Publicidad
Comida

¿Cómo es comer en Venezuela con el salario mínimo?

Habalamos con el joven venezolano que grabó un documental que muestra los obstáculos para comer en su país con el salario mínimo.

por Juan José Toro
16 Agosto 2016, 11:40pm

La vida en Venezuela se volvió un mito de sus fronteras hacia afuera. Vemos fotos de filas en supermercados, estanterías casi vacías, miles de venezolanos cruzando la frontera para conseguir comida en Cúcuta. No sabemos a ciencia cierta qué tan grave es pero la información que nos llega a través de los medios sugiere que algo está mal.

Aunque no todas las piezas encajen y probablemente haya distorsión dependiendo de quién explique lo que pasa, hay datos que nos acercan a entender. Por ejemplo, pese a que el gobierno venezolano ha puesto en marcha estrategias para controlar los precios, la inflación en ese país es una de las más altas del planeta. Los productos básicos regulados por el Estado, como el papel higiénico o la leche, son muy difíciles de conseguir. El bolívar pierde su valor cada día, ahorrar no es rentable, el poder adquisitivo se reduce, los precios siguen subiendo y hay escasez porque la producción nacional no alcanza para cubrir la demanda y es muy complicado importar.

Según el Banco Central de Venezuela, la inflación fue de 180% durante 2015. Aunque algunos analistas independientes han dicho que podría estar por encima del 500%. Comprar los productos de la canasta básica podría costarle a un venezolano varias veces lo que gana. Esa desproporción sigue aumentando cada mes, así el presidente, Nicolás Maduro, aumente el mínimo con frecuencia. Ni siquiera en Colombia, donde nuestro mínimo alcanza para la mitad de la canasta.

Lea también: Lujo, drogas y carros deportivos: viví como rey un mes en Venezuela con solo 100 euros

Con ese oscuro horizonte en mente, un joven venezolano, privilegiado en comparación con la mayoría de la gente de su país, decidió experimentar en carne propia cómo era alimentarse durante una semana con el equivalente en salario mínimo para ese tiempo. Manuel Ángel Redondo, comunicador social, junto a un par de amigos, decidió grabar un corto documental que muestra de cerca cómo es comer con el mínimo en venezuela. Comer, porque no pagó servicios, se transportó en su carro, no se dio lujos, no compró más cosas que comida.

Un spoiler: sardinas, tumbar mangos de los árboles y saltarse comidas. En los comentarios del video, un usuario llamado Nicolás Maduro le dice: "¿Viste que sí se puede?".

Hablamos con él.

¿De qué se trata exactamente este experimento?

Para el momento en que nosotros grabamos el documental, julio de 2016, el sueldo básico mensual estaba en 15 mil bolívares, más una especie de bono de alimentación que lo complementaba con unos 17 mil más. Eso daba aproximadamente 33 mil bolívares. Dividir eso entre cuatro semanas que tiene un mes equivale a 7.848 bolívares. Esa fue la suma que utilicé durante toda la semana. Sin embargo, este domingo Maduro decretó un nuevo aumento del 50 por ciento (el cuarto aumento de sueldo en lo que va de año, como muestra de la hiperinflación y devaluación del Bolívar).

Explícame la motivación que te llevó a hacer el documental

Una de las cosas que más hemos visto en medio de la crisis que estamos pasando Venezuela es la necesidad y después la capacidad que tienen los venezolanos de reinventarse y de resolver con lo que tienen, tratando de sobrevivir. Sé de amigos que comen dos veces al día, de gente que cena agua o de personas que simplemente han tenido que modificar toda su vida para adaptarse a esta realidad que estamos viviendo, que es que no tenemos comida. De manera que quisimos ver cómo podía resolver yo y en medio de todo ver cómo se las arreglaba la gente que realmente vive así. No solo aprendimos recetas sino lugares y formas que se están inventando los venezolanos. De ahí salieron las ganas de trabajar en medio de este caos.

¿Cómo vives normalmente? ¿Cuánto gastas y qué comes en una semana normal?

Vivo con mi papá, mi mamá, mi hermana menor y mi perro. Mis padres son mayores y soy sostén de familia. Únicamente en comida, podemos gastar unos 50 mil bolívares semanales. Creo que es más fácil que te diga que no como: leche, queso, arroz, aceites, harinas, mantequilla, salsas (de tomate, mayonesa, mostaza), pasta, café, etc. No se consiguen en Caracas. Generalmente acompañamos con papa, yuca o plátano las proteínas o carnes que podamos conseguir.

