Hablamos con Emory Douglas, el artista detrás de las Panteras Negras

"Todo el poder para el pueblo" es el nombre de la exposición que el Banco de la República inauguró el jueves 26 de noviembre en Bogotá. El protagonista es el artista Emory Douglas. Hablé con él sobre arte revolucionario.

|
30 noviembre 2015, 3:28pm

All Power To The People / Emory Douglas. Artist Right Society, New York.

"¡Todo el poder para el pueblo!". Este era el grito revolucionario y artístico de las Panteras Negras en los agitados sesenta. En los años de la desobediencia civil, de la Guerra de Vietnam, de la brutalidad policial. Los mismos de Malcolm X y de Martin Luther King. Esos años sesenta en que los asesinaron a ellos: a Malcolm X y a Martin Luther King. Los años en los que El Partido de las Panteras Negras –fundado por Huey Newton y Booby Seale en 1966– publicó el famoso "Programa de los diez puntos" en el que abogaban por derechos civiles, sociales y económicos para la comunidad afroamericana en Estados Unidos. Pero peleaban, sobre todo, contra los abusos y el acoso policial.

"¡Todo el poder para el pueblo!" también es el nombre de la exposición que el Banco de la República inauguró el pasado jueves 26 de noviembre en Bogotá. El protagonista es Emory Douglas: Ministro de Cultura del partido de las Panteras Negras y Artista Revolucionario.

Douglas fue el encargado del Periódico del Partido durante casi toda su vida de publicación. Las ilustraciones que hacía eran un ejemplo de arte político. Un arte que "se hace desde adentro de la acción política. Porque muchas veces el arte político se hace sin untarse del problema; este no, porque surge desde la acción". Eso dice al menos Nicolás Gómez, coordinador curatorial de la exposición. Junto con la editorial La Silueta se encargaron de recoger los periódicos, los afiches, los volantes y las pancartas que Douglas ilustró.

Esas imágenes, de colores vivos y mensajes encendidos, acompañaron las primeras páginas del periódico durante 13 años. Policías blancos, vestidos de cerdos racistas. Presidentes gringos, vestidos de marioneta y controlados por las grandes corporaciones. Ciudadanos negros, de chamarras negras y boinas negras, armados con fusiles para la defensa suya y de su comunidad.

All Power To The People / Emory Douglas. Artist Right Society, New York.

Son imágenes que tienen una clara influencia del pop art y del arte soviético, como afirma Gómez. "Con colores planos y muy sólidos... Todo ese tipo de recursos ilustrativos para emocionar y empoderar al espectador. Porque esto estaba dirigido a las amas de casa, a los niños, a los trabajadores".

Hablé con Emory Douglas, el artista detrás de las Panteras, en las instalaciones del Museo del Banco de la República.

Quisiera empezar por preguntarte, ¿cómo es que terminaste siendo el Ministro de Cultura del Partido de las Panteras Negras (PPN)?

La tarea me fue asignada por Huey Newton y Bobby Seale. Cuando empecé a trabajar en el periódico me dieron el título de Artista Revolucionario.

¿Qué hace un Artista Revolucionario?

Bueno, en un principio yo hacía la producción del periódico: la preparación, asegurarme de armarlo, de usar los materiales que teníamos para trabajar.

¿Los materiales que tenían para hacer el periódico eran limitados?

Sí. Teníamos una mesa sencilla, la luz natural que venía del techo o de las ventanas. No teníamos ningún equipo profesional. Todo el proceso era muy rudimentario. Poníamos las hojas de papel en el piso y hacíamos las pruebas. Teníamos algo de pegamento y alguno de nosotros prestaba su máquina de escribir. La fuente de los titulares era prediseñada.

¿Ese proceso duró durante toda la operación del periódico?

