Ryan: "Fumadora alternativa". Todas las fotos de Lindsay Irene; frases sacadas de las etiquetas de las trabajadoras sexuales

Esta es la vida hogareña de las trabajadoras sexuales

La fotógrafa Lindsay Irene ha estado documentando sus vidas con el objetivo de cambiar la percepción pública sobre la industria.

|
13 Abril 2018, 11:27pm

Ryan: "Fumadora alternativa". Todas las fotos de Lindsay Irene; frases sacadas de las etiquetas de las trabajadoras sexuales

Con el modo de vida de las trabajadoras sexuales amenazado por las medidas de Estados Unidos de "tráfico sexual", es un momento importante para escuchar a la gente que trabaja en la industria de sexo.

Lindsay Irene, de 32 años, es una fotógrafa de trabajo sexual que vive en Ottawa. Las fotos que ha tomado aparecen en los anuncios de trabajadoras sexuales en línea y en sus páginas web, herramientas esenciales de publicidad que les ayuda a garantizar trabajo seguro. Ese trabajo es cada vez más asediado con la aprobación de SESTA-FOSTA, una nueva ley estadounidense que busca bloquear las actividades en línea de tráfico sexual, pero las críticas dicen que promueve la censura de Internet y pone en peligro a las trabajadoras sexuales consensuales. Las trabajadoras dicen que SESTA-FOSTA literalmente las matará.

FOSTA también afecta a las trabajadoras sexuales en Canadá, especialmente desde que muchos sitios populares usados para facilitar el trabajo sexual, como Backpage.com, recientemente incautado por el FBI, tiene su base en Estados Unidos. Hace un par de semanas, Lindsay comenzó un proyecto que, ella espera, ayude a humanizar a las trabajadoras sexuales en un tiempo en el que su propia existencia está siendo atacada. Planea viajar por Canadá documentando la vida de trabajadoras sexuales a través de entrevistas y fotografías de ellas en sus propios hogares.

"Cada vez que los medios hablan sobre trabajadoras sexuales, es una foto estándar de la chica en la esquina con medias de red", Lindsay explicó. "Siento que si el público pudiera ver un rostro humano, podría ver que estas son personas reales que viven entre nosotros, y tal vez la percepción que tienen podría cambiar".

Actualmente está recaudando fondos para viajar por Canadá con su proyecto, "La vida hogareña de las trabajadoras sexuales en Canadá", y está buscando más trabajadoras para incluir.

VICE: Mencionas cómo las imágenes que vemos de trabajadoras sexuales usualmente son clichés, que son un problema ya que tienden a ser ridículas y afectan la percepción pública.
Lindsay Irene: Es ridículo. Creo que hay mucho trabajo que hacer para cambiar la imagen de las trabajadoras sexuales. Sin embargo es difícil, porque una parte importante para mí, es encontrar a las modelos, y ellas ya tienen que estar muy expuestas.

¿Qué esperas traer a este proyecto que la gente ajena al trabajo sexual no entienda sobre las trabajadoras sexuales?
Cada vez que le hablo a alguien fuera del mundo de sexo, ellos tienen este punto de vista realmente negativo. Asumen que están siendo forzadas en contra de su voluntad. Todas las personas que he conocido lo han estado haciendo porque quieren o porque lo disfrutan o porque están ganando económicamente. Pero también son personas reales. Son personas con corazones hermosos, son muy complejas... Otra cosa que he notado es que muchas de ellas son amantes de los animales, lo que encuentro muy enternecedor. Lo más importante es mostrar que son personas que trabajan duro, y que merecen derechos así como cualquier otra persona.

Dijiste que notaste que muchas de ellas tienen mascotas. ¿Qué más has notado sobre los hogares de las trabajadoras sexuales hasta ahora con tu proyecto?
Todas son muy diferentes. Algunas tienen compañeras. Hay mucha diversidad: he ido desde sótanos, hasta una chica que tiene un penthouse de dos apartamentos con dos habitaciones. Mucho de sus casas reflejan sus personalidades. Hay una, por ejemplo, que tiene su casa toda decorada con memorabilia de Star Trek. Todavía tienen su propio destello personal, y algunas trabajadoras sexuales trabajan fuera de sus casas. Algunas tienen cuartos separados para el trabajo, y otras usan su propia cama. No había ninguna relación entre ellas. Todas son muy diferentes.

Sienna: “Elegancia retro con un giro moderno”

En Toronto se volvió popular para las trabajadoras sexuales trabajar en apartamentos. ¿Puedes hablar sobre eso?
Es común. En Toronto, he escuchado que un problema es que muchos de los edificios tienen conserje. Entonces, muchas trabajadoras han sido sacadas por eso, porque ellos sospechan. Pero otra cosa común es que muchas trabajadoras comparten alojamiento. En Montreal, hay uno que visité que tenía cerca de 50 trabajadoras que lo usan en un edificio. En este edificio, hay cuartos múltiples y apartamentos. Mientras que otras trabajadoras son más protectoras con sus espacios y no lo alquilan porque han invertido mucho en él. Es lindo ver la camaradería de todas juntas y compartiendo recursos.

Owen y Vivienne: “Una sensación de despojo giratorio en el corazón de TO” y “Esa atrevida pelirroja de la que tu madre te advirtió”

En una de tus fotos, hay dos personas sentadas juntas en una mesa. ¿Puedes hablar de ellos?
¡Ambos son trabajadores sexuales! Pensé que era algo genial.

