Quantcast
noticias

Una exreina, dos sabuesos y la historia que mandó a 'Uribito' a la cárcel

El hallazgo de un nombre de telenovela en un documento de Agro Ingreso Seguro, llevó a dos periodistas de la desaparecida Revista Cambio a destapar el escándalo más sonado de los últimos tiempos

En VICE admiramos el poder y los alcances que tiene el buen periodismo. Por eso queremos recordar la historia de cómo dos reporteros investigativos destaparon el escándalo de Agro Ingreso Seguro. Este artículo fue publicado inicialmente por nuestro amigo Pacho Escobar, de Las 2 Orillas, el pasado fin de semana. 

El olfato periodístico. Esta virtud de los periodistas José Manuel Reverón y Harold Abueta, fue todo cuanto destapó el escándalo de Agro Ingreso Seguro en el año 2009. Sin embargo, todo empezó un año atrás cuando Reverón comenzó a seguirle la pista a las convocatorias de los 10 segmentos que hacían parte del programa estrella del Ministerio de Agricultura. Incluso, el periodista entrevistó en ese entonces al ministro Andrés Felipe Arias y a su viceministro Juan Camilo Salazar para saber en qué iban las convocatorias y cómo se estaba realizando el proceso que había arrancado meses atrás. En aquel 2008, Reverón realizó una solicitud para ver quiénes habían sido las personas beneficiadas con los primeros subsidios. Tras la salida de Arias del ministerio con la ilusión de llegar a ser el sucesor de Álvaro Uribe en la Presidencia, Reverón siguió su ardua investigación pero con otra pregunta más: ¿cómo se financiaría la campaña de un exministro tan joven y conocido solo en Antioquía?

La predestinación, quizá, le había dejado la palabra subsidios grabada en su mente. Ya llevaba un año largo siguiendo el rastro de aquel dinero fácil. De tal suerte que una mañana de septiembre del año 2009, Reverón llegó a la redacción de la Revista Cambio, se reunió con su dupla investigativa, el chocoano Abueta, un mago para realizar derechos de petición y le propuso que enviaran un par más a los ministerios que tenían dichas modalidades para ayudar a impulsar el desarrollo del campo, pero en especial, al Ministerio de Agricultura que era la cartera que había manejado al dedillo el fanático número uno de Álvaro Uribe Vélez, a quien por su modo de actuar y de expresarse hasta se había ganado el remoquete de ‘uribito’. Reverón quería comparar la documentación recibida en el 2008 con los nuevos subsidios entregados está vez en el área de riego y drenaje.

Abueta redactó tan bien las solicitudes amparadas por la Constitución, que no había lugar a que alguna información quedara por fuera. Pasados los días legales, llegaron a la revista las respuestas. Abueta se encargó de revisar la información que remitió el Ministerio del Interior. Mientras tanto, Reverón se encargó de leer los beneficiarios que aparecían en el plan estrella de Minagricultura; es decir, Agro Ingreso Seguro. Hacia el medio día no había encontrado nada raro, muy pocos apellidos paisas y, mucho menos, nombres de familias reconocidas de Antioquia. Pero todo cambió cuando en una de los folios redactados en letra Arial tamaño 12, aparecía la referencia de un nombre que le sonaba conocido al periodista: Valerie Domínguez Tarud.

A la hora del almuerzo Reverón, un poco dubitativo, le contó el hallazgo a Abueta, pues no creía que una exreina, actriz y modelo se le metiera a manejar fincas y distritos de riego. Para el periodista se podría tratar de un homónimo. De inmediato Abueta, con la calle de aquel que duda hasta de su espejo, le pidió el listado a su compañero para realizar un cruce de datos que los acercara más a la hipótesis de una reina subsidiada por el Estado.

En efecto, los distritos de riego y drenaje subsidiados se encontraban en la Costa, pero además, tenían casi que la misma dirección que aportaba otro beneficiario, quien para ese momento tenía un nombre poco conocido: Juan Manuel Dávila Fernández de Soto. El internet es el mejor invento del mundo, bastaron pocos segundos tras googlear estos dos nombres juntos para que apareciera una foto de los dos en una revista de vanidades, la cual confirmaba un próspero noviazgo de una pareja hermosamente perfecta.

De lado quedaría el nombre de Valerie, que solo era la punta de aquel iceberg maloliente que había que sacar a flote. Al seguir leyendo las casillas siguientes con los nombres, las cédulas, los distritos de riego y el monto de los beneficios, descubrieron un dato más sorprendente: la familia del novio de Valerie, los Dávila Fernández de Soto, habían sido merecedores de más de 2.200 millones de pesos para riego y drenaje en Algarrobo, Magdalena.

La protagonista de 'Los caballeros las prefieren brutas', durante el proceso judicial en su contra. 

Pararon lectura. Abueta se fue a buscar el teléfono de Valerie para preguntar por lo hallado, pero la actriz nunca contestó. También para averiguar entre sus amistades, desde cuando a esta bella mujer le había picado el bicho de convertirse en empresaria agrícola. Reverón indagó sobre los Dávila, para ver si eran gente de clase media o, quien podría decir que no, una familia de escasos recursos con un hijo tan interesante como para conquistar a una reina. Verificar si era una familia humilde, porque para eso se había creado el plan de Agro Ingreso Seguro, para apoyar a los pobres del campo colombiano.

Nada de eso encontraron. A los amigos y amigas de Valerie les parecía rara la información. Por su lado los Dávila Fernández de Soto, eran una familia potentada que habían adquirido unas décadas atrás fanegadas de tierra en el departamento del Magdalena. A renglón seguido los periodistas se encontraron con otros apellidos pomposos los cuales aclararían las sospechas de que el Estado había subsidiado a los ricos de este país. Sardi, Lacouture Pinedo, Villamizar y Lacouture Dangond, aparecían en los listados.

Riego de dineros públicos, se tituló el primer artículo que apareció en la Revista Cambio, trabajo autorizado por su director Rodrigo Pardo y minuciosamente revisado por su editora María Elvira Samper. Con la publicación en las calles y en poder de otros medios, el primero en resaltar la investigación fue Julio Sánchez Cristo en la emisora La W. Como aceite en sartén caliente, la noticia se regó en televisión, prensa nacional y prensa regional. Pocos meses antes de aquella revelación, Andrés Felipe Arias había dejado el cargo y en su remplazo Álvaro Uribe había nombrado a Andrés Fernández, quien había sido la mano derecha de Arias. Curiosamente, el nuevo ministro para apaciguar los ánimos, no dudo en invitar a periodistas a una correría por las zonas bananeras del Urabá, para ver los supuestos beneficios de Agro Ingreso Seguro. Sin embargo, Reverón y Abueta no se subieron en ese avión y con los escasos recursos que ya para esos días había en la Revista Cambio, tomaron camino hacia Santa Marta para buscar de primera mano los registros de las empresas de las potentadas familias que el Estado se afanó en subsidiar.

Con cámaras de comercio en mano, las cuales daban las direcciones exactas de los predios y por tal de los distritos de riego subsidiados, los dos periodistas tomaron carretera para adentrarse en las mesetas aledañas de la Sierra Nevada de Santa Marta. Preguntaron por las tierras de un joven llamado Juan Manuel Dávila, pero una campesina de la región, mientras jugaba dómino, les contestó de manera seca y certera: “serán las tierras de don Juan Manuel, el papá del joven Juan”. De camino a la casa principal de la finca Campo Grande, Reverón y Abueta comenzaron a seguir con la mirada interminables extensiones de tierra sembradas con palma de aceite. Aquel producto del que se deriva biocombustible, lubricantes y los acetites que hoy se utilizan en la mayoría de cocinas del mundo.

Campo Alegre y La Faena, fincas del suegro de Valeríe Domínguez Tarud, quedaban situadas en el corazón de Algaborro, unas 1500 hectáreas que había que alquilar un helicóptero para fotografiarlas completas desde el aire. Pero los periodistas se dieron las mañas y retrataron las principales partes de la inmensa extensión de tierra de los Dávila. Pronto en medio de la reportería encontraron al mayordomo de La Faena, quien les contó que tiempo atrás se habían instalado los distritos de riego, que el joven Juan no iba mucho a esas tierras y que jamás en la vida habían visto por ahí a la protagonista de El último matrimonio feliz.

El exministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, condenado a 17 años de cárcel, huyó al exterior.  

Con dicha reportería de la cual hasta plata pusieron para los pasajes los propios periodistas, pues la Revista Cambio de tantas denuncias había sido objeto de reajustes presupuestales por parte de la Casa Editorial El Tiempo, Reverón y Abueta regresaron a Bogotá para encontrar la nuez del asunto: ¿qué dependencia daba el visto bueno para la adjudicación final de los subsidios?

La decisión la tomaba, después de varios “estudios”, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), un organismo de la OEA. Como el que busca encuentra, los reporteros lograron establecer que el hombre que representaba al Ministerio de Agricultura en el IICA, quien tenía acceso a todos los estudios de Agro Ingreso Seguro era el ingeniero civil Carlos Manuel Polo, quien nunca negó que su entrada al ministerio había sido gestionada por la familia Vives, gente que también había terminado subsidiada por Agro Ingreso Seguro.

Acto seguido, ahí mismo, en las impenetrables oficinas del IICA, que quedaban en la Universidad Nacional, Reverón y Abueta solicitaron entrevistar al coordinador general del programa de Agro Ingreso Seguro. Éste los llevó al archivo para mostrarles algunos casos, pero los periodistas de la Revista Cambio solicitaron que les mostraran el folder que contenía la documentación con la que Valerie Domínguez Tarud se había ganado el derecho a un subsidio de más de 300 millones de pesos. Llegaron a la nuez del asunto: los folios daban cuenta que la exreina había arrendado un par de hectáreas de la familia Dávila por el irrisorio monto de un millón de pesos. Así mismo, se había solicitado el subsidio para el drenaje y riego de ese cuadrante, por lo cual recibió 306 millones de pesos del Estado.

Todo estaba resuelto, la familia Dávila había parcelado sus tierras para beneficiarse de los subsidios que por derecho le pertenecían a los campesinos pobres de Colombia. De ahí en adelante la justicia habría de descubrir un entramado de entuertos que terminaban por engordar las cuentas de las familias que a la postre y en agradecimiento al gran hombre del ministerio, le responderían  con financiarle la campaña para ponerlo de Presidente.

La semana pasada, la Corte Suprema de Justicia le dio la razón a José Manuel Reverón y a Harold Abueta, quienes habían sido vilipendiados por cierto sector del uribismo, acusándolos de perseguir al exministro Andrés Felipe Arias. Pero nada más lejos de la realidad, los reporteros tan solo se encargaron de hacer su trabajo, revelar que el novio de la reina había querido hacerla posar de peón para ganar una partida de ajedrez que terminó por hacer huir del país a un rey en desgracia llamado Andrés Felipe Arias.

Pacho es editor general de Las 2 Orillas y, cuando no está durmiendo, anda en Twitter como @PachoEscobar https://twitter.com/PachoEscobar