No, eso fue al comienzo. A medida que el periódico se desarrollaba y crecía, nosotros también mejorábamos nuestra operación. Logramos conseguir tablas de diseño, construimos un cuarto oscuro para revelar. Fuimos mejorando con el tiempo. Pero en un comienzo, cuando estábamos en nuestra primera sede, todo era mucho más rudimentario. La primera sede del partido se convirtió en el lugar donde hacíamos el periódico. Pero antes de eso, teníamos una 'operación portátil' donde era muy fácil desmontar todo el equipo y llevárselo. Cambiábamos de casa en casa y allí era donde trabajábamos para el periódico.

¿Cuántos lectores alcanzó a tener el periódico?

Bueno, en el momento que más tuvimos lectores, alcanzaron a ser 400.000. Ese fue el momento cúspide.

¿En qué año fue eso?

Eso fue a comienzos de los 70. Hacia el año 72...71, 72, 73.

Entonces mucha gente alcanzó a leer el periódico...

Si, mucha. Lo leían profesionales, tenías a gente que se identificaba con el Partido...

Que no eran necesariamente miembros...

No, no necesariamente. No necesariamente marxistas o comunistas, sino gente que se sentía identificada con lo que hacíamos. Entonces teníamos a gente mayor, teníamos a profesores, a obreros de sindicatos que leían el periódico. Porque ellos se sentían identificados con el Partido. Y había movimientos revolucionarios alrededor del mundo y gobiernos revolucionarios que también leían el periódico. Y teníamos ramas en todas partes. Teníamos divisiones en Londres. Teníamos panteras polinesias.

¿O sea que el periódico llegaba hasta Polinesia?

Sí. Bueno, no. El periódico llegaba a Auckland, Nueva Zelanda. Las panteras polinesias estaban en Nueva Zelanda. Entonces había gente que podía hacerles llegar el periódico. Podían entrar, podíamos salir.

Mencionaste antes el tema político. En esa época ¿cuáles eran sus influencias políticas además del marxismo?

La mayoría de gente que venía, sobre todo la joven, no hacía parte de ningún movimiento. Era simplemente gente que estaba cansada, como nosotros, de los abusos policiales. Porque la policía acusaba a cualquier persona negra que caminaba por la calle de cometer una actividad ilegal y normalmente los molían a golpes y los ofendían verbalmente. Entonces cuando veían a las Panteras se iluminaban y querían unirse. Esa fue la razón por la que me uní: para enfrentar esos problemas. Por supuesto, al Partido entraban marxistas, o comunistas pero también había rastas, cristianos, budistas, musulmanes. Entonces tenías a toda esta gente con diferentes perspectivas que decidían unirse al PPN

All Power To The People / Emory Douglas. Artist Right Society, New York.

¿Cómo fue posible que el Partido lograra agrupar bajo un mismo techo todas esas distintas perspectivas, todas esas distintas luchas?

Porque Huey Newton and Bobby Seale fueron capaces de articular la posición del Partido con el Programa de los diez puntos. Lo que queremos y lo que creemos. Allí hablaban de la propia determinación, de controlar el propio destino, de educación.

Era mucho más que luchar contra el racismo

Sí, sí, sí. Teníamos programas sociales, teníamos desayunos gratis para los niños en las escuelas. Nos convertimos en la amenaza interna número uno para el gobierno de los Estados Unidos. Teníamos donaciones de zapatos y ropa gratis donde fuera que tuviéramos a miembros o a ramas del Partido. Algunas eran más eficientes que otras pero allí estaban y existían. Teníamos alrededor de 49 ramas en todo el país.

¿Cuál era la relación entre tu trabajo artístico como ilustrador y la acción política?

Bueno, yo empecé a hacer el trabajo artístico en el número 3 o 4 del periódico. Al comienzo cortaba y hacía la producción pero no hacía el arte. Y ellos (Huey y Bobby) comenzaron a observarme para asegurarse de que yo estuviera entendiendo el aspecto político del periódico. Luego ya me dieron luz verde para hacer lo que yo quisiera en términos artísticos. Y cada tanto ellos querían algo en especial y me pedían que lo hiciera.

