Publicidad
Listas

Nos metimos un ácido para decirte cuáles son las 8 mejores canciones que puedes escuchar en LSD

Tyler, The Creator me llevó a comer tamales por Japón.

por Diego Urdaneta
22 Diciembre 2016, 9:46pm

El ácido y la música. Están hechos el uno para el otro. Un buen disco puede elevar tu experiencia a niveles inimaginables. Quizás John Lennon y sus amigos pusieron de moda esta droga, de la cual hay muchísima información documentada y no deberías estar abriendo este artículo para aprender sobre ella.

El LSD y el arte en general tienen una relación bastante estrecha, sobre todo en los años sesenta y setenta cuando el boom de esta sustancia celestial estaba en su mayor apogeo. Las posibilidades creativas que te da el ácido lisérgico están bien estudiadas y su uso recreativo para expandir las posibilidades artísticas siempre –o casi siempre– ha dado buenos resultados. Un ejemplo rápido de cómo el LSD abre posibilidades creativas que jamás hubieras imaginado, es uno de los mejores discos de una de las mejores bandas de la historia, The Beatles y su Revolver, como el mismo John Lennon lo cuenta.

Ahora, sabemos que no todo el mundo va a crear un disco en LSD. Pero, lo que sí puede hacer cualquiera es escuchar su música favorita para que haga de banda sonora del viaje.

Antes de hacer esta lista, quisimos contar con un poco de ayuda de expertos en el tema. Aquí entra en juego el Sr @lisergicos, psicólogo y escritor experto en temas de LSD –imagínatelo con un turbante blanco, bien hippie, llevándote por el aceite camino del bien–. Le pedimos el favor a nuestro amigo lisérgico que le preguntara a su comunidad de seguidores qué música les gusta oír en LSD. Los resultados fueron variados, como imaginamos.

A ver, cada experiencia es única, lo cual es lógico. Así que quizá, lo que a ti te haga bien -digamos, un reggaetón de J Balvin- quizá al tipo que anda enamorado del nuevo álbum de Childish Gambino no.

En conclusión, recibimos respuestas tan variadas sobre qué música es mejor escuchar en ácidos que no tuvimos otra opción para poder hacer esta lista y que todos quedáramos contentos, aparte de comernos un ácido para poder vivir la experiencia a plenitud y ver qué canciones potenciaban el viaje, para así darles una experiencia de primera mano, en honor al periodismo de investigación, de inmersión y eso.

La idea para disfrutar de un buen viaje en ácidos –o al menos en este caso– era cambiar abruptamente de géneros, no escuchar a un mismo artista dos veces, ni escuchar a Pink Floyd, porque simplemente odio los malditos clichés y ya hemos tenido suficiente con Pink Floyd y el ácido.

Así que, llamamos a nuestro dealer más cercano, seleccionamos una lista bien diversa y nos comimos un ácido para darte las 8 mejores canciones que puedes oír en LSD.

Advertencia: si quieren repetir la experiencia sonora y mental de este viaje, esta lista solo la pueden oír en ácidos.

Robbie Williams & Rufus Wainwright - "Hotel Crazy"

El ácido hizo efecto después de la comida, coman antes de hacer esto y así no los agarra con estómago vacío, amigxs. Estaba en mi carro llevando a una amiga a su casa y a mitad de camino, gracias a la radio mainstream, comenzó a sonar esta canción de Robbie Williams y el amigo Rufus. La voz femenina detrás de un tipo de filtro con la que comienza la canción empezó a hacer que mis ojos distorsionaran los árboles de la carretera.

Esta canción tiene una melodía pentatónica bastante retro y arreglos de metales sesenteros que hacen que te sientas en la fiesta de navidad de la oficina de Noisey UK. Te crees inglés, sientes tu cabello espectacularmente peinado hacia atrás mientras ves tu traje blanco con una rosa en el saco y esperas tus fish & chips. Juro que de repente vas a sentir la necesidad de tomar té mientras ves a Inglaterra perder cualquier mundial de fútbol.

Quizás también sientas la enorme necesidad de jugar con las luces de tu auto al ritmo de la batería, y mires al retrovisor seguidamente para ver si tu cabello está igual de increíble que te lo imaginas mientras Robbie te susurra al oído "Holding on to something that's gone in the wind".

Childish Gambino - "Boogie Man"

Primero: según Urban Dictionary, un Boogie Man es "un monstruo inventado para asustar niños pequeños".

Segundo: Awaken, my love! es el disco del año 2016 y probablemente del 2017. De seguro es un fracaso comercial pero, hazme caso, siempre confía en la opinión de una persona en ácidos.

