamos con cadenas, soltábamos palomas, poníamos fuego. En una presentación llegó Patricia Ariza, actual directora del Teatro La Candelaria, nos vio y le pareció muy teatral nuestra presentación y nos invitó para que hiciéramos una creación colectiva. Se involucraron maestros del teatro como Santiago García, Enrique Buenaventura, Álvaro Rodríguez y todos los duros de La Candelaria nos comenzaron a pulir para actuar y poner una obra en escena.

Foto vía www-traslacoladelarata.com

Duramos un buen tiempo ensayándola y luego la sacamos en la Corporación Colombiana de Teatro (en la Candelaria), eso fue apoteósico: habían dos o tres funciones diarias y afuera siempre era lleno de gente que quería entrar. Incluso Patricia en una entrevista habló de cómo una vez llegó una gente desde Ciudad Bolívar y aunque ya no cabían más personas dijeron que los dejaran entrar o rompían la puerta, ella decía que ojalá todas las muestras de violencia en Colombia fueran por ver una obra de arte.

En cuanto a la obra, cada uno iba haciendo su propio personaje, los protagonistas éramos Melissa y yo. En ese tiempo estaba muy duro lo de la limpieza social y la intolerancia. Mi hermana hacía como de Julieta y yo como un Romeo así del ghetto, de las calles. Teníamos canciones rapeadas, DJs, breakers, todos los elementos del rap. Fuimos a presentarnos a grandes teatros del mundo como el Teatro Odín de Dinamarca que es como el Broadway de EE. UU. Estuvimos en cárceles de máxima seguridad en Alemania con refugiados. A Opera Rap la quiero mucho porque me llevó a recorrer el mundo y conocer escritores, directores, poetas. Fue tremendo, se hicieron más de 1.000 funciones de esa obra y la presentamos en Francia, Inglaterra, Gales, Holanda, Alemania y Dinamarca. ¡Fue algo extraordinario!

¿Cómo transcurrió para usted y su familia el día del accidente de Melissa?

Fue tremendo porque ella había viajado para EE. UU con Geordie, mi sobrino de un año, y estaba embarazada de ocho meses. Ella andaba en Houston y de un momento a otro le vinieron a golpear la ventana a mi mamá en el barrio, ella dice que sintió que algo malo había pasado y que pensaba que me habían matado a mí porque yo era el que estaba metido en líos, en las calles y eso. Pero luego supimos que Melissa se había accidentado.

Fue terrorífico, fue tremenda odisea porque tocó viajar a EE.UU. a repatriarla y hacer una cantidad de vueltas con la embajada. Se demoró muchos días la traída. Yo estaba como dopado men, no me gusta recordar las fechas ni cosas específicas porque a la gente le gusta mucho el amarillismo.
Ya venía nuestro próximo álbum, queríamos empezar a hacer videos, había muchas propuestas de muchas partes y el grupo se había vuelto internacional. Disqueras grandes como PolyGram Records estaban interesadas en nosotros. Pero cuando pasó eso yo decidí retirarme del rap y cada uno tomó su camino y se puso a hacer lo suyo.

¿Ha pensado en organizarle un homenaje?

Sí, ahorita estoy haciendo una canción inédita con unas voces que ella dejó. Entonces montamos la pista y es un featuring que estoy haciendo con ella. También hice una fundación que se llama Melissa Gota de Rap, hasta ahora estamos empezando pero hemos estado colaborando con la fundación IRA Colombia repartiendo regalos para los niños de Altos de Cazucá.

La fundación la hicimos con el fin de continuar el legado de ella, porque siempre estuvo especialmente comprometida con los niños y las mujeres. Y sí he querido hacerle un concierto, algo representativo para conmemorar no la muerte sino más bien la vida de ella y todo lo bueno. Organizar algo así es difícil y menos cuando uno lo hace independientemente. A veces me incomoda que nunca me llamen a ver qué opino sobre esos homenajes a Melissa donde le hacen tributos, canciones y graffitis porque yo soy el que tiene los derechos de ella.

