Publicidad
tatuajes

Cuando nadar después de tatuarse sale muy mal

Una tragedia reciente podría hacer que los recién tatuados reconsideren sus planes de salir de vacaciones.

por Nick Keppler; traducido por Álvaro García
23 Junio 2017, 3:40pm

Sistema de salud y hospital de Parkland.

Este artículo fue publicado originalmente en Tonic, nuestra plataforma especializada en temas de salud

La situación: ¿Realmente te puedes morir si nadas en el océano después de hacerte un tatuaje? ¿Qué tal en la piscina? Vi esas fotos y también leí la historia del tipo que se murió por nadar en el océano, pero si eso sucediera todo el tiempo, la mitad del elenco de Jersey Shore se habría ido a la mierda, ¿no?

La realidad: Si te hiciste un tatuaje con un artista renombrado, probablemente te dieron algunas instrucciones para el cuidado posterior, incluyendo no nadar durante un par de semanas. El motivo: "Los tatuajes son básicamente perforaciones microscópicas en la piel a través de las cuales las bacterias y los virus pueden entrar y causar una infección", dice Paul Yamauchi del Instituto de Dermatología y Centro de Cuidado de la Piel en Santa Mónica, California.

Tu piel es un escudo contra los invasores microscópicos que prosperan en los lagos y océanos, y que también se encuentran en los jacuzzis y piscinas. Hasta que la piel sane, una aguja puede dejar miles de huecos en ese escudo.

Lo peor que podría pasarte: Uno de los peores escenarios se volvió noticia recientemente. Un hombre de Texas de 31 años murió debido a las complicaciones de una infección por la bacteria vibrio vulnificus, que al parecer contrajo cuando nadó en el Golfo de México cinco días después de hacerse un tatuaje en la pierna.

Los artículos que llenaban los sitios de noticias y que se compartían a través de las redes sociales mostraban fotos del diseño enrojecido y cicatrizado de una cruz y unas manos en oración en la pierna del hombre muerto, y se enfocaban en el nuevo tatuaje. El encabezado del New York Daily News decía por ejemplo: "Hombre de Texas muere después de nadar con un tatuaje recién hecho".

Los expertos no creen que el tatuaje fuera el culpable. "Creo que sería más exacto decir, 'Hombre que recientemente se hizo un tatuaje y tenía enfermedad hepática murió de infección del tejido blando'", comenta Larry Bush, un especialista en enfermedades infecciosas. "No sabemos si la infección vino del tatuaje o algo que comió o algo que pisó". Los informes señalan que el hombre tenía una enfermedad hepática crónica, lo que significa que una infección de la que te puedes curar comúnmente fue capaz de causar un choque séptico y celulitis, provocando la muerte.

Myers Hurt, un médico de Frisco, Texas, solía trabajar en Galveston, cerca del Golfo, y dice que la bacteria vibrio vulnificus es común en ese lugar. Mencionó además que puede entrar al cuerpo a través de accidentes con anzuelos, o al pisar vidrio o piedras en la playa. "Por lo general, se puede tratar con antibióticos", dice, "a menos de que tengas alguna patología hepática".

Tanto Hurt como Bush dicen que no saben de otros casos en los que la muerte de una persona estuviera relacionada con nadar después de hacerse un tatuaje. Por lo tanto, nadar con un tatuaje nuevo te pone riesgo de una infección bacteriana, pero es muy raro que provoque la muerte.

Lo que probablemente pase: Probablemente nada serio. Alrededor del 30% de los estadounidenses tienen al menos un tatuaje. Las infecciones o complicaciones médicas por tatuajes son raras, dice Bush. "En los últimos cinco años, no he visto a nadie con este problema", dice. Bush no conoce ninguna estadística sobre la tasa de infecciones de tatuajes nuevos, pero la tasa de las aberturas en la piel por cirugías es del uno o dos por ciento.

Y las complicaciones de los tatuajes tienden a ser leves. En un análisis científico publicado el año pasado, los investigadores alemanes no pudieron informar sobre la prevalencia de infecciones relacionadas con los tatuajes porque la mayoría eran tan tolerables y tratables que nunca se reportaron. "En la mayoría de los casos, no se reportan tales infecciones cutáneas superficiales, ya que son autolimitantes o fáciles de tratar con los cuidados adecuados, medidas de desinfección local y/o terapia con antibióticos", concluyeron los autores.

Bush dice que piensa que la regla de dos semanas sobre no nadar después de hacerte un tatuaje podría ser "exagerada", pero un nuevo tatuaje pone la piel en una situación única y debes escuchar los consejos profesionales de tu tatuador. Sin embargo, si tu mamá te envió esa historia sobre el tipo de Texas, dile que las infecciones por tatuajes son raras y usualmente moderadas, y que aquel pobre sujeto tenía otros problemas médicos.

Tagged:
bacteria
vibrio vulnificus
tinta
infección
tatuador
alberca
análisis científico