Los gritos con los que comienza el tema te van a hacer sentir en un barrio peligroso de Detroit por el año 1972. En el que estás buscando comprar un poquito de marihuana mientras caminas unos pocos pasos y ves que en cada esquina está un tipo sin camisa lleno de tatuajes tribales, lentes oscuros para que no sepas que te anda mirando, y sospechosamente sudados y agitados.

Cada vez que el tema dice "With a gun in your hand, I'm the boogie man" estos tipos te voltean sus caras, tú no sabes qué hacer y aquí es donde te puedes poner medio paranoico.

Pero cuando piensas que todo está perdido en el barrio de Boogie Man, la rola entra en su fase más funky y te saca del mal viaje. Al final todo va a estar bien, y terminarás moviendo tu cabeza al ritmo de los teclados eléctricos que cierran la canción pensando que lograste tu objetivo.

Gorillaz - "DARE"

Los Gorillaz son ya de por sí caricaturas que hechas para verse en LSD, pero bueno. Estoy sudando, mi corazón late exageradamente rápido y siento cómo los músculos de mi cuerpo se tensan solos mientras imagino que juego un arcade de Street Fighter II en los años noventa. Eres Ryu ataviado en su keikogi y todo, le das al botón B para lanzar una patada voladora y así ganarle a tu parcero. Los teclados en esta canción quizás logren que te preguntes si lo que te comiste fue un ácido o una píldora de éxtasis. Me hizo sentirme en un antro donde todas las personas estaban bailando excepto yo, y no sé por qué. En verdad sí sé: es porque bailo terriblemente.

Algo sumamente curioso en "DARE" es que en ácidos vas a escuchar que en vez de "never did no harm, never did no harm" dice "necesito bajar, necesito bajar". Entonces que mi cerebro escuchara esto no hizo mayor cosa que preocuparme. Primero Ryu en un arcade, luego un amigo que baila terrible en un antro y ahora alguna persona diciéndote que "necesita bajar". No jodas.

Héctor Lavoe - "Periódico de Ayer"

No conocí a Héctor Lavoe pero está bien documentada su historia con las drogas. A mitad de mi viaje, decidí irme a la salsa de los setenta y sentir lo que sentía mi papa cuando consumía drogas para esa época.

Lo primero que vas a sentir con esta rola es seriedad, lentes aviadores y un buen habano en algún bar con luces azules de Nueva York. Me empecé a sentir con estilo, una persona más sabia y con una seguridad en mí mismo que jamás había sentido. Y claro, ¿para qué leer el periódico de ayer? Piensas en esa persona a la que aún revisas sus redes sociales analizando cada mensaje o foto que deja concluyendo cosas que, en el 99% de los casos, no son así. De repente me siento empoderado, con ganas de comerme al mundo y estudiar otra carrera –todo esto mientras fumo mi tercer cigarro, para imaginarme que es un habano–.

En el break de vientos y metales, toda tu vida amorosa te va a pasar por los ojos y te vas a dar cuenta lo idiota que eres. Decides no volver a pensar en esa personita especial que de seguro está con alguien más guapx y exitosx que tú, ¡y por fin! ya vas a poder abrir Tinder de buena gana.

Sí, esta es la canción del viaje para superar a tu ex.

Tyler, The Creator - "Tamale"

Esta me agarró comiéndome un helado mientras veía el video del tema en YouTube, ya que mi cuerpo estaba muy caliente debido al ácido y bueno, necesitaba compensar. El grito de "Tamale, tamale" en la canción, más la misma voz excesivamente aguda gritando, hizo que este ejercicio de comer un helado mientras veía el video fuese la cosa más rara que he hecho en mi vida hasta ahora.

Dato: Tyler brincando sobre las nalgas de la modelo del video en ácidos es la mejor mierda que he visto en el 2016.

La percusión, más el rapeo, más los tamales, más otra vez los tamales, hizo que todo a mi alrededor tuviese un aire medio japonés. No me pregunten por qué, pero hagan la prueba. Tyler, The Creator te lleva a comer Tamales en ácido por Japón.

Mi cabeza para este momento ya iba a explotar, fue la parte más rara del viaje y aun no entiendo qué diablos fue lo que sentí. Quizás en algunas semanas logre entenderlo. Bueno, algo así pasa con los discos de Tyler, The Creator, ¿no?

Damien Rice - "The Blower's Daughter"

Después de oír Gorillaz, tamales, funk ácido, creerme inglés y olvidar a mi ex, sentí la necesidad de escuchar algo suave, que no tuviese mucha información y que fuese medio acústico. Andaba en una nota medio romántica, si les sirve.

Lo primero que se me vino a la mente al ponerme medio romántico, fue obviamente Natalie Portman y Closer –acá les explico sobre mi obsesión con esa mujer–.

