Semana de la televisión

'Emmanuelle en el Espacio' y el verdadero significado del amor

OPINIÓN | Recordemos cómo esta célebre serie erótica nos mantuvo pegados a The Film Zone mientras comprendíamos las complejidades del universo amoroso.

por Cristian Cope
01 Abril 2018, 4:58pm

Montaje: Cristian Cope | VICE Colombia

Hace poco más de dos semanas falleció Stephen Hawking, uno de los principales físicos teóricos y cosmólogos de nuestro tiempo. A lo largo de sus setenta y seis años de vida, el científico inglés dedicó gran parte de su tiempo a resolver los enigmas que nos rodean en este vasto infinito llamado universo. Sin embargo, uno de los pocos principios que jamás logró descifrar Hawking, aún sabiendo al pie de la letra las Leyes de Kepler, Newton y Einstein, fueron aquellos que rigen ese terreno tan fascinante como engorroso llamado amor.

Al igual que varios de los astrofísicos más adelantados de nuestros tiempos, muchos de nosotros siempre hemos querido encontrar una sencilla pero elocuente explicación para este complejo universo de lo amoroso.

Lo que muchos no saben, es que gran parte de esta generación ya fue partícipe de una clase magistral, donde nos simplificaron cada una de las teorías cuánticas de sentimientos, pasión y erotismo que conforman las bibliotecas de nuestros corazones.

Emmanuelle en el Espacio, la serie de televisión estadounidense producida en 1994 y protagonizada por Krista Allen, nos mantuvo gran parte de nuestra adolescencia pegados a canales de cable como The Film Zone y Cinemax a medianoche, instruyéndonos acerca del verdadero significado del amor, y de cómo este debería ser el único fin y fundamento de la vida.

La serie, producida por Alain Siritzky e inspirada en la novela Emmanuelle, publicada en 1959 por la novelista francesa de origen tailandés, Emmanuelle Arsan, relata las aventuras hedonistas de una joven mujer, cuyo propósito es enseñar los componentes de la sexualidad humana a un grupo de extraterrestres que aterrizan en la Tierra. La tripulación “alienígena”, comandada por el Capitán Haffron Williams, solicita encarecidamente a Emmanuelle que les ayude a comprender los diferentes aspectos del amor y el sexo humano, con la intención de mantener vivas las esperanzas de reproducción en la humanidad.

Imagen vía IMDB.

A medida que transcurren los siete capítulos de la serie, Emmanuelle se encarga de compartir con la tripulación, y en especial con el Capitán Haffron, la importancia de sensaciones tan olvidadas hoy en día como el afecto, el tacto, el compromiso y la sinceridad; todo esto mientras visitan lugares maravillosos como Egipto, Asia, París y Las Vegas.

Más allá de las múltiples escenas de sexo, las cuales se asemejaban más a un baile de tango sin ropa, Emmanuelle en el Espacio logró transmitirnos una percepción cálida del amor, engranando en cada uno de nosotros una huella imborrable del profundo deseo que pueden llegar a sentir dos seres humanos.

Conjugando el maravilloso campo de la ciencia ficción con conceptos propios de los más estudiosos de las relaciones interpersonales, Emmanuelle en el Espacio nos mostró el verdadero significado de este embrollo eterno llamado amor, uno en el que la sincera libertad y las conexiones reales entre dos personas se anteponen a la tendencia mercantilista y efímera que predomina en la actualidad.

Zygmunt Bauman decía que la única forma de que el amor no desfallezca es nunca dejar que pierda la frescura, y esa es precisamente la enseñanza que nos deja Emmanuelle: las conexiones cósmicas no necesitan de implicación ni de profundidad, son tesoros puros y reales que se revitalizan tras cada mirada, cada sonrisa y cada beso.