Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Sal de mi camino que aquí voy yo

Memoria y ruina: Armero 30 años después

El fotógrafo Luis Cobelo nos trae estas imágenes de Armero, 30 años después de que una mezcla mortífera de piedras, barro y lava ardiente lo sepultaran bajo tierra.

por Luis Cobelo
28 Febrero 2015, 3:00am

Quizá lo recuerdas. O quizá no. Hace 30 años en Colombia, una avalancha de lodo, lava y agua se llevó por delante un pueblo de casi 32 mil personas. En los días previos a la tragedia final, el 13 de noviembre de 1985, una incesante lluvia de ceniza no dejaba ver el sol. El volcán Nevado del Ruiz llevaba varios meses avisando que iba a estallar. El gobierno de Belisario Betancur y las autoridades locales ignoraron las señales del "león dormido". Debieron evacuar la zona, pero cuando se trata de avisos sobre tragedias que no han pasado, nadie cree que las cosas vayan a ser tan malas. Ese día, cerca de la medianoche y sin avisar, el volcán escupió toda su rabia mientras caía un inmenso chaparrón que hizo que el río cercano se desbordara. Una mezcla mortífera de piedras, barro y lava ardiente bajaría sin misericordia por la vertiente de la montaña en dirección a un solo sitio: Armero.

El fotógrafo Luis Cobelo viajó hasta allí para acompañar a algunos sobrevivientes de la tragedia a visitar el camposanto bajo el que reposa su antiguo pueblo y capturó estas imágenes.

Para conocer la historia de los sobrevivientes, lee VOLVER de Luis Cobelo.