Apenas entra el "and so it is" de la canción, pasas a modo reflexivo, sientes el viento acariciar tu cabello y te imaginas lanzando piedras al vacío, al horizonte, mientras te acuerdas de todas las cagadas de tu vida y ves cómo tus zapatos están llenos de arena, porque estás sentado en una roca en medio de un desierto.

Los rasgueos de la guitarra son como los regaños de tus padres y los "te lo dije" que tanto odiaste en tu infancia. La hermosa voz del buen Damien también ayuda a esta vibra reflexiva, es como todos esos videos de Bon Jovi comenzando los noventas con onda medio western, en blue jeans y botas de vaquero, donde luego encuentras a tu novia en la cama con otro man.

Ahora entra la voz de la chica y, de una piensas que es otra vez el fantasma de tu ex, que renace de sus cenizas como el ave fénix. Pero consigues apretar tus puños y lanzar más rocas al vacío y logras superar ese mini mal viaje, y termina con la voz de Damien reflexionando "I can't take my mind off you, till' I find somebody new". Le haces caso, la superas, te levantas de la roca en medio del desierto y sigues tu camino.

Charly García - "Estaba en llamas cuando me acosté"

Advertencia: No oigan este tema en ácidos.

Ya me sentía atrevido y valiente, estaba en ese momento donde tu cuerpo está muy cómodo con el ácido y sientes que nada malo puede pasar. Incluso te sientes con ganas de retar al peligro, y lo haces. Reté al peligro. Reté al diablo. Hice lo que nadie debe hacer en medio viaje de LSD: escuchar Say No More de Charly García.

Say No More es conocido por la cultura popular como el quiebre entre el Charly de los ochenta con el que vino después. Para esa época, Charly estaba en un momento bastante raro, y las drogas eran algo que tenían mucho que ver. Lo hice, le di play a la primera canción "Estaba en llamas cuando me acosté", tema que según dicen, hace referencia a la sensación que tienes cuando te inyectas heroína, a "las llamas" que te queman las venas.

Los sintes, las voces distorsionadas, el juego que hace la mezcla de la canción en tus audífonos cuando arranca la batería, la "reportera" diciendo que encontraron a un hombre en una cama en llamas, la voz de Charly de repente gritando '' Say No More'', hace que llegues al lugar más oscuro de tu alma.

Me elevé mucho, perdí un poco el control de mi cuerpo y sentí que quedaba en una cama y todos mis amigos me estaban visitando en algo parecido a un hospital. Según mi alucinación, mis amigos sabían que había quedado en un estado "catatónico" debido al ácido y estaban hablando mal de mis vicios, y cosas así.

Esta fue la parte horrible del viaje, pero definitivamente fue mi culpa por querer escuchar lo más obscuro de la obra de Charly. Quería saber cómo se sentía él para ese entonces, la verdad.

Cuando la canción acabó, logré salir del mal viaje y las palpitaciones de mi corazón lograron estabilizarse.

Leonard Cohen - "The Future"

Ya eran casi las 7:00 de la mañana y estaba saliendo el sol. Automáticamente el sol te hace sentir mejor y te regala una sensación de "esperanza" bastante curiosa. Es como si confiaras en lo que puede venir. El gran, gran Leonard Cohen editó una canción en el 92 que se llama "The Future", en la cual, siendo un gran genio como lo es, predijo varias de las cosas que están sucediendo hoy en día y me pareció perfecta para terminar el viaje y tirarme a la cama.

Es una canción que te va a hacer pensar de más, "Give me back the Berlin Wall, give me Stalin and St Paul, I've seen the future brother, it is murder". Cualquier parecido con 24 años después que ese tema fuese publicada... bueno.

Toda esta clase de Leonard te hace querer ser una persona de bien, que deje algo al mundo y salga de su cama todos los días. Los pajaritos y la gente ya comenzando su día también me hicieron sentir un poco mal de que yo estuviese aún en ácidos y en la calle hubiese gente saliendo a trabajar, pero bueno.

"The Future" me hizo sentir que sabía más cosas que la mayoría de la gente, y en este momento no sabía si era por el ácido o por el simple efecto de escuchar un tema de Leonard Cohen –lo cual hace más listo a cualquier persona que lo descubra al instante–. Sentí que mi viaje había concluido y tomé un vaso de agua, pensando en Leonard Cohen y en qué carajo significaba el ''Repent, Repent'' que él mismo se pregunta en la canción. Llegué a esta conclusión.

***

Este artículo se publicó originalmente en Noisey Mx.


Sigue a THUMP Colombia en Facebook


Tagged:
Thump
Features
LSD
tyler the creator
Childish Gambino
Damien Rice
ácidos
acido
música para drogarse con LSD
charly garcÍa en Ácidos