McMaster University

¿Podría el techno ser usado para tratar la enfermedad de Parkinson?

La investigación musical de LIVELab podría convertir tu cuerpo en un instrumento y de paso curar enfermedades.

|
02 Octubre 2015, 2:32pm

McMaster University

La Universidad McMaster en Hamilton, Ontario, finalmente responderá algunas preguntas contundentes: ¿Cómo lucen las ondas cerebrales cuando estás esperando el 'bass drop'? O, ¿cómo sonaría tu increíble banda de covers de Chromeo si tocará en el Carnegie Hall?

El Gran Laboratorio de Entorno Virtual Interactivo (LIVELab por sus siglas en inglés) es un estudio único en su tipo que hace uso de controles acústicos, EEG (electroencefalogramas), monitores de latidos del corazón, sensores de movimiento y muchas otras herramientas para medir las reacciones que produce la música tanto en la audiencia como en quienes la interpretan. Ya que las aplicaciones de tan impresionante conjunto de herramientas no son necesariamente tan obvias solo por mencionarlas, nos explica la Dra. Laurel Trainor, Directora del Instituto de Música y la Mente de McMaster.

Foto cortesía de la Universidad McMaster.

LIVELab es capaz de incorporar a la audiencia en la interpretación y no nos referimos a la estúpida frase "ustedes, nuestros queridos fans, son el quinto miembro de la banda". Ellos pueden realmente hacerte parte del show midiendo tus ondas cerebrales en tiempo real y después convertirlas en sonido. Las ondas cerebrales son oscilaciones, similares a como se visualizaría una onda de sonido, haciendo que su transición a audio sea posible. Una vez transformadas en sonido, las ondas cerebrales pueden ser reproducidas como música de fondo para que los músicos improvisen sobre ellas, o directamente influyan en como avanza el show. Entonces, mientras tu cerebro toca un sintetizador, puedes hacer que tu corazón toque la batería, mientras tu piel trata de descubrir por qué tu versión pirata de Ableton Live continúa cerrándose, de acuerdo con la Dra. Trainor (aunque definitivamente no lo dijo con esas palabras exactas).

"Ademas de las ondas cerebrales, también podemos medir los latidos del corazón y la velocidad de la respiración y lo que llamamos respuestas galvánicas de la piel", le comenta la Dra. Trainora THUMP. "Cuando alguien se involucra emocionalmente, sudan un poco más y podemos medir eso en sus dedos. Así que básicamente se trata de qué tanta resistencia hay si pasas una pequeña corriente eléctrica de un punto a otro del dedo, lo que nos dice qué tan emocionalmente involucrado estás".

Foto cortesía de la Universidad McMaster.

Después de que tus órganos internos han generado algunos beats, el lenguaje corporal también juega su rol: dando información detallada a las 28 cámaras infra rojas del LIVELab. Las cámaras observan los tres movimientos dimensionales hechos por la audiencia y los músicos, lo que se usa para responder preguntas sobre pistas musicales físicas y no habladas.

"Podemos rastrear estas complejas dinámicas de movimiento a través de toda la gente en este espacio", explica la Dra. Trainor. "Podemos darnos cuenta de qué tan importante es eso, cómo contribuye al goce de la gente en la presentación, cómo lo usan los músicos, cómo reacciona la gente a la forma en que los músicos se mueven. Pensamos que todo el aspecto visual es muy importante. En los conciertos, no sólo oyes el sonido, también ves muchas cosas y ambos factores encajan juntos".

El Cuarteto Afiara con capturadores de movimiento. Foto cortesia de la Universidad McMaster.

La utilidad de los rastreadores de movimiento va más allá con programas como Baila por el Parkinson, donde el equipo del LIVELab es usado para ayudar a la gente que sufre de este padecimiento. De acuerdo con la Dra. Trainor, la música no es sólo ritmo y señales auditivas sino algo que es leído por la parte motora del cerebro. Muchos movimientos, como caminar, son rítmicos, lo que significa que nuestra habilidad para procesar ritmos podría haber comenzado con nuestro sistema de movimientos.

"Lo que estamos encontrando es que cuando tocamos un ritmo auditivo... es una diferente forma de ayudar al sistema motor a iniciarse. Estas pistas auditivas de hecho ayudan a la gente con Parkinson a hacer movimientos. Con algunos pacientes es muy pronunciado, solo pones música con un beat fuerte y cambia al instante su forma de caminar, se vuelve más fluida", menciona la Dra. Trainor.

Si cuando lees sobre un beat más fuerte te viene a la mente el techno, bienvenido al club. No está fuera de los limites de lo posible que el intenso género cuatro por cuatro pudiera ser efectivo en el tratamiento. "No sé de estudios que hayan usado específicamente techno o house con el Parkinson, pero espero que el fuerte beat regular de mucha de esta música nos dé una fuerte pista que nos ayude a avanzar", le comenta a THUMP la Dra. Trainor.

Razones médicas como Baila por el Parkinson son un noble aspecto de la investigación del LIVELab, pero es solo una pequeña sección de la visión que tiene el estudio. "Lo que el lab intenta es entender la interacción humana". dice la Dra. Trainor. "En gran parte, usamos la música como modelo para ello, porque la música es muy demandante en términos sobre cómo interactuamos con otras personas. Si le estás hablando a alguien, tienes que escuchar y pensar sobre lo que vas a decir al mismo tiempo, así que incluso eso es un poco complicado. En la música; sin embargo, si estás tocando con otro músico tienes que estar con ellos en el tiempo exacto. Realmente queremos entender estos procesos".

A pesar de que el lab sólo ha estado en operaciones desde el otoño del 2014, ya ha arrojado resultados interesantes. "Una de las cosas que nos ha mostrado es que si estás tocando con alguien que está realmente sincronizado con tu tiempo, eres realmente mejor para detectar otros aspectos, como el tono incorrecto. Si estás tocando con alguien que no es tan bueno en seguir tu tiempo, constantemente estas batallando para mantener el ritmo, entonces no procesas el resto de la música tan bien, así que no escuchas estos cambios de tono en la música... Cuando estás sintiendo el ritmo, entonces toda tu percepción mejora, como si tuvieras mayor poder de procesamiento para dedicarte a eso".

Estas pruebas preliminares solo rayan la superficie del potencial del LIVELab. Dado el tiempo, quizá dará respuestas científicas a todas esas preguntas como: ¿Por qué es tan difícil que estos tipos brinquen justo en el drop? ¿"Bucephalus Bouncing Ball" de Aphex Twin activa un número increíble de nodos del lab? ¿Por qué comienzo a sudar incontrolablemente cuando suena una canción de Avicii? Solo el tiempo lo dirá.

***

Aquí puedes encontrar más información sobre los próximos shows de LIVELab.