Publicidad
Este artículo se publicó hace más de cinco años.
Noticias

Dios mío, ese pastel es racista

Si quieres combatir la ablación femenina, evita comer de un postre en forma de africana.

por Nathalie Rothschild
19 Abril 2012, 12:00am

El tema racial es sumamente complicado hoy en día, pero aquí te va un consejo: si te estás comiendo un pastel que parece hecho para un banquete del ku klux klan, aunque lo estés haciendo para generar conciencia sobre la mutilación de los genitales femeninos en África, deja de masticar, baja tu plato y di: "Lo siento, pero esto está muy jodido".

La ministra de cultura de Suecia, Lena Adelsohn Liljeroth, ignoró ese consejo y le hizo una ablación de clítoris a un pastel con forma de torso de mujer africana, con todo y los aros en el cuello y los pechos caídos, mientras un artista con el rostro pintado asomaba su cabeza por un hoyo y fingía gritos de dolor.

La funcionaria decidió darle una probada de este pastel de fresa cubierto de chocolate al artista, quien después contó que ella le susurró al oído: "Tu vida será mejor después de esto", antes de tomar un pedazo de los "genitales". El resto de los invitados, reían y echaban porras, y después se formaron para participar en la mutilación, rebanando el pastel con un cuchillo bien afilado.

La fiesta marcó el inicio del World Art Day [Día del Arte Global], una celebración en el Museo de Arte Moderno de Estocolmo, y debía ser una declaración contra la mutilación genital. Después de la fiesta hubo mesas redondas sobre la censura y la libertad artística, pero seguro olvidaron abordar el tema: "Verga, ¿qué chingados con el maldito pastel racista que nos acabamos de comer?"

El "pastel de ablación femenina" era una obra del artista sueco-africano, Makode Aj Linde, quien subió fotos y un video del evento a Facebook. Las imágenes enfurecieron al pueblo sueco.

Todos quedaron impresionados por la alegría de Liljeroth y el público (varios de ellos niños) que la rodeaba. Después de todo estamos hablando de un país en el que uno de sus dulces favoritos de chocolate tuvo que cambiar su nombre original "negerboll", que quiere decir "pelota negra". Y aunque seas alguien que normalmente se queja de lo "políticamente correcto", es difícil defender algo tan, evidentemente, ofensivo.

La Asociación Nacional Sueco-Africana dijo que la fiesta había sido un "espectáculo racista" y exigió la renuncia de Liljeroth. Después evacuaron el Museo de Arte Moderno por una amenaza de bomba.

Claro que, al haber sido invitado para inaugurar un evento contra la censura de las artes, podríamos entender si Lijeroth se hubiera sentido atrapada en un dilema. Pero por lo que podemos ver en el video, no parece que haya contemplado una salida más diplomática. En lugar de eso, quedó como una tonta e ignorante.

Entre tanto alboroto la gente olvidó que el trabajo del artista, Makode Aj Linde, explora los estereotipos y las actitudes contra la gente de color, y el poscolonialismo. Hacer que una bola de personas blancas aplaudan y se rían de una mutilación simbólica seguro fue una gran forma de transmitir su mensaje.

@n_rothschild