¿Por qué considera que no existe claridad en la historia oficial del grupo?

Lo que sucede es que nosotros en ese tiempo cuando nos venían a entrevistar decíamos 'vaya Melissa, vaya Javy, a esta vaya Kontent', entonces como que se sabe muy poco de Gotas de Rap, solo de los pocos videos que han puesto por ahí mucha gente ve las entrevistas y mal interpreta los roles y omite la historia del grupo.

Para mí personalmente Contra el Muro fue el primer experimento con el cual entramos al mundo musical pero no fue grabado bien, nosotros entramos al juego por la puerta grande con Revolución porque fue con el que empezamos a hacer cosas profesionales y bien hechas. El otro fue un comienzo, y como todo comienzo también es bueno y favorable, pero en lo musical todo el mundo recuerda es a Inspector Fire, a Melissa, a Javy y a mí. Por eso para mí, el legado más importante de la historia de Gotas de Rap es Opera Rap y lo musical pero especialmente en esa etapa.

Melissa y Kontent. Foto archivo personal Kontent Thug.

¿Cómo se organizaba el proceso creativo en Gotas de Rap? ¿Fue igual en ambos discos?

La verdad, cada uno ponía un tema. Por ejemplo escribíamos sobre la Policía, entonces como éramos cinco MCs en ese momento: Inspector Fire, Buenaventura -que es el papá del dancehall en Colombia-, Melissa, Carlos Andrés y yo, que fue cuando grabamos Revolución. Y en el proceso creativo cada uno tenía una idea, cada MC ponía su punto de vista y nos metíamos al estudio a grabar, teníamos un coro que era como un pedazo importante de la letra y se iba armando todo.

¿Qué fue lo que salió mal con el proyecto de 'Colombia Rap Cartel', que buscaba unir a las mejores propuestas de rap del país?

Para mí fue muy frustrante porque en ese tiempo tuvimos la oportunidad de ir a algunas partes de Colombia como Medellín y Cali y nos queríamos enterar de quiénes eran los pioneros de la cultura hip hop en cada ciudad en un Congreso que organizamos de sitio en sitio.

Nos dimos cuenta que había gente que también llevaba mucho tiempo como nosotros y salió la idea de hacer el Colombia Rap Cartel, que era la unión de los grupos más importantes de Bogotá, Medellín, Cali y Buenaventura para hacer algo con impacto nacional. Trabajamos de cerca con unas ONGs que nos habían enviado un dinero para hacer el primer estudio profesional de Colombia y empezar a grabar a los talentos del país.

Pero desafortunadamente, además de los problemas de egos entre artistas y ciudades, la plata de ese proyecto fue robada. Nos tocó llegar de las giras europeas a Colombia sin dinero y sin nada. Habíamos hecho los beats porque teníamos los instrumentos y los equipos, teníamos ya un álbum hecho con el Colombia Rap Cartel y a la final esas pistas se terminaron utilizando para Revolución. Eso fue una de las cosas que me benefició porque antes yo era de los que más cantaba en Colombia Rap Cartel pero quedaron casi todos los beats para mí.

¿Cómo terminaron grabando 'Reina de mi Alma' para la famosa telenovela colombiana "Por Qué Diablos"?

La verdad a todos nosotros nos llamaron para trabajar ahí, pero era una novela que estaba denunciando cosas de los barrios y eso nos estaba trayendo problemas con la gente de la comunidad en Las Cruces, por eso no participé. Melissa y yo somos los únicos miembros de Gotas de Rap que nacimos en el barrio, Javier sí vivió un tiempo ahí pero nació en Medellín.
Yo hice una canción para esa novela pero solo la letra, y la grabó Melissa. Cap y Fire sí hicieron parte de la novela actuando en algunos momentos. Cada uno tenía la disposición de hacer lo que quisiera, pero fue Javi y yo no quisimos estar en esa novela.

