Publicidad
Entrevistas

Hablamos con Peter Beste: el fotógrafo de culto del metal

De retratar la oscura esencia de los blackeros noruegos a comer mazorca con Nergal de Behemoth en las calles de Bogotá, su cámara ha conocido la luz y la sombra.

por Noisey Colombia
06 Octubre 2015, 11:13pm

Fotos por Peter Beste

Durante seis años, este fotógrafo estadounidense estuvo metido con su cámara en las cuevas y bosques de Noruega acompañado de unos seres tenebrosos que se pintan la cara de blanco y negro, caminan como fantasmas sobre la nieve y componen la música más oscura y pagana del metal. El resultado de este largo viaje fue True Norwegian Black Metal, un libro de 208 páginas publicado en 2008 por Vice Books, con el que logró ir más allá de la imagen violenta y malvada característica de este género para mostrar la cotidianidad de sus exponentes más icónicos. A través del lente de Beste se revela la rutina de un grupo de hombres que componen música inspirada en satanás... pero al fin hombres, nada más.

El lente de Beste no se ha enfocado únicamente en el metal. En su libro Houston Rap (2003) explora la intimidad del hip hop estilo guetto de su ciudad natal, y de nuevo logra ir más allá de la violencia y el estigma para desnudar un mundo que muchas veces ha sido caricaturizado por la cultura de masas.

Para una de sus más recientes intervenciones en lugares peligrosos, Beste se adentró en el bajo mundo del ajiaco, la mazorca y los lugares turísticos del centro de Bogotá. Durante Rock Al Parque, este fotógrafo estuvo dictando talleres y dando charlas, y además aprovechó para turistear por ahí junto con Nergal, el vocalista de Behemoth, con quien visitó Monserrate y algunas tiendas metaleras del centro. También pasó por Las Cruces, donde aprovechó para expresarle respetos y hacerle unos retratos a La Etnnia.

Hablamos con este artista acerca de su trabajo y sus aventuras por la capital.

Frost de 1349 en una cueva.

Comencemos con un par de preguntas complicadas: ¿cuál es tu búsqueda principal y qué preguntas intentas responder como fotógrafo?

Busco ir a territorios desconocidos para documentar subculturas interesantes y que valgan la pena ser fotografiadas. También pretendo crear un cuerpo de trabajo que trascienda el paso del tiempo

¿Cuál es el mejor fotógrafo musical de todos los tiempos y por qué?

No estoy seguro de cuál es el mejor, pero el que más me ha influenciado probablemente es Glen E Friedman. Él creó las imágenes esenciales de los primeros días de las culturas del skate, el punk, el hardcore y el hip hop. Esas fotos inclusive llegaron a definir culturalmente a estos movimientos.

¿Qué es lo que más te fascina del metal?

Lo amo desde que tenía ocho años. A medida que me voy haciendo viejo, el gusto continúa creciendo en mi interior. Se que suena un poco cliché, pero me fascina la energía y la puta actitud que tiene esta música.

Immortal, 2009.

Eres reconocido en el mundo por tus retratos de las bandas más representativas del black metal noruego. ¿Cómo comenzó tu interés por esta escena? ¿Cómo fue el proceso de acercase a esta cultura, conseguir el acceso y ganarse la confianza de los miembros del llamado 'Inner Circle'?

Desde muy joven he estado fascinado con la historia y la cultura escandinava. En el 2000, mientras estudiaba fotografía en la universidad, se me ocurrió que éste tenía que ser el proyecto definitivo de mi carrera fotográfica. Obviamente, desde el principio estaba consciente de lo complicado que iba a ser conseguir el acceso, así que empecé de a poquitos. Lo primero que hice fue reunirme con los miembros de Gorgoroth y Dimmu Borgir, mientras tomaba fotos de su gira por Estado Unidos. A ellos les gustó el resultado y prometieron darme algo de su tiempo si lograba llegar a Noruega. Después de mi graduación, ahorré algo de dinero y en 2002 planeé un viaje a ese país de seis semanas. A través de estos contactos, conocí a otros miembros de la escena y lentamente comencé a relacionarme con ellos. En 2003, regresé Noruega para recorrer el país. Ahí comencé a hacerme amigo de los artistas y mientras tanto, dejé que el proyecto fuera creciendo de forma orgánica. Finalmente, unos años después, me ofrecieron hacer un libro.

Kvitrafn de Wardruna. Bergen, Noruega, 2002.

¿Cómo fue este proceso creativo de seis años? ¿Durante ese tiempo realizaste la reportería al estilo 'mosca en la pared' o participaste en los rituales culturales de este movimiento?

Hay varias razones por las cuales el proyecto demoró tanto tiempo. Las principales fueron los problemas económicos que uno enfrenta cuando quiere pasar mucho tiempo en el país más caro de Europa, así que solo podía ir una vez al año. Cundo viajaba, programaba sesiones de fotos en los bosques y otras locaciones interesantes y a medida que iba construyendo relaciones de amistad con las bandas, las sesiones se hacían más casuales e íntimas. Me invitaban a sus hogares y comencé a convertirme en una mosca en la pared.

Fenriz en su habitación

Durante el tiempo que trabajaste con estas bandas, ¿sentiste la energía del paganismo y el satanismo flotando en el aire? ¿Alguna vez tuviste miedo tomando fotos en esa atmósfera tan oscura y blasfema? ¿Las fotos originales absorbieron algo de esa energía oscura?

