drags

La apuesta de una universidad bogotana por la moda drag

FOTOS | Una pasarela que se tomó la ECCI combinando luces, barbas y tacones.

por VICE Colombia; fotos por Mateo Rueda
16 Junio 2017, 12:46am

El pasado 9 de junio, uno de los edificios de la Universidad ECCI detuvo su rutina normal para abrirle espacio a una pasarela. Nada muy extravagante: una plataforma sencilla en T rodeada de varias hileras de sillas en madera y metal. Un sistema sencillo de luces, uno igual de sonido y un par de cámaras. Una escena más bien austera para lo que se vendría en unos minutos. Poco antes de las 9:00 p.m. un presentador en tacones se apoderó de la tarima y presentó el evento: un desfile de drag queens vistiendo los trajes que por meses diseñaron para ellos los estudiantes de octavo semestre de Diseño de modas.

La idea fue de Janeth Vera, una mujer imponente que enseña y coordina la carrera de Diseño de modas en la ECCI. Convencida de que la ropa, el maquillaje y la puesta en escena de los drag queens es un tema relevante en la industria actual de la moda, dedicó todo su esfuerzo a convencer a estudiantes, profesores y directivos de que podía ser el tema de investigación y trabajo de todo el semestre. El reto, claro, era gigante: romper estigmas, enfrentarse a tabúes, lidiar con el rechazo y hacer un gran trabajo de reeducación. Junto a Martha Castillo, profesora de la carrera, sacaron adelante el proceso y pusieron a hablar a estudiantes de diseño y a drag queens en un esfuerzo por incluir todas las formas de ser a la discusión académica, especialmente los sectores poblacionales que, por años, han sido discriminados. Estos son los resultados del encuentro.

Modelo: Ukumari Kamikazy.

Uk Mari nos contó que: La gente cree que hay que tener dinero para hacer drag. Nosotros nos apoyamos y modificamos mucha ropa que conseguimos barata. Esa es una idea que hay que acabar, para hacer drag no se necesita dinero sino pasión.
Modelo: Leidy Kakarika.

Al principio hubo un rechazo total por el tema de parte de los estudiantes. Decían: "No vamos a vestir travestis", "Esas locas no sé qué". En general el recibimiento fue negativo. Después de dos semanas empezaron a ceder cuando empezaron a ver imágenes, ejemplos y videos de lo que era una puesta en escena de un drag queen Martha Castillo, profesora.
Modelo: Shannon Lucía.

El desfile terminó con un lip sync de Endorfina, Uk Mari, Lola Grand y Adana Quing.
Modelo: Ariel.

La estudiante Lilian Sánchez nos dijo que el cambio de ideas habia sido radical: Hubo un choque porque nosotros pesábamos que su vida tenía más que ver con bares y rumba, ese era el estigma. Aprender que tienen sus profesiones por ejemplo mi modelo es fotógrafo, uno es profesor de inglés. Esos conceptos cambiaron para nosotros
Modelo: Estefanía Betancourt.

El mercado de ropa para drag queens es un mercado en el que hay grandes oportunidades de trabajo y que se está desperdiciando, según aseguró Janeth.
Modelo: Laga Draz.

Janeth nos aseguró que cuando varios estudiantes se opusieron a trabajar en el tema su respuesta fue: "El tema se trabaja o se trabaja. Vamos a pellizcar las neuronas gústele a quien le guste. Punto".
Modelo: Endorfina.

Endorfina nos dijo: Lo que pasa es que a veces la gente tiene miedo y no se acerca. Y si algo yo he aprendido en mi carrera es que el desconocimiento y la ignorancia nos pueden venir matando. De eso se trata esto, entre más conozcamos, entre más se nos hagan amigos, va a ser más divertido, se los prometo.
Modelo: Adana Quing.

Adana nos dijo: Yo creo que lo realmente difícil de hacer drag, y es la misión de nuestro colectivo, es convencer a la gente de que esto es arte y que no es algo bélico o algo así.
Modelo: Lola Grant.

Esto nos contó Lala sobre la experienciacon los estudiantes de la universidad: Es algo muy nuevo porque no había estado en contacto con un diseñador que me tomara las medidas y que me hiciera un vestido a la medida. Ha sido una experiencia larga pero my bonita, no ha sido incómodo.
Modelo: Isabella.

Según la profesora Janeth Vera, el rechazo fue mayor por parte de los estudiantes hombres: Los hombres dicen que si empiezan a trabajar vestuario para drags van a pensar que se volvieron gays. Ese es el miedo. Ahora les fascina pero, al principio, les llevamos revistas con ejemplos y ni siquiera se atrevían a abrirlas.
Modelo: Honey.

Montar un desfile de drag queens era un reto mayor en la ECCI, una universidad que es sobre todo de carreras de ingeniería y en la que el 70% de la población son hombres.
Modelo: Camilo.

Una de las más dificultades más grandes para los estudiantes fue el proceso de patronaje: diseñar ropa femenina (con entalles y a veces busto) con medidas de hombre. La violenta separación entre lo "femenino" y lo "masculino" en la industria de la moda es en muchos casos un obstáculo para los drag queens.
Modelo: Isabella.

Janeth asegura que lo que de pronto se puede expresar con libertad en la universidad, como la identidad de género y la apertura por temas de diversidad sexual, en la casa no suele serlo: Y más porque muchos de nuestros estudiantes son católicos, testigos de Jehová o cristianos.
Modelo: Santiago.

Carolina Ramírez, una estudiante, nos contó que el proyecto le había parecido interesante por ser diferente a lo que se trabajaba normalmente: De todas formas me pareció difícil porque no sabía del tema: no sabía cómo eran ellos, qué les gustaba. Pero cuando me senté con mi modelo fue más fácil, me tranquilizó y me explicó todo. Cuando los conocimos dejó de ser tan difícil.
Modelo: Isaac Enciso.

Para las profesoras que lideraron el proyecto, el rechazo por el tema finalmente es una cuestión de la educación sexual que nos han dado: los juguetes que nos dan y la inclinación por el color que nos imponen.

*Nota del editor: a petición de una fuente este artículo fue modificado el 16 de junio de 2017.