¿Más o menos hace cuánto se empezó a notar un cambio así de drástico en la forma de vivir?

Desde las protestas de 2014. Metieron preso a Leopoldo López, comenzó la escasez de alimentos y medicina, las famosas "guarimbas", etc. Sin duda, 2014.

Tú estás en un lugar privilegiado de la sociedad venezolana. ¿Sales a comer con frecuencia? ¿Qué tan medidos son esos "lujos" que aparecen en el documental, como comer pizza de pollo y tocineta?

Salgo a comer, no con la frecuencia que podría cualquier persona en otro país. Pedir un domicilio de pizza a mi casa, por ejemplo, es un lujo que ni de suerte puedo hacer con mi presupuesto que como dices, es privilegiado en comparación con la gran mayoría de Venezuela.

Para gastar 50 mil bolívares mensuales en comida (casi siete veces lo que gastaste en tu experimento) hay que ganar muchísimo más de un mínimo. ¿Así de grande es la brecha salarial?

Es absurda la distorsión económica. 50 mil bolívares cuesta un pantalón barato de una tienda por departamentos económica. O una remera bonita en una tienda de ropa.

¿Quién compra esas cosas? ¿Cómo se sostienen esas tiendas, los restaurantes, los comercios de artículos que se volvieron lujosos?

La mayoría de los establecimientos deben trabajar bajo el misterioso "dólar paralelo", considerando el control de cambio y que el gobierno venezolano otorga divisas a quien le conviene. Gente con dinero en Venezuela hay. La clase media desapareció y se convirtió en clase baja, pero existen familias con mucho dinero de siempre, o personas que trabajan con el gobierno, jajajaja.

Lea también: Estas son algunas de las cosas que puedes hacer en Venezuela con el mínimo


El problema es que estamos en un punto de no retorno, o no de una manera fácil. Con este nuevo aumento de sueldo, las cosas suben de precio, se dolarizan aún más los precios (cuando el venezolano no puede acceder a dólares), y los comercios pequeños deben cerrar o deshacerse de empleados debido a que el aumento disfrazado de inflación se come los ingresos

En internet suelen aparecer fotos de filas eternas de venezolanos tratando de entrar a supermercados. O de estanterías sin productos para ofrecer. ¿Sí es así de dramático?

Absolutamente y con pronósticos de ser peor.

Durante la grabación fuiste atracado por ir a una plaza a buscar "bachaqueros". ¿Qué es el "bachaqueo"?

Bachaquero se le dice a esas personas con acceso a los productos básicos (por mafias, corrupción gubernamental, lo que sea) y los venden a un sobreprecio absurdo. 20 veces más de su precio normal. Venden por bultos grandes o cadenas de Whatsapp y también en zonas populares como a la que fui yo, donde sí es sumamente peligroso ir. Venden productos regulados como leche, mantequilla, harina, champú. Que si no, sólo se consiguen (si milagrosamente llegan) en supermercados, pero sólo un día en específico de la semana, una cantidad controlada y por tu número de cédula.

Entonces, después de tu experiencia con el documental, ¿cómo crees que se las arregla un venezolano para vivir con ese sueldo? Porque a ti te alcanzó justo y no pagaste servicios ni transporte ni nada extra.

Dejando de comer. Hay gente que depende de sumas similares para darle de comer a toda una familia y por ende comen una o dos veces al día. En los comments del video en Youtube hay experiencias horribles.

Con toda esa crisis, ¿has pensado en irte a otra parte, en huirle a la situación?

Lo único que verdaderamente me ata a Venezuela es que trabajo en las cosas que amo. La posibilidad de levantarte por las mañanas sabiendo que lo que haces para subsistir es también tu pasión. Sin embargo, la realidad de estos últimos años ha golpeado tanto mi estabilidad y la del país que cada día es más difícil convencerme de que lo estoy haciendo bien. Creo que lo único que podemos hacer los que seguimos acá (el éxodo ha sido de millones) es hacer lo que sabemos hacer bien. Así es que se hace país. Yo soy comunicador audiovisual y estas son las cosas que hago.


Tagged:
venezuela
Maduro
Salário Mínimo
Vice Blog
inflación
canasta básica