Definitivamente se sentía esa energía que además alimentó e inspiró gran parte del trabajo. Intenté tomar las fotos desde mi corazón, evitando hacer un proceso muy intelectual. Pienso que el aproximarse a la gente de esta forma y no con un montón de equipos súper tecnológicos, luces y asistentes, te permite lograr un mayor realismo. Por eso siempre viajo solo y uso un equipo simple. En Noruega nunca temí por mi seguridad. Los metaleros allá son muy civilizados, a pesar de la imagen amenazante que tiene el black metal. Irónicamente, encajé más en la escena noruega que en la escena del rap de Houston, que es mi ciudad.

¿Cuál es la relación que existe entre el black metal, la naturaleza y la necesidad de volver a las raíces?

El black metal y la naturaleza son inseparables. Además, la topografía propia de Noruega juega un papel primordial en la música y la atmósfera.

Gaahl de Gorgoroth caminando hacia la cabina de sus abuelos.

Nocturno Culto de Darkthrone. Roros, Noruega, 2005.

Existe una especie de caligrafía secreta en el maquillaje del black metal. ¿Qué misterios oculta? ¿Los músicos experimentan alguna clase de metamorfosis mientras pintan sus caras?

Muchos de los artistas usan este proceso de corpsepaint como una especia de ritual de escape a la monotonía de la vida moderna, con el que se reconectan con los elementos oscuros que tienen en su interior. Para muchos de ellos, este es un proceso de meditación que tiene un significado mucho más profundo que el del típico atuendo de rockero.

Nattefrost en proceso de 'corpsepaint'

Dicen que bandas como Mayhem fueron influenciadas por grupos que a principios de los ochenta formaron la primera ola del metal extremo de Medellín. ¿Escuchaste algo de eso?

Sé que Eronymous, el líder de Mayhem, amaba el metal suramericano e intercambió casetes y discos con algunas personas de Colombia.

Tu trabajo fotografiando la escena hip hop también es bastante conocido. ¿Encuentras similitudes entre raperos y metaleros? ¿Alguna relación particular entre el metal y el hip hop que te atrae a estos universos?

Al igual que el black metal, el rap de Houston tiene un montón de personajes mitológicos que han llamado mi atención desde que era pequeño. Ambas escenas suceden en las periferias de la sociedad y tienen sus propios códigos de lenguaje, vestimenta y comportamiento ético.

Klondike Kat en South Park.

Z-Ro en su cocina.

Estuviste tomando fotos de la presentación de Behemoth en Rock Al Parque. El sábado es famoso por ser una fiesta al mejor estilo del metal de la vieja escuela. Al haber registrado el corazón de la cultura del black metal, ¿cómo te pareció vivir esta experiencia en Colombia? ¿Notaste alguna característica especial de los fans en cuanto a la estética o la energía?

Estuve en Rock Al Parque como parte del componente pedagógico del festival. Di un taller acerca de mi trabajo fotográfico y participé en una mesa de discusión sobre periodismo. Y resultó que me encontré aquí con Behemoth. Los metaleros colombianos son geniales. Demuestran mucha más emoción y gratitud que los metaleros de Estados Unidos y Europa quienes tienen más acceso a los conciertos y tienden hasta a demostrar hastío.

También tuviste tiempo para recorrer Bogotá con Nergal. ¿Qué hicieron? ¿Qué impresiones se llevaron? ¿Nergal intentó quemar Monserrate?

¡Ha! Estuvimos algunos días explorando la ciudad con 'Los Hosts', un grupo genial de Colombia, quienes aceptaron ser nuestros guías y traductores. Comimos un montón de comida típica, visitamos tiendas de música, algunos lugares turísticos y hasta barrios duros como Las Cruces.

Nergal comiendo mazorca con Santiago Botero, de Aire como Plomo.

Nergal comiendo gallina.

En Bogotá también compartiste un rato y les tomaste fotos a las leyendas del hip hop local La Etnnia. ¿Qué fue lo que más te impresionó de esta experiencia?

Yo quería conocer el verdadero hip hop colombiano, así que mi amigo Chucky García, de Rock Al Parque, me ayudó a programar una sesión con La Etnnia. Ellos fueron muy buena onda. Para tomar las fotos en Las Cruces necesitamos escolta policial, algo totalmente nuevo para mí.

La Etnnia, Bogotá. 2015.

¿Actualmente estás trabajando en algún proyecto o tienes alguna idea a futuro de la cual nos quisieras hablar?

Estoy trabajando en la realización de cinco diferentes libros. Me encuentro documentando la cultura ovni del oeste de Estados Unidos, fotografiando las chaquetas de batalla del heavy metal y en mi proyecto más reciente estoy documentando una tribu de paganos asentada en Virginia, que se hace llamar The Wolves of Vinland (Los Lobos de Vinland). Ellos intentan construir un estilo de vida que está por fuera del sistema, practican rituales nórdicos y hacen ceremonias mensuales en las que veneran a dioses antiguos y se reconectan con las nobles virtudes del coraje, el honor, la disciplina y la perseverancia.

Para ver más geniales fotos de Peter, visite: www.peterbeste.com. También está en Instagram como @peterbeste.