He notado que a veces los clientes o fans se molestan cuando se enteran que una trabajadora sexual está saliendo con alguien en su vida personal.
Lo sé, ¿no es ridículo? Me parece muy extraño cuando los clientes se molestan por eso. Estos dos se llaman entre sí "pareja", ella hace poco se mudó de su edificio, y él vive en su antigua casa... Ella se sentía muy insegura por algunos vecinos. Se mudó a este nuevo sitio hace un par de semanas. Han estado juntos por años, son muy dulces, y se apoyan mucho entre sí. Vivienne (a la derecha de la foto) es una artista talentosa y estudió diseño de modas. Planea convertir su casa en un espacio en donde presentar artistas locales.

Alguien una vez vio una de mis fotos y dijo, "Oh, ella nunca tendrá un novio por lo que hace". Y yo dije, "No, de hecho, su novio sostenía el reflector mientras yo tomaba la foto". Sí, es muy frustrante. Muchas personas que he entrevistado para este proyecto tienen parejas, relaciones abiertas o relaciones monógamas. No es para todo el mundo, pero las trabajadoras sexuales lo consideran un trabajo, y sus parejas lo saben. Algunas son más comprensivas que otras, obviamente.

Muchas trabajadoras sexuales no son abiertas con sus trabajos. ¿Puedes hablar de por qué esto plantea un desafío para una representación adecuada?
Este es solo el inicio de mi proyecto, así que aún espero encontrar más diversidad. Lo que he estado haciendo es encontrar trabajadoras sexuales que ya muestren su cara por Internet y les mensajeen. Es muy difícil encontrar gente de color que muestre su cara. Hablé con unas pocas sobre eso, algunas para quienes hice sus fotos profesionales, y algunas dicen que es por miedo a ser blanco de la violencia. Además, para algunas se trata de sus familias y sus culturas también.

Chloe: “Acompañante enana independiente”

¿Hay alguna foto cuya historia quieras contar?
Chloe, la conocí porque me contactó para que le sacara fotos. Ella fue una de las primeras personas a las que le pedí que participara en el proyecto, y ella fue muy, muy comprensiva. Fui a su casa, que ella misma compró. Trabaja como acompañante, pero también como una operadora sexual por teléfono y en un salón de masajes. Tenía un gato muy lindo. Algo tierno sobre ella es lo ferozmente protectora que es con otras chicas en la industria. De hecho, persiguió a unos clientes en el estacionamiento de los salones de masajes cuando se negaron a pagarle a una chica que era nueva.

Madison era una chica genial, la que tiene cabello rubio y largo. Parece que salió de un anuncio de Roots [Canadá]... Probablemente sea una de las personas más sinceras que he conocido. Ella era muy positiva, sonreía todo el tiempo. De hecho, dejó una carrera en finanzas para hacer el trabajo sexual, y le va muy, muy bien y vive en un apartamento en el ático. Me acerqué a ella, y unos días antes, ella viajaba a los Estados Unidos por trabajo. En la frontera, la detuvieron. A pesar de que nunca mostró su cara [en línea para el trabajo], fueron capaces de averiguarlo comparando una foto de su Twitter de [trabajo sexual], con una foto de su Instagram privado. Pudieron vincularla con el trabajo sexual, y le prohibieron de por vida ingresar a los Estados Unidos... Después de eso, decidió mostrar su cara [en línea para el trabajo]. Ella es probablemente una de las personas más vocales, es super ruidosa y está orgullosa de ser trabajadora sexual. He hecho dos sesiones de fotos con ella desde entonces, desde que quiso tener fotos que mostraban su rostro.

Madison: “La chica de al lado”

Hablemos de SESTA-FOSTA. ¿Por qué es tan importante en este momento en particular, mostrarle a todos que las personas que ejercen el trabajo sexual son solo personas comunes?
Mucha gente cuando escucha sobre el SESTA-FOSTA, no entienden cómo lastima a las trabajadoras sexuales. De hecho creen que les ayuda, cuando no podría estar más lejos de la realidad. Tratar a las trabajadores sexuales como víctimas no está ayudando a la situación. Son personas que tratan de hacer sus trabajos, y ahora sus recursos se les están siendo quitados, como ser capaces de hacer una evaluación adecuada [de los clientes]. ¿Cómo esperas que las trabajadoras sexuales prosperen si eliminas su fuente de ingresos? Es ridículo. Siento que si el público realmente pudiera ver el tipo de personas que están siendo atacadas por esto... estuve en Toronto cuando FOSTA apareció. Las trabajadoras enloquecieron. Sin embargo, sé que superarán esto: las trabajadoras sexuales son algunas de las personas más resilientes que existen. No van a ir a ninguna parte, tampoco. Simplemente van a tener que encontrar nuevas vías para publicitar. Pero, creo que el público necesita entender cuál es la verdad real.

Puedes conocer más sobre el proyecto de Lindsay Irene “ Las vidas hogareñas de las trabajadoras sexuales en Canadá” visitando su Kickstarter.

Esta entrevista ha sido editada por extensión y claridad.

Sigue a Lindsay Irene en Twitter.

Este artículo apareció originalmente en VICE CA.