El arte era siempre el reflejo de lo político. Todo lo que veías, sentías, observabas, todo lo que experimentabas y que venía de nuestra misma comunidad, era interpretado en el arte mismo. Entonces las ilustraciones eran un reflejo de los aspectos políticos del Partido mismo.

¿Cuáles eran tus influencias artísticas?

En realidad no tenía muchas. Yo estaba en el movimiento de artistas negros (Black Artist Movement), entonces había muchos artistas negros alrededor del país.

¿Cómo quiénes?

Estaba Amiri Baraka, nacido Everett LeRoi Jones, quien era un poeta y escritor y hacía teatro comunitario público en la Unión de Estudiantes Negros de la San Francisco State. Yo trabajé con él durante las demandas de derechos civiles.

Todo esto antes del periódico.

Esto fue antes del PPN. Yo pasé del Movimiento de Artistas Negros al Partido.

Alguna otra influencia.

Recuerdo que cuando era niño solía ver este calendario de este artista negro en la casa de mi tía. Yo me quedaba en su casa con bastante frecuencia. Mi mamá era ciega. Y me vine a enterar después de que ese calendario era de un artista reconocido, activista político y socialista llamado Charles White. Entonces creo que eso, tiempo después, me inspiraría porque era lo único que yo había visto de niño. Por supuesto, si hubiera vivido en la costa Este habría visto más, porque allá estaban concentrados la mayor parte de los artistas. También fui inspirado por el arte político. Sobre todo la que venía desde Cuba. Los cubanos, más tarde, remixearon algunas de mis obras y me mandaron afiches.

Cambiando el tema, como tu bien decías las Panteras se organizaron, en principio, para frenar la brutalidad policial. Sin embargo, este abuso por parte de las autoridades permanece. ¿Cómo ves la situación política actual?

Como tú bien lo dices: muchas cosas cambian, otras no. Pero sobre todo estamos lidiando con racismo estructural e institucional.

¿Cómo se combate el racismo estructural?

Hay que exponerlo, en primer lugar. Tienes que luchar contra él y resistirte. Eso es lo que la gente joven está empezando a hacer. La realidad los ha despertado. Y están empezando a ver cuál es la verdadera situación.

¿Para exponer este tipo de racismo es necesario el arte?

El arte, pero también el uso de las palabras. Se necesitan todo tipo de técnicas.

¿Te gusta Obama?

No Obama...Obama puede que sea un buen miembro de familia. Pero como Presidente...

La gente no lo sabe, pero Bobby Rush, el segundo al mando en Chicago del PPN, se lanzó para el Congreso y quedó electo, se volvió congresista, en Chicago. Y ellos trataron de pordebajearlo pero él se mantenía en su posición y decía que estaba orgulloso de se un miembro del Partido de las Panteras Negras, entonces ellos tenían que retractarse.

Lo que pasó fue que cuando Obama era activista en Chicago pusieron a Obama de primero para que hiciera carrera política en contra de Rush. Y ahí fue cuando perdió, perdió contra una pantera. Entonces Obama tuvo que lanzarse a senador la siguiente vez, que ganó.

Una última pregunta. Tú eres famoso por tus ilustraciones. Pero también hay palabras y frases en ellas que son igual de representativas para la gente joven alrededor del mundo. ¿Cuál es la historia de 'Todo el poder para el pueblo"?

Era nuestro eslogan. El poder para la gente blanca, para la gente negra, amarilla, para los morados. El poder para el pueblo

¿Pero cómo acuñaron esa frase?

Esa frase ya existía. Lo que hicimos fue ponerla en palabras contemporáneas para hacerla relevante para la gente. Y de eso se trataba. Nos acusaba de racistas, de lo que fuera con tal de desprestigiarnos.

A la larga se trata de la democracia, de verdadera democracia.

Sí, sí, de eso se trata: de verdadera democracia. Absolutamente.

Más VICE
Canales de VICE