Usted había decidido dejar el rap tras el accidente de Melissa ¿cómo terminó involucrándose con el sello 527 de La Etnnia?

Yo había decidido retirarme del rap pero me fui a vivir a Nueva York diez años y así no quisiera allá nació el hip hop y era imposible evitarlo. Me quedé indocumentado allá, me metí en líos y me deportaron. Llegué después de un poco de años a Bogotá y pues ya todo había cambiado, esta ciudad era diferente, pero siempre he tenido una amistad desde niño con Ata de la Etnnia.

Nos escribíamos mientras estábamos allá, "¿dónde estuvo, qué hizo, va a seguir cantando?". Entonces me dijo que tenía unos beats y los escuché; él es de los mejores productores de Latinoamérica, me dijo que si quería cantar y comencé a hacer un álbum con él que se llama Thug Muzik, que es mi primer álbum solista. Hay un sencillo que se llama 'Kronikana' que es la historia de lo que yo pasé como deportado, de los emigrantes en Estados Unidos y eso. Se hizo un video que lo dirigió Kany Pimienta y para mí fue tremendo porque estuvo sonando en MTV y varios canales de música. Ese álbum también estuvo nominado a los premios Shock como mejor álbum de Música Urbana. Es bueno porque nunca habíamos logrado eso con Gotas de Rap, estar en MTV y ese tipo de cosas, y con la ayuda de la Etnnia, ellos sacaron ese disco con el sello 527.


Lee también:


¿Entonces por qué Gotas de Rap organizó otra gira europea en el 2000?

Por lo que ya habíamos estado en Europa ya había canciones de nosotros conocidas como 'Jesús el Cristo', y para mí era tremendo que vinieran chicas griegas a cantarla en español. En esa última gira íbamos Javy, yo y llevamos a un breaker que se llamaba Omar Bam Bam que era de Contacto Rap. Estuvimos los tres en Alemania y en Francia.

Javy Tormento ha dicho que el grupo está oficialmente en pausa hasta que regrese a Colombia. ¿Volveremos a ver a Gotas de Rap algún día?

Yo como fundador del grupo la verdad no quiero volverme a unir con nadie. Para mí Gotas ya murió y lo que se hizo, se hizo. Ahorita tengo mi carrera en solitario y me está yendo bien gracias a Dios, y ahí sí como cuando le preguntaron a Dr. Dre al morir Eazy-E si N.W.A. volvería y él dijo que no, entonces yo digo lo mismo: Gotas de Rap sin Melissa no es Gotas de Rap.

Ya hace muchísimos años esto se dividió y no sé, la gente sigue queriendo que se una pero eso nunca va a pasar, o no de mi parte. Si se unen no los voy a apoyar porque todo nace, crece, se reproduce y muere. Yo sigo dolido por la muerte de Melissa y otros sucesos personales que me distanciaron de los demás.

¿Ha vuelto a saber algo de sus excompañeros en Gotas de Rap?

Pues Inspector Fire desafortunadamente cayó en la drogadicción y está por ahí deambulando en la calle, así como estaba Zebra, de La Etnnia, pero de una peor forma porque la última vez ni me reconoció: no sabía quién era yo cuando me lo encontré en diciembre del año pasado en Cali. Yo estaba con mi mujer, Kimberly, que ahora canta conmigo, lo vimos y casi lloro porque lo vi en un estado lamentable. Le compré algo de comer pero no reaccionó cuando me vio.

Javy sigue en Nueva York y no hablamos hace años, se volvió cristiano. La verdad no estoy muy enterado, ¿sí me entiende? He tratado de mantenerme en lo mío, no quiero saber lo que hacen o no hacen. Respeto las cosas y decisiones de todo el mundo pero yo tengo una visión muy diferente de las cosas. Con Cap que está de productor me hablo de vez en cuando, con Popo hemos tenido una amistad pero como de "hola, hola" pero cada uno tiene sus proyectos.

***
Sigue a Noisey en Facebook.