Noisey

“Lo que pasa en Radiohead es a veces inexplicable”: Philip Selway

Entrevistamos al baterista de la ya legendaria banda británica sobre su faceta como solista, su nuevo disco y su experiencia con Thom Yorke y compañía.

por Juan Sebastián Barriga Ossa
29 Octubre 2017, 11:45am

Foto: Cortesía

Este artículo fue publicado originalmente en NOISEY en Español.

Philip Selway, un tipo de cincuenta años que habla con amabilidad y un marcado acento británico, ha sido el encargado durante tres décadas de crear las alucinantes baterías de Radiohead. Philip es ese tipo calvo que en las fotos y videos de la banda siempre se le ve con una postura perfecta mientras toca su instrumento con una concentración absoluta, como si no hubiera nada más en el mundo a parte de la música que crea con sus compañeros.

Al igual que los demás integrantes de Radiohead, Philip Selway es multiinstrumentista y compositor. Es una persona cuya cabeza está tan llena de ideas que no se pueden limitar solo a un proyecto, por más que este sea una de las mejores bandas de todos los tiempos. Hay cosas que simplemente necesitan salir de forma personal, que solo uno sabe cómo crearlas, cómo darles forma para que transmitan lo que uno siente. En el caso de Selway han sido tres álbumes de estudio: Familial (2010), Weatherhouse (2014) y la banda sonora que compuso para Let Me Go, un película de la directora Polly Steele, que trata de la relación entre madres e hijas enmarcada en medio de un oscuro secreto familiar. Este largometraje está basado en la historia de Helga Schneider y se estrenó este año.


Vea también en VICE:


Como solista se le ve alejado de la batería, una extensión natural de su cuerpo. Esta es su faceta como guitarrista, cantante y compositor. Sus temas tienen un aura especial. Sus canciones suaves con toques melancólicos son oscuros y luminosos a la vez, tiene un tono de tristeza y bienestar que te hacen sonreír y pensar en los momentos buenos de la vida, esos que se recuerdan con alegría y nostalgia a la vez. Pero con Let Me Go presenta una cara nueva, una que crea la atmósfera perfecta para esta dramática película en la que una mujer y su hija deben enfrentar el pasado nazi de su madre, quien la abandonó a los cuatro años para unirse a las SS.

En este soundtrack Selway explora instrumentos como la guitarra acústica y los cuartetos de cuerda. A través de la música juega con los sentidos y hace casi palpables el drama y la angustia que envuelven esta película. Let Me Go es una muestra de que Radiohead es el producto de cuatro cerebros geniales que se complementan de forma única.

Aprovechamos que este nuevo disco con el soundtrack de la cinta saldrá en formato físico el 27 de octubre y nos contactamos por teléfono con Philip Selway, quien con su cálida y gentil voz no contó cómo hizo para componer esta banda sonora en medio de las grabaciones de A Moon Shaped Pool, sus facetas como baterista de Radiohead, como solista y sobre el papel de la música en estos tiempos de caos mundial.

Foto: Alex Lake | Cortesía

Noisey: Has tenido un par de años bastante ocupados con Radiohead. El lanzamiento de un nuevo disco y los veinte años de Ok Computer. ¿Cómo fue el proceso de hacer la música de Let Me Go?
Philip Selway: Sí fue un año bastante ocupado. Para componer este disco tuve que trabajar en las brechas del itinerario de Radiohead. Por ejemplo, mientras grababamos A Moon Shaped Pool, aprovechaba las mañanas antes de las sesiones en el estudio para desarrollar mis ideas y después tenía unos espacios para grabar los temas de la película. Cuando comencé a hacer mi proyecto como solista tuve que segmentar mi vida. Con eso me refiero a que si estaba trabajando en mis cosas, entonces necesitaba enfocarme por completo en eso, porque estaba tratando de encontrar mi beat y mi voz. Al principio se me dificultó mucho pasar de mi proyecto en solitario al trabajo con Radiohead, pero a medida que ese proceso avanzaba, encontré la forma de intercalar entre ambos. Y además, a veces tienes la necesidad de trabajar en dos proyectos que se juntan porque de alguna forma se complementan entre sí.

