Fotos

Fotos de infancia en el país más pobre de Europa

Asa Sjöström documenta la fuerza de la juventud en la nación ex-soviética.

por Asa Sjöström
13 Mayo 2016, 4:05pm

Hoy en día Moldova es el país más pobre de Europa. Se independizó de Rusia en 1992 y, desde entonces, no ha habido mucha cobertura por parte de los medios. Me pareció un lugar curioso, desconocido e indocumentado, así que fui allá a tomar fotos.

La estabilidad económica de Moldova ––que es una tierra fronteriza entre Ucrania y Rumania–– se ha visto presionada por la continua guerra civil de Ucrania. Los vínculos entre Ucrania y Rusia para comerciar bienes de agricultura se han acabado, dejando pequeños prospectos de trabajo y alentando a las generaciones más jóvenes a viajar por Europa y Rusia en busca de trabajo, un mejor futuro, o para enviarle dinero a sus seres queridos. Normalmente dejan a los niños con los abuelos de las familias, los meten a internados, y a veces los abandonan.

Las protestas y demostraciones de corrupción del país después de una crisis bancaria captó satisfactoriamente la atención de los medios, pero la nación sigue dividida entre los pro-europeos y los pro-rusos.

La vida en la Moldova rural parece ser más dura que nunca. En los últimos años, he hecho algunos viajes al país, fotografiando niños en su vida diaria. En mi última visita me quedé con los Gradinaris, una gran familia con 6 hijos que encarnan perfectamente la generosidad, la honestidad y el orgullo de la gente de Moldova. El padre trabaja en Rusia y la madre trabaja en la finca de la familia; sin embargo, lucha por conseguir el dinero para las semillas. Los niños trabajan y ayudan cuando pueden.

A pesar del pronóstico desolador del país, pude ver a los niños en momentos de alegría. Salían en aventuras, soplaban burbujas, hacían patines improvisados, y se disfrazaban de princesas. Quedé impactado por lo fuerte que puede ser la pureza de la infancia y por la increíble resistencia de un país en dificultades.