Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Tech

Así es como se vería el wi-fi si pudiéramos verlo

El artista Nickolai Lamm decidió crear visuales que imaginan el tamaño, forma y color de las señales de wi-fi como si fueran visibles para el ojo humano.

por Meghan Neal
19 Febrero 2014, 11:00pm


Imágenes vía Nickolay Lamm. Pies de foto por Dr. M. Browing Vogel.

El wifi nos rodea, dándonos silenciosa e invisiblemente nuestro acceso al mundo de la información. Pero pocos tenemos idea de lo que es el wifi, y no digamos cómo se vería si pudiéramos verlo.

El artista Nickolai Lamm, un bloguero que trabaja para MyDeals.com, decidió echar algo de luz sobre el tema. Creó visuales que imaginan el tamaño, forma y color de las señales de wifi como si fueran visibles para el ojo humano.

"Siento que al mostrar cómo se vería el wifi si pudiéramos verlo, apreciaríamos la tecnología que usamos a diario", me dijo Lamm en un correo electrónico. "Muchos de nosotros usamos la tecnología sin apreciar la complejidad que hay detrás de su funcionamiento".

Para estimar cómo se vería, Lamm trabajó con M. Browning Vodel, un astrobiólogo y exempleado del Centro Ames, de la NASA. El doctor Vogel describió la ciencia tras la tecnología inalámbrica, y Lamm usó la información para crear las visualizaciones.

El doctor Voguel proveyó los subtítulos para cada ilustración explicando la ciencia de la tecnología wifi. Los subtítulos de la ilustración en la parte superior del artículo describen al campo de energía del wifi, y cómo se transmite una señal. Dice así:

El wifi es un campo de energía que se transmite en ondas. Las ondas tienen cierta altura, cierta distancia entre ellas y viajan a cierta velocidad. La distancia entre las ondas wifi es menor a la de las ondas de radio y mayor a las microondas, lo que da al wifi una frecuencia única que no puede ser interrumpida por otras señales. Las ondas de wifi miden de siete a doce centímetros de cresta a cresta. La cresta se traduce en 1 y la depresión es igual a 0. Las cadenas de unos y de ceros se pueden traducir a letras, números y códigos que construyen páginas web, correos electrónicos y otros contenidos de internet. Las ondas típicas de wi-fi son más largas hacia la derecha y más cortas hacia la  izquierda, asumiendo que la fuente está en algún lugar por el lado derecho de la imagen. Esta imagen muestra una idealización de datos transmitidos a través de una banda que está dividida en diferentes subcanales, que están mostrados en rojo, amarillos, verde y otros colores.

Las visualizaciones de wifi se hacen sobre Washington, DC. Lamm usó datos de un mapa de DC.gov para hacer un aproximado del tamaño y formas de las redes de wi-fi sobre la Explanada Nacional.

Debajo están las imágenes de Lamm, acompañadas de los subtítulos del Dr. Vogel. 

Las ondas de wifi viajan en el espacio como veloces pulsos encriptados u ondas. Una imagen congelada de esos pulsos mostraría que los pulsos están a nueve centímetros uno de otro (como muestran las ondas de colores que viajan por el espacio en la imagen). Los routers del wifi son básicamente antenas que pueden enviar datos por múltiples frecuencias, todas al mismo tiempo. Estas múltiples frecuencias se muestran en azul, verde, amarillo y rojos y se impregnan en el espacio al rededor de la explanada. Los datos de estas frecuencias múltiples rotan en el espacio, como se muestra aquí, pero pueden ser traducidas usando un sistema común de etiquetas entendido por dispositivos inalámbricos.

El wifi ocupa la radiofrecuencia del espectro electromagnético entre las ondas de radio y las microondas (usadas para escuchar un juego, y cocinar tu cena, respectivamente). Esta frecuencia significa que las cajas de wifi y las computadoras pueden enviar y recibir datos como ondas electromagnéticas que tienen entre siete y doce centímetros entre cada pulsión. Estas pulsiones se muestran aquí como esferas multicolor que radian desde una fuente, por el lado derecho de la imagen. Los transmisores de wifi son básicamente antenas equipadas con un protocolo que separa las frecuencias en varios segmentos, referidos como canales. Los datos pueden ser transmitidos por cada canal para que envíe y reciba una mayor cantidad de información en menor tiempo. Aunque el color representa su propio y único segmento del espectro electromagnético, usamos rojo, naranja, amarillo y otros colores para mostrar los canales invisibles de wifi que constituyen toda la señal de wifi. Los campos de wifi son usualmente esféricos (como este aquí) o elípticos y se extienden entre 20 y 30 metros, si asumimos que se trata de los típicos routers de escritorio.

Las antenas de wifi se pueden sujetar a los árboles, edificios, postes de luz y otras estructuras. Un router típico para exteriores puede proyectar su señal 90 metros o más. Los objetos, como los árboles ,pueden obstruir la señal por lo que tiene que ser aumentada por varios routers de wifi colocados en diferentes posiciones. Muchos routers pueden crear un campo que se extienda a través de toda la Explanada Nacional, como se muestra aquí.

Los routers de wifi pegados a los edificios, postes de luz y otros objetos crean un campo circular de datos a su al rededor. Estas antenas tienen una señal omnidireccional que se extiende igualmente en todas direcciones, mostradas como bandas circulares. El wi-fi manda sus frecuencias entre as de radio y las microondas, lo que significa que están separadas como 15 centímetros entre sí, como muestran las bandas de colores circulares.

Lamm, el estudiante de 24 años de Pittsburgh, está enfocado en usar ilustraciones que traigan atención a temas que de otra manera serían ignorados, según su página de internet. Su proyecto combina arte e investigación, y frecuentemente colabora con otros artistas, incluyendo a su madre.

En los últimos meses, sus proyectos han visualizado cómo se vería Barbie si fuera una mujer con proporciones normales, cómo se verá el humano promedio en cien mil años, y cómo se vería Nueva York en otros planetas.

Lamm no es el primer artista cuya curiosidad es atraída por la fuerza invisible del wifi.

Este año, el artista y arquitecto australiano Peter Jellitsch midió las ondas de radio para capturar la actividad de wifi en un departamento de Nueva York por más de 45 días (ya sabes, el patrón de medición se corta y luego regresa con mucha fuerza y luego apenas funciona otra vez). Usó los datos para esculpir un objeto que es una descripción física de la señal de wi-fi.

Unos años antes de eso, un equipo de la Escuela de Arquitectura y Diseño de Oslo visualizó las señales de wi-fi en un pueblo noruego "pintándolas con luz". Crearon una vara con ochenta luces que se prendían de acuerdo con la intensidad de la señal de la red de wi-fi, y filmaron el resultado.

Sin embargo, la representación de Lamm podría ser la más compresiva. Es la primera en incorporar tamaño, forma y color a la imagen, me dijo ."Me sorprendí, el wi-fi no es tan simple como pensé que sería".

Tagged:
wifi
Vice Blog
wifi visible