Lisiados, bastardos y cosas rotas: los héroes y villanos con discapacidad de GoT

OPINIÓN | "Hay al menos 16 personajes con discapacidad en las temporadas que hemos visto", escribe el presidente del Consejo Nacional de Discapacidad

|
14 Agosto 2017, 11:26am

Imagen: Captura | Game of Thrones - HBO

Por Juan Pablo Salazar*

Jamie Lannister solo empieza a caer bien cuando está secuestrado y le cortan la mano. Antes de eso es solo un gomelo que se folla a su hermana y su único mérito parece ser haber matado a un rey viejo por la espalda. Con su discapacidad recién adquirida hace lo que hacen todos: ahogarse en un mar de autocompasión.

"¿Porqué yo? ¡Esa era la mano con la que empuñaba la espada!". Y solo ahí, en esa escena en la tina donde vemos por primera vez la profundidad del personaje, Brienne de Tarth lo aterriza a su versión de la perspectiva con la que todas las personas con discapacidades permanentes se levantan a enfrentar todos los días: "Deje de chillar…que aun sin mano la sigue teniendo mejor que la mayoría de la gente en los siete reinos".

Jamie no es el único. Maester Aemon es ciego, Brandon Stark es paraplégico, The Hound tiene la cara quemada, Kahl Drogo es catatónico, Varys, Grey Worm y Theon Greyjoy son eunucos; Hodor tiene discapacidad intelectual, Sir Jorah Mormont y Shireen Baratheon tenían enfermedades degenerativas en la piel; la Montaña tiene un trastorno en el espectro autista, Jojen Reed tiene epilepsia y, con la evidente crisis de salud mental que domina a Westeros, a muchos otros personajes se les nota la discapacidad psicosocial, así Aerys Targaryan, el "rey loco", sea el único diagnosticado.

"Deje de chillar…que aun sin mano la sigue teniendo mejor que la mayoría de la gente en los siete reinos"

En fin.

Hay al menos 16 personajes con discapacidad a través de las siete temporadas que hemos visto. Muchos tienen roles protagónicos, se muestran con vida sexual y se encuentran en posiciones de poder. Game of Thrones se aleja de las representaciones estereotípicas de las personas con discapacidad que usualmente se ven en televisión y, en general, en los medios de comunicación, donde los personajes con discapacidad desempeñan roles inferiores al resto de los personajes: generan lástima o conmiseración; se 'superan' o triunfan 'a pesar' de su discapacidad; tienen superpoderes como una forma de compensar su discapacidad; o, simplemente, están presentes para servir como objetos de inspiración o motivación para las personas sin discapacidad.

En Game of Thrones los personajes son complejos, tienen su propia voz, y la discapacidad no es el centro de sus historias, ni aquello que los define. Los personajes son buenos o malos, héroes o villanos, independientemente de su condición.


Lea también:


Tyrion Lannister, interpretado magistralmente por Peter Dinklage (quien tiene discapacidad en la vida real), dice en la primera temporada que siente una "debilidad por los lisiados, los bastardos y las cosas rotas". En esa misma escena le regala a Bran un diseño de una silla de montar adaptada a personas con movilidad reducida. Así, hace pedagogía sobre lo que los iniciados en derechos por las personas con discapacidad llaman "ajustes razonables". Con un poquito de creatividad, el mundo es posible para todos.

En otra escena del mismo episodio, Tyrion le advierte a Jon Snow que no olvide que es un bastardo: "El resto del mundo no lo va a olvidar. Úsalo como una armadura, y así nunca podrán usarlo para lastimarte." Jon le pregunta qué carajos sabe él acerca de ser bastardo, y Tyrion sentencia que "todos los enanos son bastardos en los ojos de sus padres."

Lo anterior revela los estigmas que viven las personas con discapacidad y, al mismo tiempo, su respuesta ante dichos estigmas no podría ser más vigente. Al 'adueñarse' de su discapacidad y entenderla como parte de su identidad se hacen responsables por transformar el mundo al que tienen derecho. Y si bien la policía del lenguaje inclusivo no había llegado a King's Landing, el servicio que Game of Thrones le hace al cambio de paradigma que busca el movimiento por los derechos de personas con discapacidad es invaluable.

Parece increíble, pero hizo falta una serie de tierras fantásticas, gigantes y un ejército de zombies para por fin tratar este tema de manera realista.

La trampa de la condescendencia fue el lugar común durante décadas, y tener al show que más televisores prende alrededor del mundo trabajando para cambiar ese chip es una oportunidad sin precedentes. Como cualquier movimiento de derechos civiles, la discapacidad busca evolucionar la cultura, y esa es una batalla que se libra, principalmente, en las mentes y en los corazones. Y con un soldado como George R.R. Martin sirviendo en estas filas, la causa de la discapacidad está más armada que la Khaleesi con sus dragones.

* Juan Pablo Salazar es presidente del Consejo Nacional de Discapacidad

** Este es un espacio de opinión. No representa la visión de Vice Media Inc.


Lea también: