Vice Blog

La iniciativa que coloreó negocios comerciales de Bogotá el domingo pasado

Se pintaron cuatro persianas de locales comerciales en el barrio Quinta Camacho con arte urbano.

por María Rivas Serrano
21 Junio 2016, 3:55pm

Eran las 12:00 de la tarde en la calle 64 con carrera 11 del pasado domingo 19 de junio en Bogotá: un proyecto adaptado en Colombia por Camila Gómez, Esteban Congote y Manuela Ramírez pudo verse en las fachadas o persianas de unos negocios comerciales.

"Para nosotros, la persiana es la puerta de metal que se cierra cuando los dueños de las peluquerías, ferreterías, restaurantes, tiendas de barrio, etc. se van a descansar", dijeron los tres organizadores en su página de Facebook. La iniciativa se llama Proyecto Persiana Bogotá.

Para crearla, hicieron una convocatoria en sus redes sociales por casi un mes, con el fin de establecer un puente entre tenderos y artistas que quisieran participar. Más allá de la filosofía que haya a la hora de rayar muros, este proyecto tiene ese componente: que los dueños de los sitios convengan de forma conciliada lo que puede estar en sus puertas.

De ahí, seis personas expresaron interés, cuatro fueron elegidas y tres artistas estuvieron presentes para pintar los locales seleccionados. "Tuvimos reuniones con los dueños de los locales para que definieran el concepto de lo que se iba a pintar", me dijo Camila.

Mariajuana Ángel, Lalé y Dommo fueron los artistas seleccionados por Camila, Esteban y Manuela. Pintaron cuatro persianas en la esquina de la 64 con 11.

Proyecto Persiana comenzó en Buenos Aires, Argentina, desde mediados de 2015 comandado por Santiago Cavanagh, quien conoce a Camila Gómez, y le propuso que lo hicieran en Bogotá. Allá ya se han llevado a cabo tres intervenciones en las que los artistas y gestores culturales han transformado más de 15 persianas en un sector comercial de la ciudad y tiene más de mil seguidores en Facebook.

"No es un proyecto para grandes grafiteros o artistas urbanos. Es más para los artistas emergentes que quieren hacerse conocer", afirma Camila. La idea, según ella, es continuar con más artistas y participación de los comerciantes.

Con más de 12 horas invertidas, los organizadores y los artistas terminaron su trabajo a las 2:00 de la mañana. Según Camila, este evento se repetirá en dos meses en otra parte de la ciudad. Vamos a ver cómo crece.


Todas las fotos son de Guillermo Valencia.