Este pastor usa cerveza para atraer gente a la Iglesia
Cultura

Este pastor usa cerveza para atraer gente a la Iglesia

Tertulias etílico-religiosas como estrategia para recuperar feligreses.
30 Septiembre 2016, 2:00pm

Foto via Flickr usuario James Shepard, modificada por MUNCHIES.

La gente joven está huyendo de las religiones organizadas e incluso cristianos de toda la vida se quedan en casa los domingos. Según una encuesta de 2015 realizada a 35.000 estadounidenses, un tercio de los millennials reportó que no está afiliado a ningún grupo religioso o iglesia, y se pronostica que alrededor de 106 millones de personas abandonarán la fe cristiana antes de 2050. Después de siglos de estar pegados una doctrina rígida, los líderes religiosos deberán tomar una decisión: adaptarse o morir.

En Estados Unidos, algunos sacerdotes y pastores se reúnen con sus feligreses no sólo en el altar para echar agua bendita o dar la comunión, sino también en los bares.

Grupos como Brewing the Faith, de la Basílica de St. Josaphat, en Milwaukee, Wisconsin, o el popular Pub Theology, activo en varias ciudades de ese país, combinan el espíritu religioso con el amor por el alcohol en bares y otros espacios de esparcimiento.

Hablamos con el pastor Brandon Brown, de la Iglesia CollectiveMKE, en Milwaukee, sobre esta tendencia y sobre Jesus & Beer (Jesús y Cerveza), su lugar de encuentros etílicos.

MUNCHIES: ¿Qué dice la Biblia sobre la cerveza?
Pastor Brandon Brown: Dice un par de cosas. Dice que no te emborraches porque hacerlo te conduce a cosas malas. Un cristiano conservador podría leer el pasaje y concluir: "la Biblia dice que no tomes". Pero eso no es lo que dice. Ni siquiera menciona que beber sea malo. Es más un pasaje de sentido común. Si te vas a emborrachar y te vas a poner a hacer cosas estúpidas, entonces evidentemente te vas a arrepentir de haber tomado tanto.

La Biblia también dice que debemos comer, tomar y disfrutar la vida. Soy un gran fanático de las cervezas belgas; siempre le digo a la gente que no me gusta la cerveza, sino que la amo. Los humanos se han dedicado por años a crear cervezas y vinos increíbles. Creo que uno se perdería parte de la humanidad si no consumiera cerveza.

¿Qué es un evento Jesus & Beer? ¿Se realiza algún servicio?
Es un encuentro. Hablamos sobre política, fe tóxica, pasajes de la Biblia.

¿Quién acude a un evento cristiano como ese?
Gente de todas partes. Quienes asisten con más frecuencia son aquellos que están explorando y preguntándose cosas poco tradicionales. Es una variedad de personas que están interesadas en Jesús, mas no en la religión; agnósticos o curiosos que hacen preguntas como, "¿Por qué los cristianos apoyan a Donald Trump y no a Hillary?".

¿Cuál es el rango de edades de los asistentes?
Tienen edades muy diversas. Llegan personas con setenta años y de ahí desciende. Una vez tuvimos a una niña de 19 años que hizo que su padre la acompañara para que la dejaran entrar al bar.

Pero ¿ustedes buscan atraer a una generación más joven que parece menos interesada en la Iglesia?
Pienso que cada generación ve la hipocresía de la generación anterior a la suya. No es nada nuevo. Eso sí, la iglesia conservadora, rígida, antigay tiene un serio problema con las generaciones más jóvenes.

Los millennials ven el movimiento Black Lives Matter, el debate sobre la homosexualidad o sobre quién puede orinar en qué baño. Observan esas cuestiones, se dan cuenta de que la Iglesia es la que conduce las legislaciones y eso los desmotiva. La gente está abandonando la Iglesia. Hay a quienes aún les interesa Jesús y la espiritualidad, pero están hartos de la Iglesia. Muchos feligreses creen que Jesús le pertenece a la Iglesia, como si fuera un perro con correa que pueden dirigir hacia donde ellos dispongan. Pero he descubierto que muchas personas están interesadas en la ética de Jesús o en sus enseñanzas, no necesariamente de manera religiosa. A él se le atribuyen ideas verdaderamente fascinantes.

Para quienes crecimos los domingos sentados en la iglesia, todo esto suena muy radical. Dentro de la comunidad cristiana de Milwaukee, ¿hay alguna postura clara respecto a sus eventos de cerveza?
Creo que se entiende que lo que Jesus & Beer está haciendo es reclutar y evangelizar. Está bien que los encuentros se hagan en un bar, porque lo que queremos es llevar gente a la Iglesia. Dentro del cristianismo existen 40.000 denominaciones. De modo que lo que sucede normalmente es que los cristianos se unen a grupos pequeños que concuerdan con sus propias interpretaciones y fe. Mi intención es hacer que personas que no coinciden en su interpretación de las Escrituras conversen al respecto en un contexto en el que no se odien. Tratamos de sustituir las ofensas por la curiosidad.

Claro, y la cerveza ayuda a mantener a la gente calmada...
¡Lo hace! O puede hacerlo. A veces sucede lo contrario.

¿Qué hace que Milwaukee sea un buen mercado para algo como Jesus & Beer?
Milwaukee es perfecta. Es una ciudad cervecera. Nuestra cultura de cerveza podría vencer a cualquier otra. Existen muchas microcervecerías. En verano, todos los fines de semana hay festivales de música y fiestas grandes. Acá la cerveza no es tan divisoria como podría serlo en Illinois, donde crecí yo. Allá la cerveza era vista como el demonio.

¿Hay algún elemento terapéutico en Jesus & Beer?
Muchos de nosotros sufrimos daños al crecer en una comunidad que se suponía debía amarnos, pero que resultó ser como cualquier otra. Hubo cosas buenas, malas y dolorosas. Pero a veces en estas comunidades religiosas las cosas dolorosas lo son aún más, porque provienen de personas que se supone eran nuestra conexión con Dios.

Entonces, ¿cómo lidiar con ese peso? Creo que eso es gran parte de lo que tratamos de hacer. Y pienso que la cerveza, la comunidad y la capacidad de hablarlo son increíblemente útiles.

Esta entrevista fue editada y resumida para una mejor claridad.

Este artículo fue publicado originalmente en Munchies, nuestra plataforma dedicada a la comida.