Collage: Felipe Sánchez | VICE Colombia

INFOGRAFÍA | Cuál es la localidad de Bogotá en la que más atracan

Las cifras de denuncias muestran una preocupación particular por el aumento de los hurtos.

|
06 Febrero 2018, 9:14pm

Collage: Felipe Sánchez | VICE Colombia

VICE Colombia reproduce este artículo en el marco de su alianza informativa con el diario 'El Espectador'. Vea la nota original aquí.

Por Redacción Bogotá, 'El Espectador'

En los últimos cinco años, alrededor de 180.000 personas denunciaron haber sido víctimas de algún tipo de hurto en Bogotá. Para tener un referente, esto equivale a decir que 2 de cada 100 habitantes de la capital denunciaron un robo en el último lustro. El panorama es complejo, en especial si se tiene en cuenta que las estadísticas de la Policía muestran cómo año tras año la cantidad de denuncias viene en aumento (excepto 2015), al pasar de 26.917 casos reportados en 2013 a 62.169 en 2017, es decir, en cinco años se incrementaron 131%.

Como datos particulares del panorama de hurtos en la capital se tiene que los días en los que más se reportan robos son los miércoles, jueves y viernes; que seis de cada diez hurtos los cometen hombres desarmados y que van a pie; que el uso de armas blancas y de fuego para atracar en las calles de la ciudad se ha triplicado en los últimos cinco años, y que ahora están usando jeringas y hasta perros para robar a los ciudadanos.

Pero si se analiza en detalle, hay hechos que muestran un patrón: la mayoría de robos denunciados se han concentrado en las mismas localidades y casi en los mismos barrios. Según la tasa de hurtos, por cada 100.000 habitantes los sitios donde más probabilidades tienen los ciudadanos de ser víctimas de un asalto son, en su orden, Chapinero, La Candelaria, Santa Fe y Teusaquillo. En cuanto a barrios, Chapinero Alto, Chapinero Central, Chicó I, Teusaquillo, Cedritos, Galerías, Restrepo y Bella Suiza son los que cada año están entre los sitios con más denuncias.

En los últimos cinco años, alrededor de 180.000 personas denunciaron haber sido víctimas de algún tipo de hurto en Bogotá.

Esta concentración de delitos en un sector tan específico tendría explicación al conocer que, a pesar de que entre las cuatro localidades apenas suman el 6% de la población bogotana (casi 450.000 habitantes), en el día son las que concentran una gran población flotante. Es decir, llegan residentes de otras zonas por razones de trabajo, estudio o diligencias personales.

En medio de este mar de cifras, emerge una preocupación particular y es frente a la localidad de Chapinero. No sólo fue la que cerró el 2017 con la tasa de hurtos más alta de la ciudad, con 4.227 casos denunciados por cada 100.000 habitantes, lo que equivale a decir que a 4 de cada 100 residentes los asaltaron el año pasado, sino porque algunos de sus barrios más tradicionales son blanco constante de los ladrones, ubicándolos en el listado de zonas donde más robos se denuncian. Al menos cinco han estado entre los diez primeros.

El Distrito no desconoce el problema e, incluso, resalta que la administración ha aumentado el presupuesto de seguridad en los últimos dos años, dotando de mejores herramientas a las autoridades, lo que ha permitido tener logros tan importantes como el aumento de capturas y la reducción de homicidios, que el año pasado cayó 12%, llegando a una tasa de 14 homicidios por cada 100.000 habitantes, una de las más bajas de los últimos 30 años. No obstante, a la hora de revisar los resultados en la lucha contra un delito tan sensible para la ciudadanía como el hurto a personas, las cifras no la favorecen.

¿Cómo se puede entender esta situación? Han sido varios los argumentos que han brindado los encargados de la seguridad en la ciudad, como el alcalde Enrique Peñalosa y el secretario de seguridad, Daniel Mejía. Por un lado, resaltan que es entendible el aumento de las denuncias en la medida en que los ciudadanos tienen más canales y herramientas para denunciar. Por el otro, se debe a un ajuste estadístico en la metodología de recolección y de homologación de la base de datos de la Dijín y el SPOA de la Fiscalía.

A esto se suma la facilidad con la que los delincuentes que son detenidos vuelven a las calles. “Este delito se ha convertido en un círculo vicioso de delincuentes reincidentes. Muchos son capturados, pero quedan libres y vuelven a delinquir. Hacemos un llamado respetuoso al aparato de justicia para que revise estos casos y podamos poner en cintura a quienes permanentemente burlan a las autoridades y a la justicia”, indicó Daniel Mejía, secretario de Seguridad.

A pesar de que el escaso pie de fuerza para perseguir el delito ha sido otra de las explicaciones que han esgrimido las autoridades, el secretario de Seguridad, Daniel Mejía, insiste en que, no obstante contar con 234 uniformados por cada 100.000 habitantes, se han logrado importantes resultados, entre ellos, que en 2017 fueron desarticuladas 200 organizaciones criminales. Pero reconoce que hay frentes en donde queda un amplio margen por mejorar. “El reto es cumplirle a Bogotá en la reducción de las tasas de criminalidad, mejorando todos los indicadores de convivencia en el Distrito y fortaleciendo los programas de acceso a la justicia”, concluyó el secretario de Seguridad.