Leí que siempre soñaste con hacer una banda sonora, ¿cómo fue tener esa oportunidad finalmente?
Siempre he tenido un par de ambiciones musicales. Una era hacer la música para una danza, lo cual logré hace un par de años con la compañía de baile Rambert de Londres. Y la otra era hacer la banda sonora de una película. Pensé que iba a pasar mucho tiempo antes de sentirme preparado para eso, pero Polly Steele se acercó a mí y me vinculé al proyecto desde el principio. Inicialmente iba a ser el curador musical de la película, pero a medida que se fue dando el proceso, sentí que era apropiado que hiciera la banda sonora. Para ese punto tenía varias ideas tomando forma. Conocía bien el guión y pensé que el texto tenía cosas importantes para decir, además de unos personajes bien formados y complejos. Después los actores empezaron a audicionar para el papel, y entró una fantástica actriz británica llamada Juliet Stevenson quien era la protagonista. A medida que empezó a tomar forma el proyecto, todos los elementos comenzaron a encajar. Los actores, el director y el director de cámara.... todo empezó a darle una atmósfera a la película y tanto los arreglos como las ideas surgieron. Pienso que la idea principal es que esta película tiene como protagonistas a tres personajes femeninos muy fuertes, lo cual es raro en el cine.

De este disco me llamó mucho la atención que hay varias piezas hechas para un cuarteto de cuerdas. ¿Cómo fue aventurarse a trabajar con un cuerdas?
Nunca había compuesto para un cuarteto de cuerdas antes y me pareció fascinante. Supongo que se relaciona con lo que siempre he hecho con la música que es aprender mientras trabajo. Ya sabes, es identificar lo que necesitas saber para lograr la idea y aprenderlo. Al final es una copia perfecta de lo que esperas lograr y eso tiene su propio intereses y su propio carácter.

Otra cosa que me llamó la atención fueron los arreglos de guitarra. Leí que cuando empezaste tu carrera planeabas ser guitarrista y cantante. ¿Cómo acabaste en la batería?

(Risas) Conseguí mi primera batería cuando tenía 16 y al mismo tiempo empecé a escribir canciones. Un par de años después comenzamos con Radiohead y en realidad en esa época el nivel musical que tenía solo me daba para tocar la batería, así que me enfoque en eso. Cuando te unes a una banda con gente tan increíble y comprometida es importante aumentar tu profesionalismo, así que solo me concentré en conseguir el nivel que sentía que debía tener para lograr lo que queríamos con la banda. Mi faceta como compositor quedó en un segundo plano como por una década. Una vez que terminamos de grabar Ok Computer y finalizó el tour nos tomamos un descanso y ahí comencé a reconectarme con la composición. Escribir canciones llegó primero que el canto y una vez tuve los temas sentí que era apropiado para mí cantar en ellos, así que básicamente tuve que sentarme a aprender cómo cantar. Sentí que el esfuerzo que hacía con la batería debía ser el mismo con mi composición, mi canto y mi forma de tocar la guitarra.


Lea también:


¿Qué es lo mejor del proceso de composición de Radiohead?
Creo que para mí lo mejor es cuando todos llegan con sus ideas y cada uno de nosotros le agrega cosas a las canciones que las pueden llevar en direcciones completamente inesperadas. Hemos pasado muchas décadas tocando juntos y en cierto sentido aprendimos a usar nuestros instrumentos en relación con nosotros mismos. Cuando eso pasa es algo casi inexplicable y eso es lo más emocionante de todo. Es algo que no puedes explicar, como un proceso intelectual es algo que genera un sentimiento que tu simplemente sigues. Eso también pasa en vivo. De nuevo, no es algo que se pueda explicar de forma intelectual, es como que te rindes ante la música.

Jonny Greenwood, Thom Yorke y ahora tú han hecho música para películas, ¿existe algún de conexión especial entre Radiohead y el cine?
En verdad no es algo que podamos hacer como banda, no creo que podamos hacer un soundtrack en conjunto. Creo que es algo que se logra cuando hay un compositor enfocado en el corazón de eso. Pero siempre hemos tenido este escape sonoro que está muy ligado a un contexto cinematográfico. Pienso que el trabajo mío, de Jhonny y de Tom han sido anhelos de los tres, ha sido otra dimensión de lo que hacemos musicalmente.

En estos tiempos de caos que vive el planeta, ¿cuál crees que debe ser el papel de la música? Creo que la música, al igual que las demás artes, es inherente a lo que está pasando. Creo que es una forma que tiene la gente para poder escapar de lo que sucede en el mundo y es una oportunidad para la gente de expresar lo que pasa en sus vidas. Creo que la música te da esperanza y logra que, precisamente, te reconectes con ella.