Publicidad
Cultura

El santo Hugo Chávez reemplaza a Dios en la oración socialista del Señor

Todos los chavistas recemos juntos, Chávez nuestro que estás en los cielos, en la tierra, en el mar y en nosotros, no nos dejes caer en la tentación del capitalismo y líbranos del mal de la oligarquía, ¡amén!

por Hannah Strange
15 Septiembre 2014, 9:50pm

En vida, Hugo Chávez fue aclamado como el salvador de los pobres de Venezuela. Lugo de su muerte, adquirió proporciones míticas, fue venerado como un santo padre e inclusive, se dice, que le hace regularmente visitas espirituales a su sucesor presidencial. Ahora, de acuerdo con el gobernante del Partido Socialista, él es alguien parecido a Dios.

La ‘’Oración del Señor’’, que cierra un taller del Partido Socialista en Caracas, sustituyó al fallecido líder venezolano por Dios, suplicándole al Chávez celestial que apartara al país de las tentaciones capitalistas.

‘’Chávez nuestro que estás en los cielos, en la tierra, en el mar y en nosotros, los delegados’’, recitaba el lunes un miembro camisa-roja frente al escogido arbitrariamente, presidente Nicolás Maduro.

‘’Santificado sea tu nombre, que tu legado venga a nosotros para que podamos contagiar a la gente de aquí y de otras partes. Danos tu luz para que nos guíe todos los días’’, dijo María Estrella Uribe frente a una imagen de Chávez.

‘’No nos dejes caer en la tentación del capitalismo, y líbranos del mal de la oligarquía, como el delito de contrabando, porque nuestra es la patria, la paz y la vida para siempre. Amén. ¡Viva Chávez!’’, termina la joven para luego aplaudir.

Desde la muerte de Chávez, causada por un cáncer en marzo de 2013, el culto floreciente a la personalidad que rodea al arquitecto de la revolución bolivariana de Venezuela, ha ido a toda marcha. Su imagen y sus palabras prevalecen sobre Caracas en paredes y vallas publicitarias. Chavistas rinden homenaje a su memoria en el actuar diario, y su espíritu se invoca con frecuencia por Maduro, quien afirma conversar regularmente con el difunto revolucionario y que a menudo duerme en su mausoleo.

El comandante, una figura casi omnipresente en la vida venezolana, fue el motor carismático de la Revolución Bolivariana, cautivando seguidores con discursos grandilocuentes sobre los males del imperialismo y con cuentos populares de sus hazañas. Ganó la adoración de millones al canalizar la riqueza petrolera del país en misiones (programas sociales) para mejorar la vida de los empobrecidos.

Chávez era tan esencial, que su pérdida, en momentos en que los problemas económicos, la corrupción y la inseguridad opacaban la popularidad del gobierno, provocó especulaciones sobre si la revolución iba a morir con él. Muchos dudaron si Maduro, el flexible, el ex ministro extranjero de voz suave, podría llenar los zapatos poderosos de Chávez, o mantener la suspensión del proyecto socialista en un país ahora profundamente dividido. La elección provocada por su muerte era lo más cercano desde que Chávez asumió el poder en 1999 y por un momento, parecía que el tiempo de la oposición finalmente había llegado. Pero, unidos en el dolor, los chavistas se reunieron, los llantos de ‘’todos somos Chávez’’ sonaron por las calles de Caracas y, al final, Maduro venció a su rival, Henrique Capriles Radonski, por una estrecha minoría de 1,5 por ciento.


Maduro ha dicho que Chávez se le ha aparecido en forma de pajarito y en varias ocasiones emite un trino para dirigirse a la izquierda durante alocuciones públicas. En octubre de 2013, proclamó que ‘’Chávez está en todas partes’’, mientras reportaba que la cara del ex Presidente se le había aparecido a los trabajadores de una construcción en el metro de Caracas.

Recientemente, Maduro ha intensificado su enfoque en la enseñanza de la ideología socialista, que ya es difundida a través de clases y textos en las escuelas públicas de Venezuela, así como e instituciones de educación superior como la Universidad Bolivariana de Venezuela.

En el taller de esta semana para ‘’el diseño del sistema de formación socialista’’, insistió en que la revolución estaba entrando en una fase ‘’que exige cada vez más de la formación de sus valores’’.

‘’Cuando nos preguntamos qué valores hay que formar y cuando nos preguntamos dónde debemos formar esos valores, solo hay una respuesta: debemos formar en nosotros los valores de Chávez, en la lucha diaria en la calle, crendo, construyendo la revolución, haciendo la revolución’’, dijo a los delegados.

Pero en Venezuela, abundante en centros comerciales y con un amor inherente al consumismo construido sobre sus vastas riquezas de petróleo, no ha sido una tarea fácil. La ideología socialista no tiene la larga historia que sí ha tenido Cuba, el aliado más cercano de Venezuela. El país todavía tiene una élite adinerada que se resiste profundamente a los cambios que se vienen dando y que se refiere al controvertido ex líder como un diablo que se muestra con cara de ángel ante sus seguidores.

‘’Hay una clase media mucho más grande en Venezuela que la que hay en Cuba’’, dijo Larry Birns, director del Consejo de Asuntos Hemisféricos, a VICE News, añadiendo que ‘’en todo caso, Cuba está en mejores condiciones que Venezuela, y por lo general, hay menos sentimientos de represión en Cuba que los que hay en el país bolivariano’’.

Expresó también que habían muchos en el movimiento Bolivariano que fueron motivados por ‘’razones oportunistas’’ en lugar de los verdaderos principios, pero añadió que ‘’hay quienes creen lo que dicen que creen’’.

Birns notó que el chavismo, a lo largo de su historia, hizo uso del simbolismo religioso. Sin embargo, manifestó que: ‘’para muchos en el movimiento, Chávez, o el movimiento de los chavistas hacia una postura religiosa, no se trata tanto de una cuestión de fe, sino una cuestión de estrategia. Por otro lado, hay un gran número de religiosos, integrados, en su mayoría, por los pobres’’.

El fervor pseudo-religoso que rodea la figura de Chávez ha irritado profundamente a la Iglesia Católica Venezolana, que como una institución influyente y frecuentemente crítica de las políticas socialistas, ha tenido durante mucho tiempo una relación irascible con el Gobierno.

Los opisbos del país se han alineado para condenar la inserción de Chávez en ‘’La Oración del Señor’’. Ulises Gutiérrez, arzobispo de Ciudad Bolívar, dijo en Twitter que el acto era ’’blasfemo’’. Los obispos de Caracas expresaron respeto por el cariño que muchos venezolanos le tenían a Chávez, pero dijeron en un comunicado que ‘’el ‘Padre Nuestro’ hace parte de la herencia sagrada de la Iglesia Católica y de todas las iglesias cristianas del mundo entero’’, y que ‘’no es correcto modificarlo, manipularlo o utilizarlo como una herramienta. Los católicos exigen que se respete el ‘Padre Nuestro’’’.

Pero, es poco probable que el culto a Chávez termine pronto. El apego a su legado fue ‘’enormemente importante’’ para los socialistas", dijo Birns. ‘’Su majestad no se ha desvanecido con la media venezolana. Ellos recuerdan que antes de Chávez, los ricos consideraban a los pobres como invisibles, inclusive como basura’’.

A pesar de las dificultades que se viven en Venezuela, los chavistas lograron mantener el apoyo estatal para los pobres que mantendrían el poder, predijo Birns. ‘’Mientras ellos (los pobres) reciban éste, se sentirán agradecidos, porque antes de Chávez no había nada’’.