sofaxvice

Un entrenador de ‘softcombat' del SOFA me enseñó a defenderme de un atraco

El deporte más geek del mundo puede entrenarlo a uno para que no lo chucen en la calle.

por Felipe Sánchez Villarreal; fotos por Mateo Rueda
15 Octubre 2017, 10:59pm

Foto: Mateo Rueda | VICE Colombia

Bogotá es como el cuento de Monterroso, pero más calle: uno despierta y el atracador todavía está allí. Como si nada. Ahí, pegadito a uno. Al primer parpadeo ya el chuzo está presionando la espalda; al segundo, la parálisis se encarga de dejarlo a uno mudo. "Quieto, quieto, gomelo hijueputa", alcanza uno a escuchar. "Deme todo, hijueputa". Y uno, como el gomelo hijueputa que es, se queda quieto y lo entrega todo.

Cada celular perdido a manos de un atracador es una mina de oro para nuestra horrible imaginación vengadora. Le hubiera pegado un traque en la cara Si supiera pelear le hubiera hecho una llave para dejarlo en el piso ¿Y si hubiera cogido una piedra?. Todo ese si hubiera... y, al final, nada: termina uno cagado por el andén, temblando, sin celular, sin plata y, sobre todo, sin el más mínimo asomo de dignidad.

Pero, parafraseando a cualquier anónimo autor de autoayuda, las esquinas más oscuras le dan a uno la luz. Caminando por el SOFA, el encuentro de cultura geek más grande del país, la solución me llegó como mierda de paloma: inesperada, pero reconociendo que es buena para uno. Sí, en un rincón de la más profunda ñoñería colombiana encontré una opción para enfrentar los más rasos problemas de inseguridad callejera.

Hablo del puesto de softcombat.

El softcombat, parézcalo o no, es un deporte. En él, dos o más personas combaten usando palos y armas falsas alcolchadas que imitan las de otras épocas (sobre todo medievales): espadas largas, cuchillos, dagas, lanzas. En este caso, las armas son réplicas hechas a partir de materiales inofensivos. Lo más usual es que sea un palo de gomaespuma, PVC rígido, fibra de vidrio o madera ligera, recubierto de látex o cinta negra. El objetivo es que cada combatiente inflija los suficientes impactos para ganarle a su oponente.

Estas imitaciones de batallas con espadas son el deporte favorito de muchos geeks en el mundo. Las réplicas de las peleas medievales o los combates de la antigüedad, esos juego de rol en vivo, se popularizaron desde 1977, cuando un grupo llamado Dagohir desarrolló un sistema de combate que quería condensar "la capacidad interpretativa y la vistosidad de un combate real con armas fantástico-medievales".

Si se pasearon por el SOFA habrán visto masas de personas esperando para darse en la jeta con palos o dos equipos rapándose un balón (ese otro juego se llama jugger, que combina elementos del rugby y la esgrima).

Brayan, uno de los instructores de softcombat del SOFA, aceptó darme sus mejores tips para cuando a uno lo van a atracar con chuzo en la calle y uno quiere responder. Él mismo vive en un barrio pesado y le ha tocado defenderse. La recomendación principal, por supuesto, es entregarlo todo y evitarse una puñalada. Él mismo reconoce que es jodidísimo que uno pueda hacer esto con los nervios de verse sorprendido por un atraco. Pero sabemos que siempre dan ganas de saber qué hacer para defenderse.

Acá cuatro escenarios en los que uno podría defenderse y enfrentar al atracador. En mi caso, después de intentarlos decidí que siempre entregaré todo. O saldré corriendo.

Qué vaina.

Si le mandan la puñalada por arriba y usted tiene un palo largo

"De por sí, los ñeros siempre tienen las mismas técnicas. Cogen el chuzo así, por arriba, y lo mandan. Cuando el man se acerca a mirar las cosas, siempre empieza por los bolsillos. Es en ese momento, en plena requisada de bolsillo, cuando se distraen. Pones tu mano y bloquea arriba, sujetas duro y luego el palo te sirve para lo que quieras. El palo pega una delicia en coyunturas: como los nudillos del puñal que tiene apretado. El dolor va a hacer que el man suelte inmediatamente el arma. La mejor opción: como el arma de él es más corta y manejable, y yo solo tengo un palo: de una vez palazo duro a la cara y salga a correr".

Si mandan la puñalada por arriba y usted tiene un palo corto

"Tú tienes que inclinarte y ponerte en una posición que te dé ventaja. Si te hincas mirándolo, el man tiene que mandar la puñalada por encima y en el tiempo que pasa, le das con ese palo, de nuevo, por donde te dé la gana. Sobre todo en áreas sensibles que lo desarmen: nudillos, rodillas, bolas. Luego, a correr".

Si le mandan la puñalada y no tiene arma

"Agarra e inhabilita el puñal, da la vuelta, rodillazo que lo haga caer. Bloqueas la mano, la giras (el man te puede incluso rayar), y luego le pegas. Hay zonas vulnerables, como debajo del codo que deja el corrientazo y te da tiempo para mandar otro más duro y luego correr. Después de que lo tumbes no te pongas a darle pata, corre como un hijueputa. Corre y busca ayuda".

Si lo cogen con el chuzo por la espalda y no tiene arma

"Lo principal es la distracción. El man te coge, te dice "Preste todo" y tú, entonces, vas girando como buscando para darle las vainas. El man va a tener que ver los bolsillos o coger tus vainas. Ahí le mandas con fuerza a la mano que tiene el arma, la alejas y lo golpeas, de nuevo, en esas zonas sensibles".

Si el atraco es con pistola

"Hay un movimiento, casi imposible, en el que se distrae al atracador. El man te coge con el 'tote'. Entonces tú le dices: "A ver, escúlqueme". Ahí, cuando mira al bolsillo o lo esculca con el 'tote' en la otra mano, uno aleja con fuerza el arma del cuerpo de uno, la gira, la quita y la apunta uno. Pero esto es algo que no creo que haga nadie nunca en la vida".


Lea también: