Publicidad
Television

Nos vimos The Punisher antes de su estreno en Netflix: esto opinamos

RESEÑA | Sangre, sudor y lágrimas. Llegó el asesino más prolijo de Marvel.

por Juan Sudarsky
15 Noviembre 2017, 9:59pm

Captura de pantalla vía Youtube.

Este 17 de noviembre, Netflix lanzará la sexta serie producto de su alianza con Marvel y se trata de The Punisher, un personaje que vimos por primera vez en la segunda temporada de Daredevil. ¿Lo recuerdan?

La historia gira en torno a Frank Castle, un exmilitar, que, tras ver asesinada a toda su familia por un cartel de Tijuana (que incluye a su comandante), se convierte en The Punisher, un —como le dicen— “ejército de un solo hombre”, enfocado en asesinar, torturar, extorsionar o secuestrar sin problema a cualquier persona que él considere. Describirlo como un anti-heroe seria simplificar la cosa. The Punisher aplica su justicia, con todo lo que implica: persecución, juicio y castigo. Él no deja un solo cabo suelto.

El personaje fue creado por Gerry Conway, y John Romita Sr.,el mítico artista de Marvel Comics , en conjunto con Ross Andru. Hizo su debut en Amazing Spiderman # 129, en 1974. Esta no es la primera vez que el personaje se toma la pantalla. Los fanáticos tuvimos la primera película, The Punisher, en 1989 en la que Dolph Lundgren es protagonista, seguida por la de 2004, The Punisher, de nuevo, esta vez con Thomas Jane, y la de 2008 The Punisher: Warzone, con Ray Stevenson.

Cabe aclarar que ninguna es buena. Nunca en el mundo del cine se había logrado encarnar de manera precisa este personaje tan complejo: tan rústico desde el exterior y complejo en el fondo. Nunca hasta que lo vimos caminando por un hospital de Hell's Kitchen —botas, pantalón negro, chaqueta larga, una ametralladora en la mano— en la segunda temporada de una serie de televisión. Ahí hubo reivindicación. En Daredevil, la serie, el personaje de Frank Castle tiene gran protagonismo al principio y, luego, reaparece al final, abriendo la puerta a su propia historia.

***Atención: desde aquí, solo hay spoilers***

La serie que se estrena mañana arranca con Castle asesinado a larga distancia (un tiro de gracia disparado desde El Paso, Texas, hasta Tijuana, México) al último miembro del cartel responsable por la muerte de su familia, y, finalmente, quemando su chaleco adornado por la icónica calavera, dando a entender que The Punisher ha terminado su carrera. Y así lo mantiene por meses.


Lea también:


El resto del arco es el viaje de Castle para retomar sus tareas de The Punisher, sin su emblema, pero esta vez apuntándole a asesinar a los que lo crearon. Si bien cuando lo vimos en Daredevil estaba vengando a su familia, en esta temporada exploramos su pasado oscuro, como parte de un escuadrón de la muerte patrocinado por la CIA, que termina involucrado en el tráfico de heroína desde Afganistán. No entraré en detalles por que seria revelar muchos de los giros de la historia central.

Lo que sí puedo hacer es decirles cuáles son algunos de los personajes más memorables de la temporada. Lo primero: retorna Karen Page, un buen complemento para el justiciero.

Segundo, tenemos a David Lieberman, a.k.a. Micro, el hacker que fingió su muerte para poder revelar secretos oscuros de la CIA, que se convierte en el sidekick —una especie de ayudante— de Frank. La relación entre ellos dos va de odio mutuo a una hermandad envidiable, donde se ve que los dos genuinamente se preocupan el uno por el otro. Algunos de los momentos más humanos y divertidos de la serie ocurren entre estos dos personajes, sobre todo cuando discuten el papel de sus familias, sus esposas y la relación con sus hijos. Micro fue uno de los personajes más permanentes de los cómics, que ahora traen a la pantalla.

Tercero: la agente de la CIA Dinah Madani, quien juega un papel fundamental para la historia, pasando de ser una antagonista de Frank a una aliada, en especifico cuando encuentran sus intereses temporalmente alineados. Su sensualidad empoderada, su maldita verraquera con las armas y su tenacidad por hacer lo correcto son muy bienvenidas en un personaje femenino. No sufre la sexualización forzada que a veces le recae a este tipo de personajes en este tipo de historias.

Por ultimo, está Billy Russo, interpretado magistralmente por Ben Barnes, el mejor amigo de Frank Castle. Sin revelar mucho, debo decir que el arco de este personaje fue de los mas grotescos de la serie. Uno no puede confiar en nadie en la maldita vida.

Algo que sí debo aclarar es que, aunque la serie tiene increíbles secuencias de ultra-violencia (no escatiman en sangre, gore, y balacera) sí cae en momentos de tedio absoluto. Entiendo la validez de mostrar el lado humano del asesino más prolijo del Nueva York de Marvel, pero a ratos eso se pone aburrido. Es difícil saltar de ultra-violencia a discursos que parecen sacados de diván de psiquiatra.

Sin embargo, me parece que la serie sí hace la tarea de ponerle luz a dos temas que poco se discuten: el síndrome de estrés postraumático y la dura vida de los veteranos de guerra.

En resumen, creo que la serie respeta el eje central de un personaje como The Punisher: la venganza y la ultra violencia construida como un ejercicio catártico, estético, casi bello.

Puntaje final:

Si uno está soltero: 8.

Para verlo en pareja: 7.

Estando enguayabado: 9.