Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Noticias

La contaminación con mercurio va a acabar con los aborígenes canadienses

Las comunidades aborígenes de Canadá están contaminadas por mercurio un asesino silencioso que parece que los va a erradicar.

por Martha Troian
05 Agosto 2014, 9:54pm



Fotos de el río Wabigoon, via WikiMedia Commons.

Gloria Kejick pierde a menudo su equilibro y su caminar es inestable. Desde la infancia, Gloria ha sufrido de temblores de lengua, que hacen que su boca se mueva incontrolablemente, está segura de que sufre de envenenamiento por mercurio, pero sin importar los síntomas, las autoridades en su comunidad no le creen. Kejick, de 53 años, es de la comunidad aborigen Grassy Narrows en el noroeste de Ontario, en los 60 un asesino silencioso devastó las aguas y los bosques donde reside su comunidad, diez toneladas de mercurio altamente tóxico fue arrojado en el río Wabigoon por una fábrica de papeles. Grassy Narrows y otra comunidad cercana, Wabaseemoong, negociaron fuera de corte para poder hacer algo contra la contaminación, pero el daño todavía se siente en la comunidad.

Los peces son un pilar de la dieta local, y como sus siete hermanos, Kejick se crió comiéndolos. Sus padres y uno de sus hermanos dieron positivo en el examen de envenenamiento por mercurio, se cree que fue por comer el pescado y beber del agua. Como parte de la negociación fuera de corte, una Mesa de Incapacidad por Mercurio fue creada en 1986, la tarea de la mesa es determinar quien ha sido envenenado por mercurio y quien puede obtener compensación financiera. Gloria Kejick dice que ha sido rechazada numerosas veces, incluso después de apelar en sus aplicaciones.

Los temblores, la falta de coordinación,problemas en el habla y anormalidades sensoriales son solo unos de los síntomas del envenenamiento por mercurio, Kejick y otros dicen que ven estos síntomas en ellos y en otros miembros de la comunidad. "Realmente no entiendo su manera de aprobar y no aprobar personas", dice Kejick, "Todos hemos vivido con la misma agua contaminada por mercurio y los mismos peces contaminados por mercurio".

Kejick no está sola. VICE conoció que en el pasado año, 72 miembros de comunidades aborígenes en Canadá fueron chequeados, pero solo una persona fue aprobada para recibir compensación. Kejick y otros miembros de su comunidad se preguntan por qué tan pocos son compensados cuando la contaminación fue masiva. Desde su creación en 1986, la Mesa de Incapacidad por Mercurio procesó 1.008 aplicaciones pero solo 193 personas están recibiendo compensación.

Margaret Wanlin es la presidente de la mesa. Es ágil en señalar que alrededor de 17 millones de dólares en beneficios han sido pagados desde que la mesa fue formada, "hay un numero proporcional de personas que recibieron beneficios y han muerto desde entonces", dice Wanlin. "Desde que esto empezó, 108 personas han muerto". La mesa otorga beneficios basada en exámenes neurológicos que se evalúan en un sistema de puntos. Mientras más alto sea el grado de discapacidad, más puntos se reúnen y mayor es el beneficio. El mínimo para recibir compensación es de seis puntos, con un beneficio de 250 dólares por mes. A pesar de que las tasas no han sido cambiadas desde 1986, Wanlin dice que no ha habido discusiones recientes para aumentarlas.

Stan Benson (nombre falso) es nativo de Wabaseemoong, dice que los miembros de la comunidad empiezan a dudar de los neurólogos contratados por la mesa, "Ellos quieren que los dos jefes intenten buscar a alguien más", dice Benson. Kejick recuerda que durante un examen los doctores pidieron ver que la lengua temblara. "Ellos querían ver que temblara antes de recibir la compensación y les dije que no temblaba cuando se lo pedían", dice Kejick. Wanlin cuenta que es posible buscar a un neurólogo por fuera de la mesa mientras su tabla de pruebas sea usada.

Benson y Kejick dicen que los miembros de la comunidad reciben preguntas frecuentes sobre si usan alcohol, drogas o si son diabéticos, cuando van a hacerse las pruebas. Según Benson, los síntomas de la diabetes y el envenenamiento por mercurio pueden mezclarse, haciendo difícil comprobar el envenenamiento. "Tres cuartos de mi comunidad es diabética", dice Benson.

La mayoría de los que reciben compensación hoy son los más viejos, dice Wanlin, pero Kejick responde que los jóvenes también están sufriendo. "Usted puede ver que alguien de 40 años lucha para caminar de la misma manera que alguien de 80. Pregúntese por qué". En su propia comunidad, Benson dice que incluso puede ver defectos de nacimiento en bebés "Lo que vemos hoy en recién nacidos es que sus cuerpos son incapaces de moverse", dice Benson, "y sus ojos no están al mismo nivel". El envenenamiento por mercurio también es conocido por causar desnivel en los ojos y visión de túnel. Benson dice que incluso hay una niña con los dedos de los pies pegados.

Las comunidades aborígenes canadienses temen que el pasado pueda repetirse. Solo semanas atrás, la Corte Suprema de Canadá aprobó que la provincia expidiera licencias de explotación forestal en el territorio tradicional de Grassy Narrows. Los miembros de la comunidad temen que mayores talas significarán que habrá más mercurio en el agua, incluso recientemente, los líderes de las comunidades aborígenes en Ontario mostraron su ira tras encontrar un reporte escondido de 2010, que mostró que los efectos del mercurio en su pueblo eran peores de lo que les habían dicho. Esto motivó que uno de los ancianos de Grassy Narrows, Steve Fobster, entrara en una huelga de hambre de dos días. Incluso más frustrante para los miembros de la comunidad fue saber que la Mesa de Incapacidad por Mercurio fue quien lo había encargado.

Kejick dijo que no volvería a aplicar para recibir beneficios. "¿Para qué? El mercurio va a estar siempre ahí, nadie lo va a limpiar, ningún dinero va a compensar el tiempo que el mercurio esté acá y la cantidad de generaciones que envenenará".


@marthamaiingan