A tomarse las calles que Bogotá está de fiesta

La cantidad de música que suena estas semanas en la capital, nos obliga a hacer este llamado al desenfreno: salga, escuche, grite, sude y cante hasta vaciar los bolsillos y molerse los huesos.

|
14 Septiembre 2016, 1:26am

Una escena musical se construye noche a noche, semana a semana. En cada concierto, en cada pista de baile. Con cada boleta y cada disco que se compra. Sin embargo hay días cruciales. Días en los que se debe batallar por su consolidación. Y en septiembre estamos en un momento en que se debe pisar la calle con mucha fuerza. Darle identidad, darle sonido y euforia al ocio que hace de Bogotá una ciudad más amable.

Ya fuimos abducidos para los Encuentros del Tercer Tipo, ​un evento donde La Otra Banda, Oh'LaVille, Los Mackenzys y Danicatack, en Armando Records, dieron muestra de esa trocha que viene abriendo una escena rockera que cada vez  sube su potencia más y más.

Ya nos fuimos de pogueros y nostálgicos con el Rock & Shout , gozándonos las diferentes facetas de este ruido sublime interpretado por  los viciosos de Triple X, la rebeldía política de la Pestilencia, Antiflag o Dead Kennedys, o ese espíritu adolescente de The Offspring.

Ya estuvimos en el Concierto Radiónica donde Los Aterciopelados volvieron salsa "Florecita Rockera", y Systema Solar dio un contundente golpe de autoridad con sus nuevos temas. 

Nos parchamos en Jazz al Parque para oír las distorsiones de Mula, los delirios de Meridian Brothers , nos derretimos con Marc Ribot y los Cubanos Postizos, nos transportamos con Spiritual Trio y quedamos enganchados con la voz de Concha Buika.

Y si usted no lo hizo, pues es tiempo de sacudirse las cobijas, dejar el delirio de que madurar es dormirse temprano, y salirse de las ropas una vez más. Esta semana Bogotá puede ser un auténtico carnaval. Y el mes apenas comienza.

Esta es un invitación a salir a las calles. Queremos ver los pies de todos y todas pisando el asfalto, los auditorios, los bares, las pistas de baile. Queremos verlos en el Festival Yavería: un proyecto que une fuerzas, nuevos creadores y emprendimientos, que terminarán por marcar el rumbo de circuitos clave de la capital. No pierda la oportunidad de meterse al pogo con The Kitch y de dar pasos de cumbia con la Tromba Bacalao.

Den una vuelta por el Hermoso Ruido, un Festival que ha cantado muchos proyectos que no han parado de escalar en la escena musical local y latinoamericana. Que se han convertido en punta de lanza y  caras de la música nacional. Sea un blasfemos con los Compadres Recerdos , salte con el rock callejero de Aj Dávila, déjese llevar por el beat de Zalama Crew.

Péguense la rodada por Bogotá Music Market, un espacio en el que también se construye escena, en el que los ojos de compradores de muchas partes del mundo están echando la mirada a lo que se está cocinando en nuestras calderas. Es la oportunidad de sacar lo mejor de la música nacional en las ruedas de negocios para abrir puertas en otros países. 

 Y el abanico es aún más amplio.

Disfruten en el Fuc Fest que va desde el rock industria de INFO hasta el garage blues de Billy Garage y Los Esqueletos.​

Abran bien lo oídos y déjense atravesar por la inmensa lírica de Lucio Feuillet en La Esquina del Tango, pero también por el Segundo Encuentro de Nuevas Músicas para Guitarra en la Javeriana. Disfrute del enorme talento del bogotano César Quevedo Barrero, integrante de Trip Trip Trip, o deleítese con Daniel Wolff, uno de los guitarristas más importantes de Brasil en este momento. 

Siga dándole bombo con el jazz  que la Alianza Francesa trae a Samy Thiébault al Teatro Libre Chapinero, un saxofonista francés que marca un paralelo entre su música y la filosofía. Y sino, viaje a otros mundos con la kora de Ballaké Sissoko, músico de Mali que tocará con el violoncelista francés Vincent Segal. 

En fin. Disfrute de la baraja.Es inmensa, para todos los gustos y para todos los bolsillo. Bogotá, esta semana va a reventar, si así lo queremos sus habitantes. Que la música marque el pulso que suele ocupar el afán con el que vivimos los días. Sea lo que sea, pise la calle.